Entrada actual
Análisis político, Corrupción, Economía, Euromaidan, Política, Poroshenko, Ucrania, Yatseniuk

Un cuarto de siglo de la Ucrania independiente

Artículo Original: Ruslan Vesnyanko / EurAsia Daily

cf9dddf7783155f1d02117463300d701En 1991, la nueva Ucrania independiente era una nación desarrollada, de gran potencial económico y con una alta calidad de vida. Tenía una potente industria militar que disponía de armas nucleares, la tierra negra más fértil y una población educada. 24 años después, todo se ha destruido. Los diferentes presidentes y maidanes han echado a perder una inmensa riqueza y han condenado al país a la pobreza y a la corrupción.

Periódicamente, parte de la clase política argumenta que Ucrania necesita un cambio, pero un simple cambio no va a restaurar algo que ha ido perdiéndose durante décadas. El sistema de gobierno ucraniano ha creado un círculo vicioso: permite a aquellos en el poder mentir, robar y utilizar el dinero robado para comprar votos y recuperar el poder para seguir robando.

La lucha contra la economía sumergida: una batalla perdida

En las dos últimas décadas, las autoridades ucranianas han empujado a gran parte de los productores a la sombra. A consecuencia de ello, según los expertos, alrededor de dos tercios de las empresas nacionales manejan dinero negro o gris.

No hace falta ser un experto para comprender que, en un país en el que domina la economía sumergida, los ingresos derivados de los impuestos se reducen constantemente. Esto supone un menor presupuesto para lo público (que incluye médicos, profesores, bomberos, policía, trabajadores sociales, científicos y otros), la congelación de las pensiones, salarios y prestaciones sociales y hace imposible construir guarderías, colegios y hospitales o reparar carreteras y puentes.

En otras palabras, sin impuestos no hay Estado. Y el gran problema de Ucrania es una legislación deficiente en temas de impuestos, que cada Gobierno siente el deber de revisar, introduciendo un mínimo de diez o doce enmiendas. Pero las “nuevas reglas de juego” siguen empeorando la situación y las empresas se adentran cada vez más en la sombra. El propio Yatseniuk ya ha admitido que ha perdido dos batallas contra la economía sumergida. Ahora ha declarado públicamente que se prepara para la tercera y que reducirá el impuesto social (cantidad que el empresario paga por el empleado que recibe un salario), pero los expertos no esperan que ayude.

De hecho, la experiencia demuestra que, una vez que el Gobierno realiza concesiones por una parte, aprieta las tuercas por otra. Es normal que la mayoría de ucranianos se hayan hecho inmunes a las promesas de los gobiernos. No creen en las reformas en general y en la reducción de la presión fiscal en particular y afirman que, además de promesas, estarían bien los hechos.

La caída de la moneda

Pocos recuerdan que, en el momento de su nacimiento en 1996, el cambio de la grivna era de 1,76 por dólar. Ni siquiera notamos la devaluación a 5 grivnas por dólar, pero todos recuerdan la bajada de finales de 2008 hasta las 8 grivnas por dólar. Pero lo ocurrido con la divisa nacional en los últimos seis años es algo para lo que el mercado de divisas ni siquiera tiene un nombre. Pese a los esfuerzos del Banco Central de Ucrania (NBU), la grivna se ha devaluado un 250% y, durante unos pocos días de febrero de 2015, los “papeles verdes de los presidentes americanos” costaban 40 grivnas.

Entonces se produjo la histeria en el país. Algunos tomaban calmantes y los mismos foros de expertos de siempre culpaban a las autoridades del NBU por su estupidez e incompetencia. Mientras tanto, quienes se dedican al cambio de divisas ganaron millones y no pocos de los que hablaban de la estupidez del regulador lo hacían sin conocimiento. Después de todo, la previsión sobre qué pasaría con la moneda al día siguiente en estos tiempos de pánico es muy cara.

Según la legislación ucraniana, la función principal del NBU es garantizar la estabilidad de la moneda nacional. El regulador ha fracasado catastróficamente en su misión, pero por el momento nadie ha tenido que asumir responsabilidades por ello.

El aumento sin precedentes de los precios y tarifas

Los ucranianos son gente paciente, pero parece que cada gobierno siente la necesidad de poner a prueba esa paciencia. Durante veinte años, nos hemos acostumbrado a que los precios aumenten constantemente, pero la inflación interanual actual supera el 60%. Es demasiado.

En realidad, los precios reales son los que atemorizan: la sensación es que, cuando menos, se han duplicado. Los precios de las facturas se han convertido en un gran shock para todo el país: ¿dónde se ha visto que el precio del gas se multiplique por seis?

Yatseniuk está sordo ante las quejas y afirma que el precio está justificado. Pero las tarifas de servicios no solo deben ser viables, sino que también deben ser transparentes y justas, para lo que el Gobierno no encuentra respuesta alguna. El déficit de Naftogaz puede reducirse de otras formas: robando menos, acabando con el monopolio del mercado o, por ejemplo, introduciendo tecnologías para ahorrar energía. Pero aumentar los precios resultó ser más sencillo, más rápido y más beneficioso para las autoridades.

Salarios y pensiones: bajo el umbral de la pobreza

Las prestaciones sociales no han aumentado desde finales de 2013 aunque la moneda nacional se ha devaluado. Esto ha llevado a que la pensión mínima en Ucrania ascienda a 41$ (949 UAH) y el salario mínimo, a 53$ (1218UAH) al mes. Según los datos de Naciones Unidas, el umbral de la pobreza está en 5$ al día o 150$ al mes.

Ahora, Yatseniuk anuncia a los cuatro vientos el próximo aumento de pensiones y prestaciones sociales a partir del 1 de diciembre. Su espíritu es que “no tenemos dinero, pero intentaremos buscarlo”. Un “héroe de nuestros días”. Pero parece haber olvidado que ese aumento estaba previsto por el presupuesto de su propio Gobierno. Pero el aumento del salario mínimo en 7$ y de las pensiones en 5$ en los próximos dos años es un aumento minúsculo del que debería avergonzarse. Especialmente si se tiene en cuenta la inflación en este tiempo.

Otro gran record es el de la deuda de las empresas con sus empleados, que a 1 de julio de 2015 se acercaba a la astronómica cifra de 2.000 millones de dólares. En realidad, el volumen de la deuda es mayor, ya que Goskomstat decidió revisar de forma retroactiva los datos de la primavera. Oficialmente,  la revisión de esos datos ha reducido la deuda en 1.320 millones de dólares. Y ahora, las deudas en forma de salarios se acercan otra vez a esas figuras.

La corrupción en todos los sectores

La corrupción es como un cáncer para todo el país: durante prácticamente un cuarto de siglo, el cáncer se ha extendido a todas las esferas. Según Transparency Internacional, nuestro país se instala más cerca de la cola de la lista: a finales del año pasado, con 26 puntos, Ucrania se encontraba en el puesto 142 de una lista de 175 países, por detrás de prácticamente 150 países, incluyendo Georgia, Moldavia, Bielorrusia, Rusia o Kazajistán.

Así que no es sorprendente que cada Gobierno, nada más llegar al poder, anuncie bien alto su batalla decisiva contra la corrupción. Uno de los miembros del Bloque de Petro Poroshenko, Sergey Kaplin, llegó a proponer la pena de muerte para delitos de corrupción.

Sin embargo, los expertos afirman que no hay nada racional en ese tipo de sentencias, ya que para acabar con la corrupción no son necesarias medidas punitivas sino preventivas. Sugieren reducir el número de funcionarios públicos y aumentar los salarios de los que se mantengan, para darles algo que perder.

Medidas simples y el control total de la sociedad ayudarían a reducir significativamente la corrupción y a proteger a la población de la tiranía burocrática. Pero esto no sucederá. De hecho, el principal objetivo no es combatir la corrupción, sino declarar la “ofensiva decisiva” y, si es posible, hacerlo haciendo el mayor ruido posible.

Anuncios

Comentarios

Un comentario en “Un cuarto de siglo de la Ucrania independiente

  1. Ucrania en la actualidad presenta todos los síntomas de un estado fallido. ¿ Cuánto durará su agonía ?. Sólo los ucranianos lo saben, ¡ o no !. Pero que conste que el peor síntoma de todos es haber caído en las garras del tío Sam. ¡ Ya no os salva ni Perry Mason !, os necrosará desde el alma a la voluntad, y la única salida para muchos de vuestros ciudadanos será la misma que para los de otras naciones que cayeron en la misma tesitura…: ¡ EL ÉXODO !.

    Me gusta

    Publicado por ahiur | 04/09/2015, 07:58

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

septiembre 2015
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 37.923 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,082,916 hits
A %d blogueros les gusta esto: