Entrada actual
Alemania, Alto el fuego, Armas, Breedlove, Clark, Crimea, Donbass, Ejército Ucraniano, Estados Unidos, Karber

En busca de una guerra en el frente oriental (II)

Nuestros esfuerzos están conformando un consenso creciente”.

Philip Karber a Philip Breedlove, octubre de 2014

Philip Karber en el frente

Philip Karber en el frente

Octubre a diciembre de 2014. En busca de la presencia rusa en Ucrania y mediando a favor de este país para obtener armas en EEUU

El 8 de octubre Karber le adelanta a Breedlove algunas fotos informativas de su anterior visita a Ucrania para comprobar el estado del alto el fuego. Según Karber, los ucranianos tienen serios problemas, por ejemplo en Mariupol: “los rusos podrían tomar la ciudad en 6 horas con dos batallones combinados rusos y fuerte apoyo de fuego MLRS”.

El día 10 de octubre, Clark se pone en contacto con Breedlove para solicitarle un contacto telefónico. El “Tema es Ucrania”.  Se despide con la esperanza de que el nuevo Secretario General de la OTAN “lo entienda”. Bredlove le contesta diciéndole que le llamará y le comenta brevemente la reunión con Karber: “Gran reunión con Phil”, le confirma. “Es un hombre brillante”, le contesta Clark. En esa reunión, Breedlove muestra su interés en disponer de evidencias del uso en Ucrania de submuniciones MRLS y de artillería rusa avanzada.

A ello se dedicará con ahínco, y con grandes dosis de sensacionalismo, Karber en Ucrania. El 11, por ejemplo, Karber remite a Breedlove la referencia de una noticia sobre el despliegue de armas nucleares tácticas rusas en Crimea. El 14 manda a Breedlove, con copia a Clark, fotos y enlaces de noticias de Internet que muestran evidencias del uso en Ucrania de submuniciones MRLS y de artillería rusa avanzada. Gran parte del material lo reúne con la ayuda del australiano Carlo Kopp. En el caso de desearse evidencia física directa, se ofrece a volver a la zona ATO para recogerla él directamente. “Tengo los contactos y sé dónde obtenerla”.

Pero Karber asume también otra función, quizás también tratada en su reunión con Breedlove.

En este sentido, le señala a Breedlove que ha estado igualmente “reuniendo para Vd. un resumen sobre lo que necesita el ejército UKE en las categorías de asistencia militar no letal, letal ligera y de gran capacidad letal, así como las opciones de tecnología para apoyar el alto el fuego”. Dice que ha estado ocupado con sus reuniones con el Consejo Nacional de Seguridad del Reino Unido y el Ministerio de Asuntos Exteriores. “¿Cuándo necesita mi aportación?”, le pregunta.

Le señala igualmente que en unos días irá al Parlamento polaco a informar, a petición de éste, antes de volver luego a Ucrania. El 17, Karber comenta a Breedlove su proyecto conjunto con Polonia para realizar una simulación en 2015 sobre la guerra híbrida en el contexto de la ofensiva rusa “Zapad” [Oeste]. Breedlove le comenta que se pondrá en contacto con él si tiene preguntas.

El 20 de octubre, Karber envía a Breedlove un mail con el título: “Nuestros esfuerzos están conformando un consenso creciente”. Recoge un artículo de Carl Levin y James Inhofe en el que se pide la entrega a Ucrania de las armas que necesita para su autodefensa. Ese mismo día, Karber envía a Breedlove la evidencia adicional, que dice haberle prometido, sobre el tipo de submunición usada en la batalla de Ilovaisk en agosto.

Respecto a la pregunta de Breedlove sobre sus relaciones con el agregado militar estadounidense en Kiev, y con el que mantenían una buena relación de trabajo, Karber comenta ese mismo día que “después de su espectáculo de la semana pasada, no vamos a trabajar más con ellos”. Karber explica también que ha realizado ya siete viajes visitando a las fuerzas ucranianas, incluyendo pasos por detrás de las líneas y episodios bajo el fuego en Donbass ya que el personal estadounidense no puede hacerlo. Para ello afirma no haber recibido financiación alguna, más allá de la de la Fundación Potomac, y  asegura que no trabajan para ningún contratista privado. “Si los burócratas no aprecian, o prefieren socavar nuestros esfuerzos, es su problema, pero entonces no hay ni interés ni obligación de tratar con ellos”.

Octubre-Noviembre de 2014: Clark asume la defensa de una estrategia de la confrontación con Rusia. Breedlove sólo ve obstáculos

“Espero que esto lleve a que el Presidente Poroshenko comprenda la necesidad de una acción dirigida a la preparación para una posible confrontación con Rusia. Tal vez escuche el consejo del Sr. Soros”

Anatolii Pinchuk, octubre de 2014.

Anatolii Pinchuk reaparece con un mensaje a Karber y Clark el 28 de octubre. En él señala que “Una enorme columna de vehículos blindados con la bandera de la Federación de Rusia se está moviendo desde la Crimea ocupada a Ucrania”.

Pinchuk asume como una victoria la mayoría alcanzada en el Parlamento por las fuerzas que defienden una política dura hacia Rusia y habla, basándose más en sus intereses que en la realidad, de la posible escalada del conflicto en Donbass con movimientos de tropas. Pinchuk señala: “Espero que esto lleve a que el Presidente Poroshenko comprenda los riesgos de mantener conversaciones con Putin sin la participación de Estados Unidos, así como la necesidad de una acción dirigida a la preparación para una posible confrontación con Rusia. Tal vez escuche el consejo del Sr. Soros”. “También espero que, en los próximos días, siga obteniendo una carta oficial de Ucrania con una petición de ayuda militar de los Estados Unidos y solicitudes para tales deseos de comprar armas”. “Durante toda la visita a Kiev del Sr. Michael J. McCarthy, junto al general Zamana le entregamos por el agregado militar de nuestra visión de la lista de armas que se necesita, y del que carece el Ejército ucraniano (que se adjunta)”. Clark reenvía todo este material a Breedlove.

El 29 de octubre, Karber señala la presencia de tanques T90 rusos y de SU24 y 25 [probablemente capturados en las batallas por los aeropuertos de Donetsk y Lugansk] repintados con los colores de “Novorossia”, basado en material recopilado por Carlo Kopp.

El 30 de octubre, Clark reenvía un mail de Karber a Breedlove en el que recoge la especulación de que la Federacion Rusa “está planeando una ofensiva”, remplazando tropas regulares rusas a las irregulares que estarían siendo desplazadas a posiciones secundarias. Las fuentes son Tymchuk y Andreiy Lisenko [portavoz del Ejército Ucraniano en la zona ATO]. Clark hace mención a un analista polaco que especula abiertamente con un inminente ataque para consolidar el “Corredor de Crimea“. Mientras que el ZSU ha reemplazado todo el equipo perdido en agosto, y sustituido a los soldados caídos o heridos así como a los prisioneros de guerra, no parece haber habido ningún avance en la recuperación de la flota de aviones rápida de la Fuerza Aérea, y “con el embargo de facto encabezado por Estados Unidos en armas de alta tecnología”, es poco probable que hayan adquirido material apropiado, en especial para interferir las comunicaciones rusas. “Lo único que detendría una amplia ofensiva terrestre a mayor escala del Ejército de la Federación Rusa sería un ataque aéreo a gran escala con municiones termobáricas y guiadas, especialmente tecnología anti-tanque como el arma de sensor fusionado (Sensor Fuzed Weapon, un sistema avanzado de bombas de racimo)”. “Si Rusia no ofrece estos días conversaciones sobre Donbass, empezará una guerra con Ucrania”, advierte Clark.

En otro mensaje a Breedlove el mismo día 30, Clark afirma que “[U]na ofensiva así representaría un masivo fracaso político de la UE-Estados Unidos con implicaciones graves”. Y le comunica que estará el lunes de camino hacia Ucrania.

El 8 de noviembre, Clark envía un mail a Breedlove, Nuland y Pyatt. Les señala que acaba de volver de Ucrania donde se ha reunido con Poroshenko, sus principales asesores, el Ministro de Defensa, el jefe de inteligencia, el secretario del Consejo de inteligencia, parlamentarios, analistas y comandantes de batallón que han combatido recientemente. Sus hallazgos principales, orientados a exacerbar el problema, los resume en los siguientes puntos:

– Una gran fuerza rusa, apoyada en armamento moderno se encontraría ahora, según algunos informes, en Ucrania. Esta fuerza estaría organizada, a modo de grupos de combate, en 11 Batallones. Muchas más fuerzas esperan al otro lado de la frontera, y siguen llegando.

– Se prevé un intento de avance militar ruso, con incertidumbre en cuanto al tiempo. Posiblemente a finales de noviembre, tal vez en marzo-abril. Putin tratará de negar la implicación y culpará a las “provocaciones” de Ucrania.

– Los ucranianos, en todos los niveles, creen haber sorprendido a Putin con su resistencia. Con suficiente material y ayuda técnica exterior, pueden incrementar los costes y los riesgos que supondría para Putin un posterior avance militar.

– A todos los niveles se sienten impotentes ante los medios. Su versión de los hechos no está saliendo a la luz y lo saben. Sienten que están haciendo las cosas de forma correcta y proporcionando información adecuada, pero Occidente no quiere escuchar.

– Hay gran frustración e incluso algo de rabia hacia los Estados Unidos entre las tropas, empezando con las promesas de Bucarest [en realidad se refiere al memorándum de Budapest, no Bucarest, según el cual las grandes potencias se comprometían a proteger la integridad territorial de Ucrania a cambio de la renuncia ucraniana a sus arsenales nucleares] y continuando con la falta de cualquier apoyo significativo. “Pensábamos que América era nuestra amiga”, se lamentan.

– Se observa una falta de esfuerzo nacional integrado de defensa. Hay un comando y control fracturado entre el Ministerio de Defensa y el Ministerio del Interior, los servicios de seguridad, la recogida de inteligencia, y el liderazgo superior. La falta de trabajo en equipo hacia abajo hasta incluir a la policía local, etc. En la zona de contacto, la movilización y preparación de todos los recursos no se ha logrado.

– Los ucranianos dicen encontrarse totalmente superados en las negociaciones de Minsk, obligados a concesiones continuas sin aplicación de los acuerdos. En realidad esas concesiones no son más que los compromisos adquiridos por Ucrania en el acuerdo de Minsk, que Kiev intenta reescribir desde los días posteriores a la firma del acuerdo. Para ello esperan la ayuda de Estados Unidos en las negociaciones e intentan sustituir Minsk por el diálogo en Ginebra con una fuerte participación de Estados Unidos.

– Desde arriba, dicen que necesitan asistencia técnica de los Estados Unidos:

(1) radares contrabatería y de detección de las posiciones de lanzamiento de misiles

(2) mecanismos de derribo de aviones no tripulados rusos.

(3) ayuda de Estados Unidos para evitar la ausencia de comunicaciones seguras y fiables.

(4) inteligencia estratégica en tiempo real. Ucrania compra imágenes comerciales a Estados Unidos, pero esa información no se facilita a tiempo real sino que generalmente llega con dos semanas de retraso.

– Se observa alguna discrepancia de puntos de vista entre el mando y los responsables de batallones respecto a lo que se necesita. En la parte superior, los fallos se atribuyen principalmente a la fuerza y eficacia de la artillería. En la parte de abajo, los comandantes militares ven falta de un esfuerzo unificado y un déficit sustancial material y de logística. Los comandantes de batallón señalan que la cooperación entre las fuerzas regulares, la guardia nacional y los voluntarios es inexistente o ineficaz.

Clark plantea una serie de recomendaciones que se pueden resumir en los siguientes puntos:

– Evaluación militar detallada del EUCOM. Se necesita con urgencia, y debe incluir visitas a las unidades sobre el terreno, entrevistas con los comandantes, los voluntarios y la guardia nacional. Debe centrarse primero en las necesidades inmediatas para disuadir el avance ruso.

– Suministrar en el equipo de análisis de comunicaciones técnico del Ejército de Estados Unidos para evaluar las necesidades de comunicación ucranianas en todos los niveles.

– Las fuerzas armadas ucranianas necesitan un análisis organizativo a nivel nacional y ayuda con su esfuerzo de defensa. “Este es el tipo de apoyo que Croacia obtuvo de los generales retirados Carl Vuono y Butch Saint [Crosby Saint] en 1995. Sé que esto se convirtió en un tema legal importante, pero los mayores y tenientes coroneles en servicio activo simplemente carecen de experiencia y credibilidad a este nivel. Autorícenles a contratar a algunos expertos asesores de EEUU”, explica Clark recordando la experiencia croata.

– Alentar a Ucrania a contratar a algunas firmas líderes de relaciones públicas y comunicaciones de crisis en Estados Unidos y Europa. “Necesitan las herramientas adecuadas para participar en la guerra de información”.

– Mantener las negociaciones en curso, pero moviéndolas a Ginebra, o rotando en lugares como Viena o Varsovia.

En sus conclusiones finales, Clark afirma que “No tenemos idea de lo lejos que Putin podría empujar. Pero no queremos averiguarlo. Debemos elevar por todos los medios los costes y riesgos de una posterior acción militar rusa contra Ucrania, incluyendo el fortalecimiento de las sanciones y la aportación de asistencia militar directa”. Y vuelve a insistir en la necesidad de aumentar la presencia de Estados Unidos: “Otros en Europa están a la espera del liderazgo de Estados Unidos para poder ayudar. Esperemos que hagamos más”.

El 9 de noviembre, Breedlove contesta a Clark que su inteligencia ve muchos problemas, aunque no tal nivel de tropas rusas. A pesar de todo, afirma que se va a centrar inmediatamente en la situación. “Uno de nuestros problemas es que “algunos”, principalmente uno, de nuestros aliados [Alemania] niega nuestra inteligencia. Es intencional como puedes esperar. Tengo que conseguir tanto como pueda en los canales OTAN/ NIFC para que sea difícil de negar, esto es un proceso diario para mí. Las “peticiones” que identificas abajo ya están en nuestro cálculo. Toria puede dar fe de que hay un pequeño apoyo valioso para la ayuda “letal”. Esto ha cambiado en el lado militar, pero todavía no para encauzar el río. El trabajo de EUCOM va adelante con mis recomendaciones tanto para una incrementada ayuda no letal como en las sugerencias de apoyo letal”.

En su respuesta el día 11, Clark le desea buena suerte con lo que está impulsando. Y pregunta si es posible, “para el DAO o alguien de J2 Eucom pedir “ver los libros” sobre inteligencia en el lado ucraniano”.

Anuncios

Comentarios

Un comentario en “En busca de una guerra en el frente oriental (II)

  1. Paranoia SCI-Fi la de este Clark, igual se mete en una cabina, se rasga chaqueta y camisa y se ve una Z de zopenco. Que el destino de los avatares de una nación pudiesen estar en manos de esta gente, …si que da repelús, ¡ miedo, mucho miedo !.

    Me gusta

    Publicado por ahiur | 07/09/2016, 11:29

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

septiembre 2016
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.546 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,123,728 hits
A %d blogueros les gusta esto: