Entrada actual
Euromaidan, Extrema Derecha, Minsk, Parubiy, Política, Política exterior, Rusia, Sanciones, Ucrania, UE

Parubiy en Londres

El 19 de octubre, el Servicio de Prensa de la Rada ucraniana anunciaba la visita del Vicepresidente del Parlamento ucraniano, el conocido ultranacionalista Andriy Parubiy, al Reino Unido. Según comentaría él mismo con posterioridad en las redes sociales, el viaje corre a cargo de los organizadores del desplazamiento en Londres, sin que Parubiy precise no obstante qué institución, pública o privada, se hace cargo de estos gastos.

“Primer día de mi visita al Reino Unido”, dice Paruby en su cuenta de twitter el día 20 de octubre, posando junto a Lord Robertson.

Los contactos políticos de Parubiy en Londres

Aunque la nota del Parlamento ucraniano situaba la visita de trabajo de Parubiy al Reino Unido entre los días 21 y 23, el propio líder del Frente Popular ucraniano colocaba el día 20 en su cuenta de Twitter una foto suya a las puertas del Parlamento de Westminster. A su lado aparece el sucesor de Javier Solana al frente de la Secretaría General de la OTAN, el Lord laborista George Robertson, Barón Robertson of Port Ellen.

El mismo día 20, en su cuenta de Facebook, Parubiy precisa su agenda de ese día. Confirma que en su primer día de trabajo se reúne con Lord Robertson al que define como “un viejo y sincero amigo de Ucrania”. En otras de las reuniones mantenidas ese día, es recibido por el líder de la oposición en el Parlamento, el laborista Chris Bryant, el también laborista Stephen Pound y un representante del Partido Nacional Escocés, el diputado Stephen Gethins.

El parlamentario Kawczynski y Parubiy

El parlamentario Kawczynski y Parubiy

Los contactos de Parubiy también llegan a miembros del partido conservador en el poder. El día 22, el miembro del Parlamento por los tories, Daniel Kawczynski, publica en Twitter una foto saludando al nacionalista ucraniano. Según el diputado tory, en la reunión probablemente celebrada el día anterior, habrían hablado de temas relativos a asuntos internacionales y a los “vínculos de negocio en Shrewsbury”, el área por el que Kawczynski resultó elegido.

Parubiy tenía sin embargo otros contactos políticos previstos. Así lo adelantaba el Gabinete de Prensa de la Rada al hablar de sus principales objetivos de trabajo en el Reino Unido. En la lista de personas con las que Parubiy iba a reunirse aparecían David Lidington, ministro para Europa en el Foreign Office, John Whittingdale, Secretario de Estado para Cultura, medios de comunicación y Deporte, y Gerald Howarth.

Howarth es el Presidente de un grupo multipartido del Parlamento británico, conformado para impulsar las relaciones entre el Reino Unido y Ucrania, el British-Ukraine All Party Parliamentary Group. A fecha de 30 de julio de 2015 formaban parte de este grupo parlamentario dos conservadores, su propio Presidente, Howarth, y Lord Risby, principal responsable de una organización no gubernamental para impulsar esos mismos objetivos de cooperación entre el Reino Unido y Ucrania, la British Ukrainian Society (BUS). Tres laboristas, uno de ellos Stephen Pound, completaban el equipo del grupo.

El hoy ministro conservador, John Whittingdale, también fue en algún momento secretario del grupo parlamentario. Es además en la actualidad Patrón de otra organización de apoyo a Ucrania, Global Friends of Ukraine.

Dos de esos nombres nos remiten al 29 de enero de 2014, cuando cuatro parlamentarios británicos acompañaron a activistas ucranianos ante las oficinas del Primer Ministro Cameron para entregar una petición en la que se exigían sanciones contra el régimen del entonces presidente  Yanukovich y el apoyo al pueblo ucraniano en su lucha contra la violación de los derechos humanos. Dos de los cuatro parlamentarios eran Pound y Whittingdale. Un tercero, el laborista Jim Dowd, era entonces también miembro del grupo parlamentario pro-ucranianino.

Fuentes ucranianas pro-Maidan vinculaban entonces a este grupo de parlamentarios con el oligarca ucraniano Dmytro Firtash, a quien se considera clave en el acceso de Petro Poroshenko a la actual Presidencia de Ucrania.

Foto en el Blog de Darya Malyutina. Whittingdale hablando por el megáfono, a su derecha, Stephen Pound. 29 de enero de 2014, Londres.

Foto en el Blog de Darya Malyutina. Whittingdale hablando por el megáfono, a su derecha, Stephen Pound. 29 de enero de 2014, Londres.

Lord Robertson, por su parte, es miembro del Cohen Group. Entre los múltiples elementos de conexión del grupo con Ucrania destaca la relación de su máximo dirigente, William Cohen, con Nicholas Krawciw, veterano de Vietnam y clave en la primera fase de colaboración militar entre Estados Unidos y Ucrania durante la presidencia de Leonid Kuchma. En un artículo del 8 de mayo de 2014, Nicholas Burns, otro miembro del grupo, aprovechaba los sucesos de Odessa, que vinculaba a la campaña de Putin contra Ucrania, para pedir el decidido compromiso de Estados Unidos con Ucrania. La línea dura ha sido un rasgo de Burns, como refleja también su defensa de la política de sanciones en febrero de 2015, apenas unos días después de firmarse los acuerdos de Minsk. Antiguo embajador estadounidense ante la OTAN, Burns es también miembro del Comité Ejecutivo del Atlantic Council.

Los contactos de Parubiy con el nacionalista escocés Gethins y el tory Kawczynski se relacionan, por su parte, con su pertenencia al Comité para Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes. Se trata por tanto de personas claramente vinculadas a la toma de decisiones en materia internacional en el contexto del Parlamento británico. El acercamiento a Chris Bryant se vincula, por su parte, a su decisivo papel como representante máximo de la oposición laborista en los Comunes.

Un mensaje institucional de Parubiy en la web de la Rada ucraniana precisa el contenido de estos contactos políticos en Londres. Con el ministro Lidington trata el tema de las sanciones y las distintas cuestiones relacionadas con la soberanía e integridad territorial de Ucrania. La reunión con Whittingdale se centra, por su parte, en conseguir el apoyo británico a Oleh Sentsov y a los ucranianos detenidos, ilegalmente según Parubiy, en Rusia. Otro tema en esas conversaciones habría sido lo que define como “violación de los derechos y libertades por parte de las autoridades de ocupación en Crimea”. Con Howarth y el diputado conservador Kawczynski, finalmente, Parubiy dice haber tratado el apoyo a las minorías, donde habría hecho hincapié “en la inadmisibilidad de la persecución de los tártaros de Crimea”.

A tenor de la información disponible, es probable que el principal objetivo de los contactos políticos de Parubiy con los políticos británicos se haya centrado en el mantenimiento de la estrategia de sanciones a largo plazo contra Rusia. En sus contactos con los laboristas Bryant y Pound, así como con el nacionalista escocés Gethins, todos le habrían asegurado a Parubiy su apoyo a la continuación de esta política de castigo económico contra Rusia. El apoyo de los tories, como es obvio, parece fuera de toda duda. Sin embargo, el contacto con Kawczynski, acusado de blando por su postura favorable a la flexibilización de las sanciones por muchos propagandistas de la nueva Ucrania, tendría el objetivo de prevenir cualquier disensión.

En declaraciones recogidas el día 19 por newsru.ua, Parubiy mostraba antes de su visita a Londres su convencimiento de que “los planes agresivos de Putin en Ucrania” no eran cosa del pasado y, aunque la realidad sugiera lo contrario, hablaba de evidencias de que Rusia se preparaba para una posible nueva acción ofensiva. Ante la nueva posición táctica que percibía en el Kremlin, señalaba la necesidad de centrar la estrategia ucraniana en la retirada de las tropas del Donbass para lo que las sanciones resultaban decisivas. “Sabemos que el 1 de enero expira el efecto de las sanciones y para Ucrania es esencial que las sanciones sean extendidas”. El régimen de Kiev pretende que Occidente mantenga su política de castigo económico mientras Ucrania no recupere, no sólo el Donbass, sino la propia Crimea rusa. Quiere además que estas sanciones se intensifiquen si se celebran elecciones en el Donbass o si no se produce la retirada de las miles de tropas que Ucrania alega que Rusia mantiene en el  territorio.

Parubiy parece sentirse seguro de lo conseguido en este punto en Londres. No pasa ni un día antes de que publicar su mensaje del día 24 en la web de la Rada. En él sugiere haber acordado con David Lidington que las sanciones contra Rusia se mantengan hasta que termine la ocupación rusa de Crimea. Falta conocer qué parte se corresponde con la realidad y cuál con la interpretación de Parubiy según sus deseos.

Una parte fundamental de este posicionamiento de Parubiy, y de los demás dirigentes ucranianos, es contraria al marco político de Minsk II en el que las sanciones europeas aparecen muy vinculadas al conflicto del Donbass. Pero, no en vano, el vicepresidente de la Rada representa al ala más radical y ultraderechista del nacionalismo ucraniano que determina, en última instancia, el rumbo de la política de Kiev. Y ésta se caracteriza por una radical oposición al cumplimiento de la parte de los acuerdos que le corresponde a Ucrania. En una entrevista difundida en la web de Samoorobona, y realizada por un periodista apodado INSIDER, Parubiy lo pone de manifiesto al señalar que la posición de Poroshenko es incumplir los acuerdos de París en su elemento más central: la nueva ley electoral especial acordada. Ucrania sólo tiene intención de aprobarla después “de la retirada de las tropas rusas y el desarme de los militantes”, afirma Parubiy contradiciendo lo acordado tras las negociaciones de París.

No se trata del único ámbito de oposición esencial a los acuerdos de Minsk. Tanto en la entrevista con INSIDER, como en ocasiones anteriores, comentadas por uapress.info, Parubiy se manifiesta igualmente en contra de la amnistía prevista en Minsk II para los combatientes rebeldes del Donbass.

En sus respuestas a INSIDER, Parubiy deja claro que el régimen de Kiev sólo pretende ganar tiempo con los acuerdos Minsk y los alcanzados en las últimas conversaciones de París. La política de sanciones pretende debilitar a Rusia para que acabe desentendiéndose del Donbass de la misma forma en que Milosevic lo hizo, según su punto de vista, con la Krajina. Porque la suerte desgraciada de esa población es el escenario al que aspira llegar el ultraderechista ucraniano. En referencia a los acuerdo de París, Paruby dice encontrarse a gusto con “el tiempo de reserva conseguido. Para Ucrania, ese margen es importante. He citado a menudo el ejemplo de Croacia: durante cuatro años se prepararon para un momento victorioso cuando su ejército tuvo una relación de 5 a 1 sobre los militantes, y las sanciones limitaron tanto a Milosevic que durante la ‘Operación Storm’ ningún soldado yugoslavo llegó a cruzar la frontera para ayudar a los rebeldes”. Y señala a continuación que ese margen de tiempo ganado ha dado a Ucrania “la oportunidad de reforzar a su ejército y ganar el apoyo de la comunidad internacional”. Parubiy no ha sido el único en referirse a la actuación croata contra la Krajina serbia. Meses antes de que lo hiciera Euromaidan en su web, Wesley Clark también había planteado la preparación del ejército croata  como modelo para la formación del ejército ucraniano.

Paruby, satisfecho de sí mismo, llega al acto del RUSI.

Paruby, satisfecho de sí mismo, llega al acto del RUSI.

La agenda social de Parubiy en el Reino Unido

Como suele ser habitual en sus desplazamientos, Parubiy dedica parte de su tiempo al contacto con sectores de la sociedad civil que apoyan a Ucrania y con la propia diáspora ucraniana. El día 23 lo dedica Parubiy a este tipo de actos sociales que suelen acompañar a sus visitas.

Por la mañana, participa en un acto convocado por el Royal United Services Institute (RUSI), un Instituto cuya Presidencia de Honor corresponde a la Reina de Inglaterra. Según la convocatoria del acto, el objetivo de la intervención es debatir la experiencia de Ucrania en hacer frente “a las acciones separatistas y rusas”, con especial referencia “al papel de las formas de guerra híbrida“.

A la llegada de Parubiy, un pequeño piquete de la organización Solidaridad con la Resistencia Antifascista en Ucrania (SOLIDARITY with the Anti-fascist Resistance in Ukraine, SARU) le está esperando en la sede de la RUSI en Whitehall 61.

El SARU, que previamente había pedido al Gobierno británico que prohibiera la entrada de Parubiy al país, había pedido explicaciones al RUSI respecto a Parubiy. En el Morning Star, Alex Gordon recoge la respuesta que RUSI, a cuyos miembros define como “segurócratas”, dirige a la SARU. Según la Directora de proyectos y eventos de la entidad, Sabrina Downey, la situación en Ucrania “es una preocupación fundamental para la seguridad del Reino Unido, y el Sr. Parubiy ha sido un participante importante en las transiciones recientes allí”. Sostiene además que “RUSI ha considerado las actividades políticas pasadas y presentes del ponente y ha decidido que ninguna incumple las estrictas pruebas de calificación aplicadas por el instituto“. El pasado de Parubiy está ligado a diferentes movimientos de la extrema derecha nacionalista ucraniana.

Algunos miembros y organizaciones de la comunidad judía en el Reino Unido se unen a las muestras de preocupación por la visita de Parubiy. En el Jewish Chronicle Online, Sandy Rashty profundiza en una parte algo sorprendente de la respuesta de Downey en la que se señala que “Mientras el Instituto se negará a convertirse en plataforma para personas que abiertamente abogan  por la violencia o cualquier otra acción que se considere ilegal bajo la ley, ya sea nacional o internacional, en el espíritu de un debate libre Rusi a menudo acoge a personas y organizaciones cuyos puntos de vista algunos pueden encontrar cuestionables”.

SARU también está presente en la protesta pública contra la intervención de Parubiy a las 18.30 ante el Centro Cultural de Ucrania en Holland Park Avenue 154 Allí Parubiy habla el mismo día 23 ante la comunidad nacionalista ucraniana del Reino Unido. El organizador del acto es la Asociación de Ucranianos en Gran Bretaña, la AUGB (Association of Ukrainians in Great Britain).

Aunque los opositores del SARU no fueron muy numerosos, tampoco el acto con Parubiy resultó masivo, con algo menos de un centenar de personas participantes, algunas de ellas no demasiado predispuestas a su favor. Como revela un vídeo publicado por Gazeta.ua, en medio del acto una de ellas le acusó de mantenerse en silencio ante el aumento del número de prisioneros, señalando que, según sus fuentes, hoy habría más personas en la cárcel [se sobreentiende que nacionalistas] que durante la época de Yanukovich. Después de recoger algunos aplausos entre la audiencia, la pregunta directamente a Parubiy: “¿Cómo te atreves a decir “nosotros” cuando les han sentado a ellos [en el banquillo]?”. Denuncia después las condiciones de los presos, destrozados según ella por su paso por los batallones voluntarios, sin evidencias, sin derecho a reunión y con fiscales cambiando continuamente.

Los activistas opuestos a Parubiy desplegaron varios carteles escritos a mano con eslóganes significativos como: “Vinimos para vencer a Poroshenko, Yatseniuk, Avakov” y “¿Quién disparó a la Centuria Celestial?”.

Parubiy durante su intervención ante la AUGB. Foto de Oksana Garasin en Gazeta.ua

Parubiy durante su intervención ante la AUGB. Foto de Oksana Garasin en Gazeta.ua

Es en este ambiente en el que durante su intervención, además de acusar a Rusia de desafiar “al conjunto del sistema de seguridad”, Parubiy realiza un elogio de los voluntarios y de su lucha por Ucrania y Europa. Según dnr-news y uanews, recogiendo las palabras del vicepresidente de la Rada, estos voluntarios, tanto en Maidán como en el frente, “murieron con la bandera de la UE en sus manos, porque sabemos que protegemos no sólo Ucrania, estamos defendiendo al mundo civilizado“. “Vemos este frente no sólo ucraniano, sino también como europeo“, agregó.

Pero no todos los voluntarios que murieron en Maidan o en el frente oriental lo hicieron por y para Ucrania. Murieron por las ambiciones y el fanatismo de ultranacionalistas como Andriy Paruby y por el apoyo que les prestan algunos políticos occidentales. Es el mensaje que nadie escuchará ni recordará en la euroescéptica y pro-ucraniana sociedad política de Gran Bretaña.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.672 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,133,338 hits
A %d blogueros les gusta esto: