Entrada actual
Bloqueo económico, Donbass, Francia, Minsk, Normandía, Pensiones, Poroshenko, Uncategorized

Poroshenko, Ucrania y los planes de Macron

Macron-Poroshenko-777x437El pasado 26 de junio, el nuevo presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, recibió en el Eliseo a su homólogo ucraniano, Petro Poroshenko. Ambos mandatarios trataron los conflictos territoriales en Ucrania y Macron parece haber concretado sus posiciones en un tema en el que hasta ahora se había mostrado bastante evasivo.

Según explica Benoît Vitkine en Le Monde, Macron habría detallado al presidente ucraniano la manera por la que entiende alcanzar un  arreglo duradero a la guerra en Donbass. Según el periodista francés, esta se produciría  en el marco hasta ahora conocido. En este sentido, Macron pretendería desarrollar su actuación en el marco de los acuerdos de Minsk de febrero de 2014. Mantendría así una línea de continuidad con la política impulsada por François Hollande, con Francia como una de las partes impulsoras del acuerdo. El argumento de Macron es que se perdería mucho tiempo en caso de pretender redefinir los principios del acuerdo alcanzado. Partiendo así de la idea de que no existe una situación preferible, la única cuestión que se plantara es la de “la aplicación concreta” de los diferentes puntos del proceso de Minsk.

La defensa de los acuerdos de Minsk no significa nada, sin embargo, dada la estrategia de práctico boicot de los acuerdos que practica la parte ucraniana, únicamente interesada en recuperar el control de la frontera y evitar la influencia rusa en el territorio.

A corto plazo, la pretensión de Macron es mantener, antes de la cumbre de julio del G20, una reunión telefónica entre los cuatros estados que apadrinan los acuerdos, además de Francia, Alemania, Rusia y Ucrania. Se retomaría, de esta forma, el formato de trabajo de Normandía. En esa reunión se debatirían las “precondiciones” que deben permitir avanzar en los aspectos que, según Vitkine, se consideran esenciales: la retirada de todas las fuerzas armadas de la línea del frente, el aseguramiento de esta retirada por los observadores de la OSCE, el intercambio de prisioneros, “evoluciones  en la cuestión del bloqueo, esto es, la ruptura de los vínculos económicos entre Kiev y las regiones separatistas y la toma de las empresas ucranianas en esos territorios”.

Como puede comprobarse, en la relación de las precondiciones no se incluyen los elementos clave de interés para el Donbass y su población, como la cuestión de la autonomía política de los territorios y los derechos sociales (pensiones, etc.) de su población. Un planteamiento que se justifica desde la imposibilidad de abordar estas cuestiones sin asegurar previamente el alto el fuego. En su intervención junto a Macron, Poroshenko no perdió la ocasión para señalar, haciendo gala de un cinismo típicamente sorosiano, que los avances políticos en el proceso de Minsk se ven condicionados por el desarrollo de la guerra. Según el presidente ucraniano, “la parte de seguridad de los acuerdos de Minsk” debe primar. Algo que, como máximo responsable político y militar de la acción ucraniana, él se encarga de regular con el mantenimiento de los ataques contra el Donbass.

El planteamiento de Macron es desarrollar reuniones “con objetivos claros”, en las que se alcanzarían “resultados concretos”, por mucho que esos resultados pudieran parecer limitados. En eso consistiría su pretensión de “cambiar un poco de método”, algo que en realidad ya pretendió en su momento el propio Hollande, tal y como menciona el propio Vitkine. Apoyándose en el voluntarismo, Macron señala tener en este tema la “impaciencia nueva” que, al parecer, Hollande habría aprendido a perder. Señala así que “no es posible acostumbrarse a debates sin resultados”.

Según Vitkine, el entusiasmo macroniano habría alegrado los días a los miembros de la delegación ucraniana que ven en el relanzamiento del formato Normandía por Macron es una señal de que el proceso (tal y como lo entiende, de forma completamente parcial, Ucrania) podría avanzar.

No parece sin embargo que el poder de Macron sea tan fuerte como para conseguir lo que pretende Ucrania a través de Minsk: recuperar Donbass sin ofrecer realmente nada a cambio, ni siquiera las mínimas concesiones que detalla el acuerdo de Minsk. Según Vitkine, Macron le habría transmitido a Poroshenko el mensaje de que las exigencias a Rusia deben acompañarse de una actitud “irreprochable” de Ucrania, más allá del discurso de que sus instituciones no pueden hacer nada. Pero los líderes ucranianos saben que siempre podrán contar con las fuerzas reaccionarias de Estados Unidos, las que están en el poder y las que no, para evitar cualquier compromiso real por parte de Ucrania. Es improbable que Macron pueda cambiar eso. Rusia no aceptará más exigencias a cambio de la misma nada por parte de Ucrania.

Ni siquiera es seguro que Macron mantenga la línea Hollande en su totalidad. En la presentación de las líneas de su política, Macron desborda sin embargo el marco de Minsk. Por una parte, porque no los percibe como no revisables. De esta forma, en la línea Obama, se da “todavía algunos meses para tener éxito en el marco de esos acuerdos”. Pero no se descarta del todo la posibilidad de buscar una solución alternativa, en la línea recientemente planteada por el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson. Debe recordarse que esa diferencia de criterio puede vincularse no sólo a esa voluntad de mantener la estrategia de acuerdos sino también, al menos en parte, al conflicto interno entre intervencionistas y nacionalistas dentro del bloque político que domina la política occidental. Ceder el mando al equipo de Trump no es, por ahora, una opción para un Macron que se vincula a la línea intervencionista.

Por otra parte, en sus declaraciones, Macron ha introducido claramente la línea que defienden los personajes vinculados a grupos como el ICG, en especial en lo relativo a la cuestión de Crimea. De esta forma, Macron se ha comprometido con  el principio de “soberanía de Ucrania en sus fronteras reconocidas” y ha señalado que Francia “no reconocerá la anexión de Crimea. Dice “recordar de dónde venimos: la agresión no es ucraniana”. Algo que difícilmente podría entenderse por parte de una población del Donbass que sufre ya tres años de violencia militar y paramilitar ucraniana.

Pero Macron se alinea con la estrategia de intervención habitual en las potencias intervencionistas. Su primer paso en esa dirección es la apuesta por impulsar el papel de la OSCE, inicialmente por la vía de asociar más directamente a sus representantes en los debates sobre la situación en el Donbass. Macron quiere que la OSCE esté presente al menos al principio de las reuniones del formato Normandía y juegue el papel “de juez de paz”.

El nuevo papel que se pretende para la OSCE es la vía que tiene en mente Macron para garantizar que Occidente se haga con el control sobre el terreno, justificándolo en términos de control de las actividades de observación en la línea del frente. Según Vitkine, el papel atribuido a la OSCE es “uno de los primeros tests del nuevo ‘método Macron’”. Es probable que, entre los elementos asociados, aparezca la pretensión de una militarización del equipo de la OSCE sobre el terreno, en línea con las pretensiones ucranianas. Poroshenko volvió a recordar, durante su intervención junto a Macron, que ésa es una de sus grandes pretensiones.

En cualquier caso, hablar de la OSCE como parte neutral en el proceso de paz es algo que parece poco realista. No puede olvidarse que se trata de la organización que permitió que el desarrollo del conflicto de Kosovo se viera condicionado por la actuación interesada de personajes como William Walker. También es preciso recordar la escasa neutralidad con el que los observadores de la OSCE, su gran mayoría al menos, están abordado el tratamiento del conflicto. La falta de apoyo a una población que sufre las consecuencias de la guerra es otro de los elementos a tener en cuenta en la actuación de una organización no del todo irreprochable.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.554 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,114,856 hits
A %d blogueros les gusta esto: