Entrada actual
Bombardeos, Clase obrera, Dnepr-1, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Kolomoisky, Praviy Sector, Yarosh

La vida bajo tierra

Reportaje Original en euskera: Ibai Trebiño para Berria

Fotografía de MIKEL ARREGI. Niños de la familia Volonov en un refugio

Fotografía de MIKEL ARREGI. Niños de la familia Volonov en un refugio

Se suele decir que nadie gana en la guerra y es evidente que la peor parte de la guerra la sufren los civiles. De hecho, el reflejo más claro de la guerra que se da en la región de Donbass lo muestra la situación que sufre la población civil. Según datos de Naciones Unidas, el ataque iniciado el pasado mayo por el Gobierno de Kiev ha causado prácticamente un millón de refugiados, el mayor movimiento de población en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. En todos los conflictos se dan historias de civiles perjudicados por la guerra, invisibles para el gran público.

Desde que el Gobierno ucraniano inició su operación antiterrorista han muerto cientos de civiles en la ciudad de Donetsk. Muchos otros se han visto obligados a abandonar sus casas y a iniciar una nueva vida escondidos. El distrito de Petrovsky se encuentra en la parte occidental de Donetsk. Al ver los edificios destruidos en los últimos meses por los bombardeos ucranianos, es fácil comprender la masacre que se ha vivido en el barrio. Poca gente camina por las calles y el barrio ha perdido su vida anterior. La crudeza de la guerra ha causado “un nuevo estilo de vida” en este barrio: para quienes no tienen forma de huir de la guerra ha surgido la posibilidad de vivir bajo tierra. Esta es la única opción para muchos civiles, el único refugio que han encontrado para huir de las bombas.

Ocho meses en un búnker

Desde hace ocho meses, la guerra ha condenado a la familia Volonov a vivir bajo tierra en una sala de 100 metros cuadrados y con humedad que comparten con más gente. Ahí la familia se siente “segura”, dice Iliana, la cabeza de familia. En el sótano han encontrado la seguridad que no tenían en la calle y la vida o las compras que hacían fuera hacen ahora en tiendas cercanas. “Hace un par de meses salí a la calle y en el poco tiempo que estuve allí me pilló un ataque del ejército ucraniano”, dice Iliana.

El barrio de Petrovsky ha pasado muchos meses bajo el fuego ucraniano. La familia Volonov no encontró más alternativa que abandonar su casa: “nuestra casa no tiene grandes daños, pero todas los edificios de alrededor estaban destrozados. Por el miedo, decidimos huir y venir a este refugio”.

Según Iliana, “la guerra es una lotería” y salir a la calle puede llegar a ser muy peligroso. Antes de la guerra, Iliana trabajaba en un restaurante, pero dejó su trabajo para cuidar a sus hijos cuando empezó la guerra. “Ahora ya ves cómo vivimos”, dice afligida: “El Gobierno de Donetsk nos da la poca ayuda económica que recibimos”.

Toda la familia de Iliana vive en un mismo búnker: Dima (8), Raja (9) y sus sobrinos Pasha (4) y Ulima (2) con su madre. Esos niños son los que dan un toque de alegría a este lugar triste y oscuro. “Los niños están contentos aquí”, dice la madre, “aunque no entienden mucho sobre la situación”. Aun así, cuando se juntan con otros niños, todos juegan juntos: “se sienten como en casa o como de campamentos”, dice Iliana. Los niños viven alejados de la realidad más cruda de la guerra. Como muchos otros niños, también hay algún tanque de juguete entre sus cosas.

Al preguntar por la familia, Iliana admite que se nota la ausencia de su marido. Dejó a la familia y se sumó a las milicias “porque sentía el deber de defender a su pueblo”. La mujer deja claro que apoya la decisión de su marido. “Nosotros estamos a favor de las milicias populares, nos sentimos parte de ellas. Nuestra admiración y apoyo a los héroes que nos están defendiendo”, afirma orgullosa.

En busca de culpables

Al mencionar a las milicias, Iliana se lanza a hablar de política. Como todos, Iliana también tiene sus quejas y siente la necesidad de hablar sobre el conflicto político de Ucrania. “Los americanos han causado nuestra situación”, dice esta nativa de Donetsk. La madre de Iliana también se ha unido a la conversación, enfadada: “Las autoridades de Kiev e Ihor Kolomoisky están luchando entre ellas ahora. No nos dará ninguna pena si Kolomoisky cae en la guerra, porque es un asesino”.

La familia Volonov tiene claro quién está bombardeando su casa y su barrio: “Kolomoisky tienen la culpa de nuestra situación; no se lo perdonaremos”. Tienen claro los grupos de extrema derecha Dniper-1 y los batallones del Praviy Sector liderados por el diputado Dmitro Yarosh son los que han bombardeado el barrio de Petrovsky. Las fuerzas paramilitares financiadas por el oligarca ucraniano Ihor Kolomoisky solían atacar desde sus posiciones a escasos tres kilómetros y medio.

Iliana admite que está deseando que la guerra acabe, está cansada de esta vida. Se ve a sí misma como una víctima de la guerra que han causado otros: “No podemos comprender por qué nos está pasando esto a nosotros”. Para acabar el encuentro, Iliana quiere aprovechar la poco común presencia de periodistas occidentales. “Me gustaría enviarle un mensaje al presidente ucraniano: le deseamos que se encuentre en la misma situación en la que estamos nosotros ahora”.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.671 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,134,220 hits
A %d blogueros les gusta esto: