Entrada actual
Batallón Azov, Crimea, Extrema Derecha, Mejlis, Nacionalismo, Rusia, Ucrania

El difícil viaje a Crimea

Para muchos ucranianos pasar las vacaciones en Crimea significa someterse al acoso de la policía de fronteras y de los nacionalistas.

Artículo Original: Dmitri Kovalevich / Junge Welt

86078-1El tren de Kiev se detiene en Novoaleksandrovka, la última estación en territorio ucraniano antes de la frontera con Crimea. Se trata de un pueblo empobrecido, en medio de una estepa abrasada por el calor del verano; el anterior tráfico ferroviario directo hacia Crimea quedó interrumpido por Ucrania en 2014. A su llegada, esperan a los viajeros una multitud de residentes de la localidad que, por el equivalente a apenas tres o cuatro euros, se ofrecen a llevarlos a la frontera de Crimea. Para la mayor parte de ellos, ésta es la única manera de ganar algo de dinero.

Hace dos años, los habitantes de algunas aldeas trataron ingenuamente de cambiar los indicadores que marcaban los límites de sus localidades porque querían pertenecer a Crimea. Desde entonces, sufren la represión del gobierno de Kiev. Éste ha movido a los batallones nacionalistas a la zona a fin de evitar cualquier levantamiento de la población.

En un bar del pueblo, la camarera nos pregunta de forma cautelosa por nuestro punto de vista. Cuando se percata de que no pertenecemos a los nacionalistas, deja a un lado la precaución y nos habla de los batallones estacionados en la región. “Vienen con regularidad, insultan a la gente del pueblo, provocan peleas y se marchan sin pagar”. De cuando en cuando, los pueblos cercanos a la frontera explotan en protestas espontáneas contra las unidades nacionalistas, y también en parte islamistas, que han llegado a ocupar su territorio. La más reciente este año, en la ciudad de Chongar, donde está estacionada la unidad de tártaros de Crimea “Asker”.

Antes de llegar al paso de la frontera entre Ucrania y Crimea, la carretera pasa por varios puntos de control de los nacionalistas ucranianos y de Asker. A modo de señores medievales, se quedan con todo aquello que les place, naturalmente sin dejar acuse de recibo. Al principio, esos grupos se pusieron juntos al trabajo hasta que acabaron enfrentándose por el reparto del botín en disputa.

En uno de esos puntos de control ondea la bandera del batallón Azov; en el de Asker, la de Turquía y la de los tártaros Mejlís de Crimea. Los medios occidentales se refieren al Mejlís como “el representante de los tártaros de Crimea” e ignoran a otras organizaciones tártaras que se enfrentan de forma crítica al gobierno de Kiev. Asker es financiado por el oligarca Lemur Islamov y se mantiene fiel a la política del presidente turco Erdogan.

Un kilómetro más allá, en el estrecho istmo que conecta Crimea con el continente, está en el puesto oficial de frontera de Ucrania. Ante él se ha formado una larga fila de automóviles. El tiempo de espera es a veces de 8 a 10 horas. Por esa razón, muchos prefieren cruzar a pie al otro lado de la frontera, lo que va significativamente más rápido.

Los guardias de fronteras ucranianos inspeccionan el equipaje y confiscan alimentos, cigarrillos o tejidos. Citan una orden del anterior primer ministro ucraniano, Arseniy Yatseniuk, que prohíbe a los ucranianos llevar a Crimea alimentos o textiles. Incluso a un niño le quitan una bolsa de caramelos porque eso viola las “normas” que regulan el bloqueo de Crimea.

Algunos turistas tienen que presentar sus portátiles y se comprueban sus movimientos en Internet en búsqueda de “actividades anti-ucranianas”. Llevar dinero en efectivo también está limitado al equivalente a 320 euros en moneda rusa por persona.

A pesar de ello, cansada y con niños llorando de la mano, la gente sigue llegando a la península. Algunos tienen familiares allí, pero para la mayoría de los ucranianos la península sigue siendo un destino de vacaciones muy popular que conocen desde la infancia. Después de 1917, los palacios de Crimea fueron expropiados y puestos a disposición de los sindicatos de todas las Repúblicas de la Unión, sirviendo durante décadas de centros de recuperación para los trabajadores.

Todavía llegan a diario miles de ucranianos a Crimea, a pesar de los intentos de intimidación de las autoridades y de los carteles que tratan de evitar el viaje con lemas como “El ucraniano que pasa sus vacaciones es la Crimea ocupada ya no es ucraniano”. Pero, desde el comienzo del año, medio millón de ucranianos no se han dejado desalentar por ello y han disfrutado de sus vacaciones en la península.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

septiembre 2016
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 37.648 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,071,492 hits
A %d blogueros les gusta esto: