Entrada actual
Detención, Donbass, Elecciones, Enfrentamientos, Kolomoisky, Maidan, Oligarquía, Poroshenko, Ucrania

La batalla política: la detención de Gennady Korban

Días después de las elecciones y a falta todavía de la segunda vuelta en ciudades importantes como Kiev o Dnipropetrovsk, las autoridades ucranianas detuvieron la pasada semana a Gennady Korban, mano derecha de Igor Kolomoisky y una de las principales figuras de UKRP, el partido financiado por el oligarca. Korban ya había sido candidato de UKROP en las elecciones extraordinarias en Chernigov, donde en su momento se denunciaron graves infracciones. Korban fue derrotado por el candidato más cercano al presidente Poroshenko.

CS6PyL9W4AAXCzmArtículo Original: Colonel Cassad

Es evidente que todas las partes han presentado su línea de actuación. Poroshenko y compañía han presentado el caso como algo puramente criminal: Korban y sus cómplices habían creado una banda criminal, traficaban en la zona ATO, robaban dinero previsto para la zona ATO y han participado en otros actos criminales. Kolomoisky y sus secuaces denuncian ahora que se trata de una persecución política porque Poroshenko teme la victoria de Boris Filatov en Dnipropetrovsk y una posible influencia de Kolomoisky [Boris Filatov, también del partido UKROP, es uno de los dos candidatos a la alcaldía de la ciudad, aún pendiente de la segunda vuelta-Ed].

De hecho, todos ellos llevan parte de razón en este caso: desde luego, es un caso político, pero también está basado en actos reales de Korban y compañía, actos de naturaleza criminal ante los que hasta ahora se había mirado para otro lado. Todo es posible si se tiene apoyo dentro de la junta, pero esta se deshace de aquellos a los que no necesita políticamente. Todo ello se produce en la cínicamente llamada “lucha contra los oligarcas”, liderada por uno de los oligarcas más ricos de Ucrania.

Por supuesto, el caso de Korban no va a provocar otro Maidan, no es más que la misma histeria de Svoboda (¿dónde está el nuevo Maidan?), de Mosiychuk (¿cómo va la huelga de hambre?), del Praviy Sektor (¿qué fue la moción de confianza contra las autoridades?), de Lyashko (¿dónde está el Maidan contra el aumento de tarifas?), de los batallones voluntarios (¿qué fue de la idea de marchar sobre Kiev?). Sin apoyo externo, todos estos gritos sobre un nuevo Maidan no son más que la histeria de quienes saben cómo se ha producido el cambio de régimen en Ucrania pero que no poseen las herramientas necesarias para organizar una revolución. Puede que se vean a sí mismos como piezas clave del golpe y del proceso y no como herramientas, pero todo ello es una ilusión que ha exagerado su importancia. Quienes manejan ahora lo que ocurre en Ucrania no están interesados en ningún otro Maidán, por lo que no va a ocurrir nada semejante y cualquier intento se limitará al circo amateur del “campamento de Lyashko” o las payasadas de Automaidan.

La  junta ha solventado la principal tarea: reunir los instrumentos de poder alrededor de Poroshenko y acabar con todos esos grupos que pudieran amenazar su autoridad. Ahora todo es más fácil e incluso es posible actuar abiertamente de forma tan cínica. Es curioso, durante mucho tiempo, en Ucrania reían cuando calificábamos al régimen de junta o dictadura, pero son ahora los patriotas ucranianos los que gritan que Poroshenko ha instalado una dictadura y actúa como lo haría una junta militar, castigando a los buenos patriotas. Aparentemente, no han comprendido nada hasta que lo han sufrido en su propia piel.

Kolomoisky se ha mantenido lo suficientemente prudente en sus declaraciones sobre la detención de Korban, probablemente porque no está preparado para una confrontación pública. La última vez, los americanos lo dejaron todo claro: todo gira alrededor de Poroshenko y quien trate de interferir en su contra sufrirá represalias. Así que parece que Kolomoisky solo planteará leves protestas en público, mientras que la oposición real a Poroshenko seguirá produciéndose en la sombra. Evidentemente, Korban jugará el papel de víctima y de verdadero patriota en busca de un mejor resultado en próximos procesos electorales, cuando la desilusión con el Bloque Poroshenko será aún mayor, lo que fortalecerá a radicales fascistas y dará la posibilidad de regresar al poder a los antiguos regionales. En este proceso, a pesar de haber quedado desacreditado como partido político, UKROP seguirá siendo útil para los intereses económicos de Kolomoisky en Ucrania.

Es previsible que se intente utilizar este caso contra Filatov en Dnipropetrovsk, lo que beneficia tanto a Poroshenko como a Ajmetov. Como es habitual, nadie se preocupa por los “patriotas de Ucrania”, prescindibles en esta lucha entre clanes oligárquicos.

Sorprendentemente, en medio de esta nueva ronda en la guerra entre Poroshenko y Kolomoisky, ha aparecido también información sobre la reanudación del trabajo conjunto entre Poroshenko y Pinchuk y también que Ajmetov se trasladó a Kiev para una ronda de conversaciones.

Es evidente que la visita de Ajmetov está relacionada con los contactos entre el Bloque Poroshenko y el Bloque Opositor [reformado a partir de los restos del Partido de las Regiones tras el golpe de Estado de 2014-Ed], que preparan el guion para una futura reconstrucción de la mayoría parlamentaria en futuras elecciones. Por el momento, es probable que solo se trate de alianzas estratégicas en algunos ayuntamientos, pero ya está claro que la representación de antiguos regionales en el futuro parlamento será mayor. Facilitará el proceso el hecho de que tanto el Bloque Poroshenko como el Bloque Opositor dispongan de antiguos miembros del Partido de las Regiones en sus estructuras. No será complicado encontrar un lenguaje común, ya que ninguno de ellos se preocupa en exceso por la integridad política. Ambos bloques están formados por oportunistas políticos que dependen de diferentes estructuras oligárquicas. Así que el contacto entre los principales patrocinadores de ambos proyectos es inevitable.

Seguirán aumentando las diferencias en la percepción social de lo que está ocurriendo, especialmente para aquellos que creyeron que todo lo ocurrido en Kiev en el invierno de 2014 tenía como objetivo mejorar las vidas de los ucranianos y que pudieran viajar felices por Europa. En la práctica, la naturaleza oligárquica del espectáculo quedará cada vez más clara con la política local, las conspiraciones en la sombra y los cambios de caras siempre dentro del sistema político instalado por Washington en 2014. Cambió entonces quién controlaba Ucrania y el oligarca Ajmetov fue sustituido por el oligarca Poroshenko. En ese proceso, los oligarcas que disfrutaban de su posición antes del golpe cayeron en desgracia, mientras que los demás se beneficiaron. El sistema no ha cambiado. Las lágrimas de  fascistas y liberales al grito de “nosotros luchamos por ello en Maidan” son comprensibles, pero no son importantes: a nadie le importa por qué estaban allí. Fueron utilizados y ahora otros se reparten los beneficios. En este proceso, los cadáveres políticos se han acumulado en la montaña de cadáveres que se ha creado en Donbass. Cada día que pasa es más difícil explicar por qué era necesario hacer todo esto en Ucrania. De ahí los gritos por un nuevo Maidan, ya que el último no fue bueno.

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “La batalla política: la detención de Gennady Korban

  1. De este artículo pasma su crudo análisis y predicciones a futuro. Por Slavyangrad supimos cómo se dio el cambiazo de una oligarquía que contemporizaba con Rusia a la que contemporiza con EEUU, todo con los estandartes del patriotismo y la pobreza; supimos que un oligarca ucraniano puede equipar un batallón, organizar un partido político o maquinar desestabilizaciónes. El principal desgaste al régimen oligárquico están siendo zonas que defienden su identidad cultural -rusa- y social -pueblo trabajador-; y luego apretará la deuda crediticia [la renegociarán airosamente canjeándola por terrenos, recursos y complicidades]. Con vuestro enfoque marxista el interesado tiene cotidianamente claves sólidas del trasfondo ucraniano, donde otros desde la perplejidad nos hablan de un guirigay, o desde la mala fe cuentan una lucha de buenos (Occidente) y malos (¡rusos!). Mi gratitud a Slavyangrad.

    Le gusta a 1 persona

    Publicado por Gotzon | 04/11/2015, 19:22
  2. Yo no le quitaría el ojo a Ahmetov o a alguien de su entorno. Espera pacientemente y no es mal visto ni en Rusia, ni en el Donbass, ni en occidente.

    Me gusta

    Publicado por El Confidente | 08/11/2015, 19:21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

noviembre 2015
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.582 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,113,466 hits
A %d blogueros les gusta esto: