Entrada actual
Biden, Corrupción, Crimea, Donbass, Economía, Estados Unidos, FMI, Historia, Minsk, Rusia, Ucrania, Unión Soviética, Vietnam, Yugoslavia

Halcones estadounidenses en Ucrania

Artículo Original: Natalia Vitrenko

biden groisman poroshenkoLos arrogantes, insolentes, cínicos y provocativos sermones del vicepresidente estadounidense Joe Biden son ofensivos e insultantes para mí como política, científica y ciudadana de Ucrania. También lo es el comportamiento del presidente Poroshenko, el primer ministro Yatseniuk y los diputados de la Rada Suprema en su papel de lacayos.

Llegó a Ucrania el halcón Biden: belicista, imperialista y rusófobo. Llegó como representante del imperio del mal: el país que lanzó bombas atómicas contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki en 1945; que quemó vivos con Napalm a civiles en Vietnam en 1968; el país que –infringiendo las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas– bombardeó y desmembró Yugoslavia en 1999; el país que convirtió los territorios de Iraq, Afganistán, Libia o Siria en zonas catastróficas y causó un desastre humanitario; el país que provocó el ascenso del terrorismo, del que se nutrieron Al Qaeda, ISIS y neonazis en varios países de Europa, también en Ucrania.

Y no fue un accidente que Biden llegara el 7-8 de diciembre de 2015, el vigesimocuarto aniversario de la reunión en Belavezha de los verdugos de la superpotencia soviética. Fue entonces, el 8 de diciembre de 1991, cuando los representantes de las más altas esferas de la nomenclatura soviética –Yeltsin, Kravchuk y Shushkevich– contra la voluntad de los pueblos de Rusia, Ucrania y Bielorrusia y excediéndose en sus poderes, cometieron un acto de traición al firmar el acuerdo de disolución de la Unión Soviética. Se perpetró este crimen para complacer a Estados Unidos, en consultas telefónicas no solo con sus parlamentos sino también con el presidente estadounidense. Al firmar este acto de rendición voluntaria, implementaron lo que se había convertido en el gran objetivo de Occidente desde hacía décadas: destruir la Unión Soviética como rival económico e ideológico.

Desde entonces, Ucrania se ha sometido voluntariamente a ser administrada por Estados Unidos y sus instituciones globales: el Fondo Monetario Internacional, la OTAN, la Organización Mundial de Comercio y el Banco Mundial.

¿Qué nos ha traído la democracia estadounidense y sus famosas reformas del mercado? Ucrania ha entregado su soberanía en nombre del cumplimiento de las exigencias económicas del FMI y del acuerdo de asociación con la Unión Europea. En realidad, el pueblo ucraniano se ha convertido en carne de cañón para la lucha de la OTAN contra Rusia. La democracia estadounidense en Ucrania es una dictadura nazi con represión política por parte de los oligarcas, una guerra civil fratricida y completa censura. La corrupción y el terrorismo de los militantes neonazis se han convertido en la base del Gobierno.

¿Para qué vino Biden? ¿De qué habló en el parlamento tras la reunión con el presidente, el primer ministro y los diputados euro-optimistas? Pese a saber que el Gobierno ucraniano dirige a nuestro pueblo, como zombi, hacia la integración europea, que está en bancarrota y que es odiado por cada vez más ucranianos en todas las regiones del país, Biden insistió en la inviolabilidad del presidente y del primer ministro como idea fundamental e insistió en lo inadmisible de una división en la coalición “europea”. Es decir, que ha tensado aún más la soga alrededor del cuello de la población. Interfiriendo abiertamente en los asuntos internos de Ucrania, Biden exigió la dimisión del Fiscal General Shokin, el cumplimiento completo de las exigencias del FMI y, lo más importante, sobre el problema con Crimea y el acuerdo de Minsk: en realidad, llamó a la lucha abierta contra Rusia. Biden admitió la interferencia estadounidense en los asuntos ucranianos con su historia sobre cómo Yanukovich colgaba el teléfono y que ahora pasa más tiempo comunicándose con Poroshenko que con su propia esposa.

En sus sermones parlamentarios, Joe, Biden, gobernador general de Ucrania, repitió con frecuencia las palabras “han de” a los políticos a los que Estados Unidos había apoyado y aupado al poder por medio de un golpe de Estado. Y nadie en la sala protestó, al contrario, todos los diputados aplaudieron complacientes el discurso de su jefe, especialmente contentos con sus promesas de envenenar a Rusia. Biden no trató de embellecer el futuro de Ucrania y citó el poema “Testamento”, de Taras Shevchenko, “Cuando muera, enterradme…”, con el deseo de que su papel en la tragedia de Ucrania sea recordado por sus “amables palabras tranquilas”.

Puedo declarar: ni los crímenes de los verdugos de la Unión Soviética el 8 de diciembre de 1991, ni los crímenes de la actual élite pro-estadounidense, que ha destrozado a nuestro pueblo y destroza nuestro país, serán olvidados ni perdonados. Y tampoco el siniestro papel de Estados Unidos en todo ello.

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “Halcones estadounidenses en Ucrania

  1. Reblogueó esto en otcmgbcn.

    Me gusta

    Publicado por otcmgbcn | 03/01/2016, 09:22

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: HALCONES ESTADOUNIDENSES EN UCRANIA (por Natalia Vitrenko) | EL BLOG DE CARLOS - 03/01/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 37.923 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,082,916 hits
A %d blogueros les gusta esto: