Entrada actual
Alto el fuego, Bombardeos, Clase obrera, Crisis Humanitaria, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano

Cenizas de una vida pasada

Artículo Original / Fotografías: Denis Grigoryuk

Avenida de Kiev, en el distrito de Kiev (Kievsky) de la ciudad de Donetsk. En la parada, residentes locales esperan al autobús que les lleve al centro de la ciudad, donde la vida continúa. Cruzamos la frontera. A partir de ahí, comienza la zona de exclusión. A cada metro se reduce significativamente el número de personas que se ve a través de las ventanas. Es aquí donde los soldados ucranianos enviaban sus regalos. Paramos junto a la mina de acero. Junto a ella hay una casa, edificios que recibieron impactos directos de la artillería pesada. Están como heridos. Agujeros de heridas mal curadas. Como las cicatrices y cortes en la piel, las esquirlas en las paredes recuerdan que la guerra no se ha marchado, que sigue presente en todas partes y no se ha retirado a una distancia segura de la ciudad.

Oleg Konstantinovich Juravlev acepta amablemente mostrarnos su viejo apartamento. Las cenizas sobre las que nos encontramos fueron una vez el hogar de este pensionista y su anciana madre, que luchó en la Segunda Guerra Mundial. Llevaban cincuenta años viviendo allí. Toda su vida se encontraba allí y se fue en un instante. Vivía en el número 19 de la avenida de Kiev.

28 de agosto de 2014. Donetsk se encontraba bajo el indiscriminado fuego de la artillería del Ejército Ucraniano. La fase activa de la guerra se encontraba en pleno apogeo. Las tropas ucranianas no escatimaban esfuerzos y los proyectiles destruían la infraestructura de la capital de la República Popular de Donetsk. La ciudad ardía. Hasta hacía poco tiempo, Oleg Konstantinovich había mantenido la esperanza de que su casa no se viera afectada, pero a las 7:30 de esa mañana el primer proyectil impactó contra el edificio. Fue un impacto directo contra el piso del vecino del primer portal. El hombre murió en el acto. Sin tiempo para pensar, Oleg se vio obligado a llamar a su familia para que les ayudaran a él y a su madre a escapar de la zona de impacto de la artillería ucraniana. En cuestión de horas, consiguieron evacuar a Oleg Konstantinovich y  a su anciana madre, confinada en cama. Pronto iba a quedar claro que no había sido un error.

“Cinco horas después, llamamos a los vecinos y nos dijeron que había caído una bomba en nuestro piso. Se produjo un incendio. Los bomberos llegaron y lo apagaron en unas horas”, recuerda Oleg. Habían tenido que huir a toda prisa, así que todos sus documentos y objetos de valor se habían quedado en el piso. Tenían la esperanza de volver a por ellos, pero después de lo ocurrido, no quedaba nada a lo que volver. Todo había quedado reducido a cenizas.

Visitamos el piso. Había cenizas bajo nuestros pies. No había sobrevivido nada. Entre los restos de la vida de estas personas, vi que les habían robado todo aquello que estos ancianos habían conseguido a base de trabajar honestamente. Era difícil de distinguir, pero entre los tubos rotos, ladrillos calcinados y un viejo juego de té había un proyectil. No lo habían retirado. Seguía en silencio en el lugar en el que se había cometido un crimen de guerra.

“Fue aterrador. Esta era nuestra vida. Teníamos de todo: documentos, cosas. Se quemó todo. Yo había hecho la reparación. El piso estaba en buenas condiciones. Y ahora no nos queda nada”, dice Oleg Konstantinovich sobre las terribles noticias del incendio que destruyó su vida. “Rusia nos ayuda. Nos trae ayuda humanitaria. Gracias a las autoridades de la República, tuvimos ropa. Nos dieron ropa completamente gratis porque no teníamos nada”. La única esperanza –que no abandona a este pobre hombre- es el programa de reconstrucción de las viviendas destruidas. Ya ha presentado toda la documentación necesaria, ahora espera la resolución.

Si la comisión entiende que el piso no puede ser reparado, habrá viviendas habitables, terminadas al 70-80%, que en su mayor parte son propiedad del Estado. Está previsto que las obras estén concluidas entre 2015-2016. Una vez construidos, las víctimas podrán mudarse a un nuevo edificio en lugar de a su piso quemado. Hasta entonces, ese es el refugio para las víctimas de esta guerra.

La niebla cubría la calle. El clima se parecía al de enero de 2015, cuando todo era extremadamente peligroso. Al salir a la calle se podían escuchar los sonidos de las bombas. “Están atacando Spartak” fue lo primero que me vino a la mente. Esto solo confirma que se está infringiendo la tregua y que lo que se lee en internet es cierto.

En el camino de vuelta, me fijé en que la gente se mantiene inmóvil, que no reacciona ante las explosiones. Simplemente continúan por la avenida de Kiev, se apresuran para llegar al trabajo. Parados en un semáforo, por la ventana escuché una conversación entre dos hombres: “¿Lo has oído? Igual que en invierno”, le decía uno a otro mientras seguía fumando un cigarrillo. “Sí, parece que empieza otra vez”, concluyó el otro.

Y parece que todo vuelve a empezar otra vez…

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

noviembre 2015
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.139 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,094,469 hits
A %d blogueros les gusta esto: