Entrada actual
Fascismo, Historia, Nacionalismo, OUN, Unión Soviética, UPA

¿Gloria a qué héroes?

Artículo Original: Vzglyad

vet

Veteranos de OUN-UPA

Ivan Rogach no fue solo un hombre que luchó en un determinado bando. Él animó a que la población entregara a sus vecinos para que fueran asesinados por los ocupantes. ¿Por qué el Instituto de la Memoria Nacional de Ucrania enaltece a este tipo de personas?

Este año, el Instituto de la Memoria Nacional de Ucrania ha instalado un puesto informativo en Babi Yar en el que enaltece la figura de Ivan Rogach, miebro de la propaganda de OUN y redactor del diario Ukrainske Slovo de Kiev (que se publicó entre septiembre y diciembre de 1941).

Antes de que los nazis decidieran que ya no necesitaban al personal de OUN –cuando asesinaron, entre otros, a Ivan Rogach– en su periódico se publicaron insistentes llamamientos a delatar y entregar a “las legítimas autoridades alemanas” a la población judía, que podía estar escondiéndose con documentos falsos para hacerse pasar por personas de otras nacionalidades. En la red hay disponibles numerosos escaneos de los periódicos.

En muchos países, una parte de la población colaboró con los nazis y, concretamente, existieron personas que entregaron a sus propios vecinos para que fueran torturados y asesinados. Por norma, sus nombres han sido deshonrados y ocupan, en la memoria colectiva de esos pueblos, el lugar de los ejemplos más vergonzosos y negativos: son recordados como traidores y matones y son denunciados como el ejemplos a evitar en el futuro.

Ivan Rogach no es solo un hombre que luchó con un determinado bando. Era posible acabar en las filas de esa [OUN] u otras organizaciones por la fuerza o por un delirio más o menos sincero. Él fue un hombre que apeló a que la población entregara a sus propios vecinos -cuyo único crimen era su origen étnico y que desesperadamente trataban de escapar obteniendo documentos falsos- a una muerte segura a manos de los invasores.

Este ejemplo de incalculable crueldad y maldad se presenta ahora como un héroe al que enaltecer. Sin embargo, él no fue un caso único. Los documentos de las actividades de OUN muestran que esas actitudes eran típicas en dicha organización.

Hay que insistir, una vez más, en que hubo traidores en cada país. Pero no todos se han convertido en héroes. Entonces, ¿por qué enaltece el “instituto de la memoria” de Ucrania a este tipo de personas?

Desde el punto de vista de las aspiraciones de la integración europea es extremadamente perjudicial. En Europa aumenta el descontento. En Estados Unidos son menos escrupulosos, pero estarían más a gusto sin todo este enaltecimiento de algunos asesinos. ¿Qué motiva a Viatrovych y sus camaradas a actuar de esta forma que tan claramente perjudica a su país? En realidad, de alguna manera, no tienen otra opción: simplemente no disponen de otros personajes y símbolos, por lo que la construcción de la “memoria nacional” se ve ciertamente limitada.

El término memoria nacional no es equivalente a historia nacional. Se trata de la imagen con la que la población percibe la historia y a partir de ahí, los hechos históricos y personajes son inevitablemente filtrados. Se enaltece a algunos mientras se deja a otros en la sombra, se celebran algunos aniversarios mientras que otros caen en el olvido, se construyen monumentos y se evita hablar de otros en los libros de texto.

Ese proceso se enmarca en una idea general de “desde los tiempos antiguos”, que debe situar a cada uno en su lugar en la historia, inspirar sentimiento de gratitud y respeto a los antepasados y responsabilidad hacia la generación actual y las futuras. Esta memoria puede formarse, en parte, de forma espontánea y, en parte por el deliberado esfuerzo de “construcción de la nación”.

La memoria tiene un inevitable componente de mitología: recuerdo un gracioso artículo de algún medio británico que acusaba a Mel Gibson de difamación por su película “El Patriota”. En el film sobre la rebelión contra el legítimo rey George, los separatistas norteamericanos son presentados como héroes, mientras que las tropas de la corona británica son presentadas como las SS. ¿Tiene rigor histórico la película? Probablemente no, pero eso no importa: lo importante era la épica lucha de la libertad contra la tiranía, no el proceso.

Diferentes “memorias nacionales” verán los hechos de forma diferente, no es preciso discutirlos, simplemente es así. La “memoria nacional” es la representación de la historia nacional, no la historia como tal.

El problema es que la “memoria nacional” puede estar enferma, ser disfuncional y ofrecer unos ideales y unos ejemplos que solo pueden llevar al desastre. El papel de los personajes importantes de la historia puede crear una profunda división social entre quienes los enaltecen y quienes los maldicen, no por ser figuras cuestionables, sino por sus negativas cualidades morales.

Este peligro existe en cada país. En Ucrania se produce a causa de la construcción de la identidad nacional “en negativo”. Si un pueblo crea una imagen de la historia en la que “nunca seremos hermanos” [en referencia a los pueblos ucraniano y ruso] y de un pueblo que nunca ha sido ruso, sino que Rusia ha sido siempre el archienemigo, eternamente hostil y una raza diferente, es necesario apartar a toda figura, hechos positivos o logros de alguna manera ligado a Rusia.

Los lazos históricos con Rusia, la raíz cultural común, se remontan a la cristianización de Kievan Rus, recodado en Kiev por el monumento al príncipe Vladimir, que recientemente ha recibido la pintura de algunos vándalos patriotas.

Para la ideología que define los tiempos del Imperio Ruso y especialmente la Unión Soviética en lugar de con el más neutral “[Ucrania] formaba parte de” como opresión nacional, cualquier logro o éxito de los ucranianos en ese periodo suena inevitablemente desagradable.

Si hay que asumir que el pueblo se encontraba oprimido, es difícil crear orgullo nacional del trabajo realizado para el odiado ocupante o, peor aún, luchando por sus intereses.

Evidentemente, el pueblo ucraniano ha contado en todas las épocas con distinguidos políticos, científicos, soldados, artistas. El problema es que la gran mayoría de ellos han mostrado su talento en el contexto de una única entidad espiritual, cultural y, en una parte significativa de la historia, en un único Estado que ha unido a los dos pueblos. Así que nada de eso es apropiado para la construcción de la “memoria nacional” según el espíritu de Viatrovych.

¿Qué queda entonces como héroes y símbolos nacionales?

No mucho, por lo que rápidamente se llega a enaltecer a personas que llamaron a entregar a los vecinos para ser masacrados por los nazis. Obviamente, esto es perjudicial para los intereses del país, algo que también sigue un patrón histórico.

Quizá deberíamos prestar atención al hecho de que hay algo que no está bien en esta imagen.

Anuncios

Comentarios

4 comentarios en “¿Gloria a qué héroes?

  1. Lo que no está bien en esa imagen, estimado Vzglyad, es la pinta de Nazis apolillados que tiene esos abueletes. Aquí en España sabemos mucho de éso, de tergiversar la historia y crear una nueva y supuesta legítima memoria histérica, de todos aquellos que, 80 años después, quieren ganar una guerra que perdieron; y que otros estúpidos irresponsables provocaron por no querer asumir la realidad histórica del momento. Cambian los tiempos y los lugares pero los monos siempre quieren plátanos.

    Me gusta

    Publicado por ahiur | 16/10/2016, 12:25
  2. Este Ahiur a menudo parece TROLL de tanto como desbarra y desatina. Lo suyo es el despotrique grosero: en vez de ver personas o grupos errados, ve sabandijas, como cuando cree ver monos; no analiza, sólo enloda.
    Ahora acaba de alinearse con el facha Ministro de Interior Fndez. Díaz, que el 21/9/16 decía “…algunos pretenden ganar la guerra civil … no sé cuantos años después” ¡Todo porque el Ayuntamiento pamplonés quiere sacar los restos de Mola y Sanjurjo de un mausoleo público! Ambos criminales eran jefes del golpe que ejecutó unos 4.000 navarros (otros huyeron) sin que hubiera frente de guerra ni guerra declarada. Los asesinatos los planeó Mola. Sacar sus huesos del Monumento a los Caídos era dignidad colectiva.
    Los españoles tenéis este paisaje: Franco y Primo de Rivera en el Valle de los Caídos, Queipo de Llano en la mejor iglesia de Sevilla y muchos más sicarios en sitio de honor; incontables víctimas de la dictadura siguen en cunetas… Al leer en Slavyangrad sobre Ivan Rogach llamando a la masacre o sobre las matanzas de Babi Yar o de Odessa…¿No ven afín la masiva eliminación politico-social del fascismo español? Pues Ahiur no ve el paralelismo, equivale a voluntarios del Front National francés que con posturas prefascistas van a Donbass por prorusos, sólo por nacionalismo.
    La actitud no es coger -como Ahiur- manía a los ucranianos, ya es bastante triste su ciclo. Mejor ahondar en el potencial liberador y regenerador del levantamiento de Donbass (por causa sobre todo identitaria). En esa vía va Slavyangrad. Y sobran tipos turbios.

    Me gusta

    Publicado por Angel Mª Larrea Redondo | 17/10/2016, 19:42

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: ¿Gloria a qué héroes? – Diario Octubre - 15/10/2016

  2. Pingback: GLORIA… ¿A QUÉ HÉROES?  | EL BLOG DE CARLOS - 16/10/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

octubre 2016
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 37.654 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,070,147 hits
A %d blogueros les gusta esto: