Entrada actual
Economía, Kiev, Maidan, Nacionalismo, Ucrania, Uncategorized

De récord

Artículo Original: Denis Seleznev / Vzglyad

6911CF32-F16C-46D7-9A1A-E4086EDF034E_w640_r1_s_cx0_cy10_cw0Puede parecer extraño, pero Maidan y lo sucedido después se considera en Ucrania como la máxima expresión de las aspiraciones nacionales y la recuperación nacional. Derrotado el yugo de Donetsk-Moscú, el país estaba preparado para llegar directamente al siglo XXII, o quizá para convertirse en el motor del progreso de toda Europa. Naturalmente, tal recuperación no podría haberse producido sin grandes éxitos y récords.

Las expectativas estaban por las nubes: se esperaba una victoria relámpago contra la corrupción, una triunfante integración en la economía europea con numerosas mejoras de la calidad de vida y, por supuesto, un renacimiento cultural sin precendentes que se traduciría en obras maestras en literatura, música y otras formas artísticas. Teniendo en cuenta las revoluciones que se han producido en diferentes periodos de la historia en diferentes lugares del planeta, hay veces en las que, en teoría, ese entusiasmo nacional está justificado. Por supuesto, siempre se puede teorizar y no comprender la esencia del pasado en los cambios del país o no quitarse las gafas que hacen verlo todo teñido de color rosa.

Como ya todos sabemos, fueron los moscovitas y las hordas de Donbass, que de forma cobarde apuñalaron por la espalda a la Resistencia Ucraniana, las que impidieron esos brillantes planes. Así que, al final, en lugar de esas grandes victorias, al país le esperan otros récords. Por ejemplo, en 2014 se consiguió el récord mundial de devaluación de la moneda nacional, junto al récord de aumento de las tarifas de los servicios básicos y un descenso, también de récord, de ingresos. Ucrania también ha conseguido, en este último par de años, el récord de monumentos destruidos y otros como el del número de crímenes, aunque al mismo tiempo han sido cubiertos.

Por supuesto, está también el número de personas que han querido marcharse, nunca ha habido tantas personas dispuestas a marcharse al extranjero porque en casa todo les ha fallado.

Recientemente, Ucrania ha entrado en el Top-5 mundial de las peores carreteras. Y el corazón y el alma del país, la ciudad de Lviv, ha mostrado el ejemplo de sus éxitos, con la mayor acumulación de basuras en sus calles. Por supuesto, eso venía acompañado de las ratas, bien alimentadas y satisfechas con su vida.

Esos son los grandes éxitos de las noticias ucranianas en este cuarto año. Sin embargo, los patriotas no se dan por vencidos y se puede observar que, en los últimos tres años, Ucrania se ha llenado de pasión por récords que solo existen en su imaginación.

Puede que el primer récord llegara en 2014, cuando en tan solo unos meses, miles de puentes, bancos o vallas hasta en los lugares más recluidos fueron pintados de los colores de la bandera nacional. El mundo estaba atónito ante tanta perseverancia. Por cierto, en algunas ciudades, pese a las traicioneras pintadas contrarias, el intento de hacer el país verdaderamente azul y amarillo continúan.

Uno de los canales se queja de que los malvados trabajadores de los servicios de vivienda y de la comunidad de Zaporozhie constantemente pintan por encima tapando los frutos del trabajo de un activista local. Sin embargo, el activista sigue siendo una referencia psicológica para la ciudad y la región, lo que le hace más noble.

También en 2014, recordamos el récord de la bandera ucraniana más grande y otra bandera de récord de los tártaros de Crimea. Algunos todavía discuten cuál de ellas es el verdadero récord.

Desde entonces se han batido otros muchos más. Por ejemplo, en Dnipropetrovsk se construyó con policías el Tridente más grande de la historia. Mientras lo hacían y los entrenaban, los criminales no se quedaron quietos y batieron el récord nacional de aumento de robos. Su número prácticamente se duplicó en 2016.

Ternopil trató de hacer sombra a Dnipropetrovsk con bordado en forma de mapa de Ucrania más grande, que no olvidaba ni a Donbass ni a Crimea. Sin embargo, los activistas de Dnipropetrovsk no se dejaron ir y, a finales de mayo de 2017, se hicieron con el récord que ostentaba su hermana Ternopil: un mapa de 7×10 metros fue su respuesta. Se quedaron con el récord.

Al mismo tiempo, Kiev tomó otro camino. Los activistas decidieron ondear la bandera más larga. 110 metros de tela, plástico e hilos se alinearon, el 26 de mayo, en una de las plazas de Kiev. Como admitió la organizadora evento, durante 17 años había soñado con este éxito. En la gala para comprobar el récord no pudo contener las emociones ni las lágrimas. Ahora, por algún motivo, los trozos de este récord se entregarán en orfanatos. La organizadora cree que eso hará más fuerte su amor por Ucrania y se reforzará necesariamente la unidad.

En este contexto, Ucrania ha batido su récord de los años 90 de consumo de patatas a medida que otros productos se hacen cada vez menos accesibles. No se puede olvidar, por supuesto, los éxitos gastronómicos. Por ejemplo, a principios de mayo en Chernigov, se batió el récord de comer 500 kilos de patata en un solo día. La marca entró en el libro de los récords de Ucrania.

El mismo día, Kiev batió otra marca para gloria de Ucrania. Tras años de entrenamiento de resistencia, un joven fue capaz de inflar un globo con agua caliente dentro y meter la cabeza y tan solo 19 segundos. El registro solemne de la marca se mostró en todos los canales de televisión.

Sin embargo, el récord más memorable debía producirse en forma de Tridente. Ya se ha realizado a base de flores, cajas de zapato vacías, pasteles de pascua, tapones de Coca-Cola. Así que, en junio de 2017, con el apoyo de un productor nacional de vodka (que curiosamente coincide con un aumento de consumo de vodka), en la región de Jerson se intentó batir el récord del Tridente hecho de tocino más grande de la historia del universo.

Se presentó y se comió inmediatamente, aunque había costado un largo tiempo trasladarlo por la región de Aleshkovskiy, donde se realizó el evento. No hay duda de que el récord será incluido en los libros de historia, que por su parte baten todas las marcas de las más audaces falsificaciones de los hechos pasados. Pero desde luego que no mentirán sobre el Tridente de tocino, o quizá aumenten su tamaño cinco o diez veces. Y harán bien, cada nación merece sentir orgullo por los éxitos de sus antepasados.

Y cuanto más se piensa menor será el número de escépticos que duden de los grandes impulsos nacionales que se ha hecho con Ucrania. Fuera la sociología, que está mintiendo sobre la apatía y la confusión de gran parte de la población y sobre una falta sin precedentes de confianza de la población en todas las manifestaciones del Estado ucraniano. No puede bajar los brazos una nación que no confía en sus élites para lo que se le dan grandes récords y éxitos semanales.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.554 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,114,856 hits
A %d blogueros les gusta esto: