Entrada actual
Alto el fuego, Derechos Sociales, Educación, Minsk, Rusia, Ucrania, Uncategorized

La postura rusa

Tras meses en los que las exigencias de cada una de las partes para el despliegue de cascos azules en Donbass han monopolizado la conversación sobre el conflicto ucraniano, el representante ruso para las conversaciones de Minsk ha querido volver a poner sobre la mesa la cuestión política y las exigencias de Moscú a la parte ucraniana según lo firmado en febrero de 2015. Más centrados en los reproches sobre el incumplimiento del alto el fuego, la negativa a retirar armamento pesado de la línea del frente o la siempre recurrente exigencia ucraniana de recuperar el control sobre la frontera para pasar siquiera a hablar de cuestiones políticas, tanto Ucrania y sus socios occidentales como la práctica totalidad de la prensa parece haber olvidado los puntos de los acuerdos que no se refieren a aspectos puramente militares.

Especialmente relevante es el hecho de que tanto Ucrania como el nuevo representante de Estados Unidos para la cuestión ucraniana, Kurt Volker, se refieran habitualmente a los puntos militares -comentarios a los que suele acompañar una referencia a la necesidad de introducir una misión de paz- y a la celebración de elecciones. Olvidados quedan en este discurso los temas ahora planteados por Boris Gryzlov referidos a la amnistía, que Ucrania tantas veces se ha negado a conceder, y especialmente todo lo relacionado con el estatus especial para Donbass, en teoría en vigor desde 2014 -aunque nuca aplicado y vacío de contenido- y aparentemente incluido en la próxima ley para la “reintegración pacífica de Donbass”, presentada esta semana en el Parlamento de Ucrania.

Ahora que Poroshenko ha firmado la ley que busca eliminar del sistema educativo las lenguas minoritarias, lo que afecta especialmente al este de Ucrania, donde el ruso es la lengua principal de gran parte de la población, Gryzlov recuerda que los acuerdos firmados prevén derechos lingüísticos y culturales para Donbass.

Así recoge el diario Izvestia las recientes declaraciones de Gryzlov, buen resumen de la postura rusa en relación a las cuestiones políticas del conflicto en Donbass y las expectativas de Moscú, que siguen limitándose al cumplimiento de los acuerdos de Minsk:

“El pueblo de Donbass necesita garantías de que no habrá represión”

El estatus especial para Donbass es necesario, ya que la población “necesita garantías de que no habrá represión, arrestos; garantías de seguridad, derechos lingüísticos y culturales, derecho al autogobierno; oportunidades de económicas y el mantenimiento de las relaciones humanas con Rusia”. En esos términos se expresó, en una entrevista concedida a Izvestia, el representante plenipotenciario de la Federación Rusa en el Grupo de Contacto para la solución del conflicto en Ucrania, Boris Gryzlov.

El representante recordó que, hace tres años, “el hecho de que se adoptara la ley de estatus especial del autogobierno local contribuyó al cese de la fase más intensa de la guerra en Donbass”.

Según Gryzlov, el principal motivo de la lenta implementación de los acuerdos de Minsk es la falta de voluntad de las autoridades ucranianas de resolver las cuestiones políticas que causaron el conflicto en el sudeste.

El representante ruso se refiere a la aprobación de una reforma constitucional que incluya la descentralización política; un estatus especial permanente para Donbass; amnistía y perdón para los participantes en los hechos ocurridos en Donbass y la celebración de elecciones, tras las cuales entraría en vigor ese estatus especial de forma permanente.

“El conflicto político debería resolverse políticamente, no reprimiendo a una de las partes”, insistió Gryzlov.

Izvestia

Las palabras de Gryzlov reflejan que no se han producido grandes cambios en la postura rusa en relación con las cuestiones políticas, que, según insistió el representante ruso, fueron la causa del conflicto. Ni el escaso avance en la implementación de las cuestiones militares ni la negativa ucraniana a definir siquiera el estatus especial para Donbass han conseguido hacer cambiar la opinión de Rusia, que sigue considerando los acuerdos de Minsk como única vía para la resolución del conflicto. Moscú tampoco ha insistido públicamente en la contradicción que supone la nueva ley que pretende implantar el ucraniano como única lengua en el ámbito escolar con los derechos lingüísticos y culturales que Kiev debe garantizar a Donbass.

Más de dos años después de la firma de los acuerdos, las palabras de Gryzlov recuerdan que no ha habido progreso alguno en ninguna de las cuestiones políticas presentes en el texto. La insistencia ucraniana en los puntos militares y su intento de dilatar el proceso político por medio de la firme negativa a negociar directamente esas cuestiones con los actuales representantes de Donetsk y Lugansk hacen improbables progresos significativos en un futuro próximo.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.555 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,124,192 hits
A %d blogueros les gusta esto: