Entrada actual
Crimea, Klimkin, Maidan, Nacionalismo, Ucrania

Sebastopol no es Ucrania

La semana pasada, aunque con menor ostentación que en años anteriores, se conmemoró el tercer aniversario del retorno de Crimea y Sebastopol a la Federación Rusa. Un año más figuras del más alto nivel de la política ucraniana se reafirmaron en su discurso de denunciar la ocupación rusa de la península. Apoyada por la diplomacia occidental, también por la nueva administración estadounidense, la política ucraniana sigue insistiendo en discursos que plantean los pasos para la futura “des-ocupación” de Crimea. El ministro de Asuntos Exteriores, Pavel Klimkin, fue en esta ocasión un paso más allá y prometió a los ciudadanos de Crimea que Kiev seguirá buscando la liberación de la península.

Sin embargo, la realidad choca con los habitualmente vacíos discursos de los políticos de Kiev, algo especialmente evidente en Sebastopol, base de la flota rusa del mar Negro desde hace siglos. Sebastopol era, hasta 2014, una ciudad rusa ubicada dentro de las fronteras de Ucrania, algo que ya podía percibirse años antes del referéndum del 16 de marzo de 2014. Así lo veía en el año 2009 Mustafa Nayyem, uno de los impulsores de Maidan, que en aquel momento podía percibir que no existía en la zona identificación alguna con la idea de Ucrania que promovían entonces los dirigentes que llegaron al poder tras la Revolución Naranja. Esa realidad choca hoy aún más con la idea de la Ucrania nacionalista promovida desde Kiev, que aun así sigue negándose a aceptar una realidad que era evidente años antes del estallido de Maidan.

***

Sebastopol no es Ucrania

Mustafa Nayyem, Ukrainska Pravda, 19 de octubre de 2009

Esta es una ciudad muy bella. Orgullosa. Y genuina. Hay poco engaño aquí. Además, existe una franqueza que cambia a las personas de ser rudas y directas a sinceras y llenas de admiración. Por caprichos del destino, de los políticos y de la historia, ahora es una ciudad ucraniana.

Y, aun así.

Es una ciudad ucraniana en la que se ve a los ucranianos como invasores.

Es una ciudad ucraniana en la que, si tu tarjeta de visita no está en ruso además de en ucraniano y en inglés, te devolverán una sonrisa…y la tarjeta.

Es una ciudad ucraniana en la que la población va al cine más a menudo si la película, doblada al ucraniano, tiene por encima un chapucero y tosco doblaje al ruso añadido por los artesanos locales. Porque, de otra manera, los niños no la entenderían.

Es una ciudad ucraniana en la que se llama “trapo sucio” a la bandera ucraniana, mientras que la tricolor rusa ondea con orgullo en las ventanas.

En esta ciudad ucraniana apenas se encuentran escudos ucranianos. No está siquiera en las placas de muchas instituciones del Gobierno.

En esta ciudad ucraniana, los empleados de la Marina de Ucrania no comprenden por qué se les paga dos veces o dos veces y media menos que a los mismos marineros de las fuerzas navales rusas.

En esta ciudad ucraniana todos rezan por la flota rusa. Porque si zarpa, 20.000 personas perderán su trabajo.

La flota rusa del Mar Negro en Sebastopol

Es una ciudad ucraniana cuyo himno la enaltece como “el orgullo de los marineros rusos” y no hay una sola palabra sobre Ucrania.

Es una ciudad ucraniana, en el territorio en el que el Gobierno de Moscú cuida cada año los apartamentos de los marineros rusos, mientras muchos soldados ucranianos siguen en listas para recibir sus metros cuadrados desde 1987 (¡!).

En esta ciudad ucraniana, se ve al representante oficial de Kiev como “el último bobo”.

Y es difícil imaginarse en esta ciudad a cien personas que tomarían las armas para defender su derecho a llamarse ucranianos si aparecieran tanques rusos.

Pero, ¿saben qué? En algún lugar, allí lejos, en la verdadera ciudad ucraniana de Kiev, la gente aún sigue convencida de que esta ciudad es en realidad ucraniana. ¡Qué tontería! Se dice que esta ciudad es ucraniana solo porque en el mapa está encuadrada dentro de las fronteras geográficas de Ucrania. Eso es todo.

Porque en esta ciudad ucraniana, llaman a Viktor Yuschenko, Yulia Timoshenko y Viktor Yanukovich simplemente “invasores de Malorossia”. A los dos primeros, por las obvias diferencias ideológicas. Al último, por las promesas incumplidas. Y a los tres, por su ceguera y silencio.

Y si el 17 de enero, muchos no acuden a las urnas porque “son todos iguales”, entonces esta ciudad ucraniana no irá a votar porque no comprenden por qué tienen que elegir a un presidente de un país extranjero.

En pocas palabras, esta ciudad es una huérfana política que adoptada de forma obligada por los vagabundos políticos que se ganan su escasa aprobación con estos gritos desesperados. Es verdad, estos vagabundos marginales, ya sea de forma sincera o ingenua, creen que tienen un hogar, Rusia, espejismo que descaradamente ondean ante los vacíos ojos de sus votantes en vísperas de las elecciones.

El almirante Pavel Najimov, héroe ruso del asedio de Sebastopol, durante la guerra de Crimea.

No sé todo lo que Ucrania y las autoridades ucranianas están haciendo para cambiar esta situación. No sé siquiera qué hacen en esta ciudad ucraniana. Sinceramente, no merece la pena.

Sin embargo, no se pueden buscar salidas fáciles. Se puede estudiar durante mucho tiempo la historia para intentar comprender quién se equivocó y cuándo. Deportar a cientos de personas indeseadas y declararlas personae non grata. Discutir desde la tribuna que esta es una ciudad ucraniana y mantener un gran número de personal de los servicios especiales para que persigan a los periodistas, mientas sacan fotos y retransmiten en directo.

Es posible. Todo es posible. Se puede incluso mirar para otro lado ante el hecho de que esta ciudad ucraniana nunca se ha sentido ucraniana. Pero NO HAY TIEMPO para esto.

Es necesario darlo todo y salvar para siempre este huidizo territorio. No hay que expulsar a los rusos, odiar al otro. Pero hay que sacrificar los índices de popularidad, la reputación y la salud para que esta ciudad empiece a llamarse a sí misma, si no ucraniana, al menos no anti ucraniana.

Con esa Ucrania, la Kiev ucraniana tiene que llegar a un acuerdo. Cerrar un contrato social. A cambio de aceptar Ucrania, ofrecer, no la bandera ucraniana, el escudo, la historia y el pasaporte, sino el estándar de calidad de vida de Ucrania. Además, hacerlo hoy y ahora, no algún día después de acceder a la Unión Europea, y menos a la OTAN.

Finalmente, solo a modo de información.

Población de Abjasia: 215.000, de los cuales la población rusa es algo más del 10% (sobre 23.000) (datos de 2003).

Población de Osetia del Sur: 72.000, de los cuales la población rusa asciende a aproximadamente el 2,8% (unos 2.000) (datos de 2008).

Población de Sebastopol: 377.153, de los cuales la población rusa asciende al 71% (269.953). La población ucraniana, 20,6· (datos de 2001).

Según el censo de 2001, la población de Crimea asciende a 2.031.000 personas, de las cuales entre el 65-70% se autodefine como rusa.

Anuncios

Comentarios

3 comentarios en “Sebastopol no es Ucrania

  1. El lúcido Nayyem publicó este artículo en un periódico ucraniano cuando se cumplían 50 años de la cesión de Crimea a Ucrania (tras varios siglos de Rusia). Pero 4 años más tarde él tambien apoyó Euromaidan. Sabían los riesgos de exasperar a los crimeos y en general a los pro-rusos en Ucrania. Y siguieron a por todas. Hoy se ve que Ucrania con Euromaidan perdió más que ganó. Los maidanistas pueden seguir tirando de más ‘gomas’, a sabiendas de que pueden romperse . Parecen dispuestos a lo irreversible.

    Me gusta

    Publicado por Angel Larrea | 22/03/2017, 17:14
  2. En 2009 (publicación del artículo) se cumplían 55 años de la cesión de Crimea.

    Me gusta

    Publicado por Angel Larrea | 22/03/2017, 17:19
  3. Si pero puntualizar, ” la cesión de Crimea” pero dentro de la misma nación por entonces Unión Sovietica.
    De darse esta circunstancia dicha cesión jamas se hubiera dado.
    No se puede olvidar este dato. Si Ucrania luego decidió abandonar dicha nación “URRS” es justo lógico y previsible que no se iba a quedar con el puerto militar más importante del Mar Negro.
    Todo se sabía, o esperaban le cederían la base a la OTAN “Estados Unidos” y Rusia se quedaba cruzada de brazos
    Felicidades a Crimea por su reencuentro con su madre RUSIA y hermanos Rusos. Que no os vuelvan a deparar

    Le gusta a 1 persona

    Publicado por Juilio | 23/03/2017, 18:34

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.107 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,092,453 hits
A %d blogueros les gusta esto: