Entrada actual
Alto el fuego, Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, LPR, Minsk, Política exterior, Poroshenko, Rusia, Timoshenko, Ucrania

Poroshenko y la seguridad

Artículo Original: Colonel Cassad

680_582a1154311df-2Brevemente sobre el tema de las declaraciones de Poroshenko, que afirmó que Ucrania no cumplirá el acuerdo de Minsk hasta que se resuelvan las cuestiones de seguridad en Donbass y que es inadmisible que Ucrania renuncie a Donbass.

Vemos aquí la continuación de la vieja postura, que incluye una conocida manipulación. La idea de que es preciso asegurar el alto el fuego y después aplicar los acuerdos de Minsk no es nueva, especialmente teniendo en cuenta el hecho de que las tropas ucranianas han continuado bombardeando localidades en la RPD y la RPL durante años y que el Ejército Ucraniano no se ha retirado de la línea de separación. Así que el fracaso de los puntos militares de los acuerdos de Minsk y la negativa a avanzar en los puntos políticos sin la implementación de los puntos militares se mezcla de forma curiosa con la exigencia de que la RPD y la RPL celebren elecciones según la legislación ucraniana y entreguen la frontera mientras Kiev se niega en rotundo a hablar de ello con los representantes de la RPD y la RPL.

En cuanto a la idea de abandonar Donbass, ha quedado claro que supondría el colapso del actual régimen de Ucrania, ya que sería imposible culpar a factores externos por los problemas internos y la decadencia económica y colapso social del sistema de esclavitud ucraniano serían tremendamente complicados de explicar a los acreedores extranjeros sin el factor de la guerra. Para el régimen de Poroshenko, la guerra en su actual estado es básicamente la única forma de garantizar su supervivencia política. La anunciada “larga lucha por Donbass y Crimea”, en la que el periodo de tiempo de “lucha” se ha ido extendiendo gradualmente a 5-10 años, refleja el deseo de mantener el poder a base de prolongar la situación actual sin una solución radical. En su momento, esa otra opción fue diseñada por Gorbulin, aunque estaba pensada como la continuación de la estrategia de la administración Obama y no tenía en cuenta los cambios que están ocurriendo en Europa y en Estados Unidos.

La intensificación de los bombardeos en Donbass, las declaraciones militaristas de representantes del régimen de Kiev, la iniciativa rusófoba contra la lengua rusa [que se prepara en el Parlamento], la genuflexión ante la nueva administración estadounidense, la campaña de propaganda contra Pinchuk, Savchenko y cualquiera que abogue por evitar una nueva escalada, todo ello forma parte de una estrategia para mantener el conflicto al menos en el nivel actual y a crear un ambiente que anime a la nueva administración de la Casa Blanca a continuar, de una forma u otra, una campaña activa contra la influencia rusa en Ucrania en la que Kiev se pueda presentar a sí misma como un instrumento útil en la lucha. Aunque el excesivo apoyo a Clinton durante el periodo electoral en Estados Unidos ha dificultado la puesta en marcha de esta estrategia, con su agresiva retórica y un alto nivel de rusofobia, Kiev trata de intensificar los contactos con el liderazgo del Partido Republicano a través de contactos diplomáticos y trabajo de lobbying en Washington. Eso debería ayudar en la promoción de la “cuestión ucraniana” en el Congreso y en el Senado de Estados Unidos.

Lo precario de la situación y el declive en intención de voto del Bloque Poroshenko hacen al presidente buscar mantener la situación actual, en la que él y su séquito concentran un enorme poder y prácticamente todas las herramientas de ese poder. Unas elecciones anticipadas harían ascender a demagogos como Timoshenko, Lyashko, Kolomoisky o sus secuaces, lo que inevitablemente supondría una redistribución del poder y de la propiedad menos favorable a Poroshenko. Así que Poroshenko se mantiene en la idea de implementar las políticas económicas, los créditos del extranjero y reducir las obligaciones sociales del Estado y, en cuanto a la guerra, mantener la postura más rígida, ya que su continuación garantiza la preservación del poder y la propiedad. Así que, con Poroshenko, no se cumplirán los acuerdos de Minsk. No va a tirar piedras contra su propio tejado.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 36.569 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,044,194 hits
A %d blogueros les gusta esto: