Entrada actual
Desaparición, Detención, Donbass, Donetsk, DPR, Intercambio prisioneros, LPR, Minsk, Presos Políticos, Prisioneros de guerra, Ucrania

“El intercambio de prisioneros “todos por todos” es imposible”

pow1

El intercambio y liberación de todos los prisioneros de guerra es uno de los puntos importantes de los acuerdos de paz firmados por las Repúblicas Populares de Donetsk y de Lugansk y Ucrania. Las dificultades para realizar estos intercambios se hicieron evidentes desde los primeros intentos en el otoño de 2014. En aquel momento, incluso la prensa occidental, principalmente The New York Times, informaba de que mientras las milicias entregaban a Ucrania soldados capturados durante la batalla, Ucrania entregaba civiles que jamás habían pasado por el frente. Desde entonces, además de milicianos capturados, Kiev ha entregado a Donetsk y Lugansk presos políticos, periodistas detenidos sin motivo o incluso a supervivientes de la masacre del 2 de mayo de 2014 en Odessa. Un año después de la firma de los primeros acuerdos, persisten las dificultades para realizar los intercambios de prisioneros. A ello se ha referido esta semana Daria Morozova, defensora del pueblo de la RDP y encargada de gestionar esos intercambios.

* * *

Entrevista Original: Ilia Urzhumov / Ukraina.ru

Acaba de regresar de Minsk, donde se ha celebrado una nueva ronda de conversaciones sobre la solución a la crisis de Donbass. ¿Se ha hablado del intercambio de prisioneros? ¿Se ha producido algún avance?

El proceso de negociación continúa. Pero, por desgracia, es demasiado pronto para hablar de si hemos avanzado o no.

Según el sexto punto de los acuerdos de Minsk, el intercambio de prisioneros debe producirse según el principio de “todos por todos”. ¿Ha cambiado esa fórmula y qué significa ese cambio?

El intercambio todos por todos es imposible. En el texto de los acuerdos se afirma que es necesario “asegurar la liberación e intercambio de todos los rehenes y personas detenidas ilegalmente según el principio de todos por todos”. Pero hasta que la Verkhovna Rada apruebe una ley de amnistía, no podemos hacerlo porque la parte ucraniana no considera que hayan sido detenidos ilegalmente [los milicianos que tiene en su custodia-Ed].

Eso implica que no hay voluntad política para resolver el problema.

Absolutamente cierto. Lo que necesitamos es voluntad política: es necesario aprobar una nueva ley de amnistía en la que aparezca una serie de artículos con los que la mayor parte de la gente en Ucrania está de acuerdo. Pero nadie en la Rada está interesado en aprobar estas leyes, en parte porque no tiene ninguna relación con lo que ocurre en Donbass. Hay que discutir si  debe ser una amnistía caso por caso o general, pero en cualquier caso, la amnistía es necesaria.

La semana pasada, Kiev impidió un intercambio que llevaba tiempo planeado cerca de Lugansk según la fórmula “10 por 6”. ¿Qué pasó?

La parte ucraniana estaba mintiendo, no iba a entregar a nuestros chicos. También están intentando presionar a los representantes de la RPD: entregaron teléfonos móviles a los prisioneros que están en Kramatorsk para que pudieran llamar a sus familiares y para que nos llamaran a nosotros. El lado ucraniano intenta tensar la situación en el proceso de intercambio.

¿Por qué los intercambios son desiguales, por ejemplo “10 por 6”?

En primer lugar, porque Ucrania da a entender que tenemos muchos más prisioneros de los que en realidad tenemos. En segundo lugar, nosotros les entregamos soldados y ellos nos entregan civiles  y prisioneros políticos. Esa es una gran diferencia.

Para que lo comprendan mejor, si tenemos en cuenta, por ejemplo, la lista para el último intercambio “10 por 6”, de esos diez, cuatro de ellos tenían que ser puestos en libertad según la decisión de los tribunales de Ucrania, que los había declarado inocentes. Es decir, sus abogados habían probado su inocencia y quedaron libres. Y cuando salían de la sala, se acercó un coche, un Gazelle sin matrícula, se entiende que del SBU, les pusieron una bolsa en la cabeza y se los llevaron con rumbo desconocido.

Ayer contactó conmigo una mujer que se ha encontrado en una situación así desde hace tres meses: se llevaron a su hijo a algún lugar desconocido. Presentó una petición: no ha recibido respuesta. Y por lo que me cuentan, solo llamó a su madre por primera vez en tres meses cuando estaba en la cárcel y entregaron teléfonos móviles.  La madre se enteró así de que estaba vivo. Resulta que ha pasado por todo un proceso legal y con ayuda de su abogado ha podido probar su inocencia.

Mientras tanto, el SBU disfruta de la situación, detiene y encarcela a estas personas en lugares desconocidos: en sótanos, en lugares especiales.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: El acuerdo de Minsk un año después | SLAVYANGRAD.es - 12/02/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.565 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,122,309 hits
A %d blogueros les gusta esto: