Entrada actual
Análisis, Economía, Historia, Historia reciente, Maidan, Política, Protestas, Putin, Rusia, Ucrania

Ucrania sigue soñando

Artículo original de Platon Besedin: Ukraina.ru

kiev ballMuchas veces escucho que Ucrania debería estar sola durante una temporada, independiente y aislada, que los patriotas de verdad estén a la altura y acabar con la dependencia de Rusia y la fascinación con Occidente. Esto se conoce como el camino especial de Ucrania. Muchos hablan de esta manera, tanto en la prensa como en el día a día. No somos esclavos, dicen. Y esto aparece entre constante triunfalismo con respecto a la integración europea, lo bueno que todo será en la Unión Europea y lo ansiosos que todos están allí esperando a Ucrania.

De hecho, la división del país comenzó durante la presidencia de Viktor Yanukovich, instigada por sus renegados amigos del alma, cuando el expresidente decidió apuntarse al humo de Europa. Las cosas no salieron bien: Bruselas ofreció esclavitud, Kiev se quedó paralizado y algunos sectores de la población y del mundo entero encontraron una razón para acabar con el viejo Gobierno.

Algo después, en la nueva, pura e incorruptible Ucrania post-Maidan, Arsenyi Yatseniuk tampoco aceptó los términos de esos acuerdos. En cuanto a Poroshenko, que aparentemente está preparado para todo, recibió la orden de esperar. El tren de Ucrania se había parado en una estación en el medio de la nada. Pero aún quedaba alguna esperanza de que Bruselas se hiciera cargo. El contexto histórico, un aspecto tan importante para Marx, es, en efecto, muy importante. Gran parte de la historia de Ucrania (algunos dicen que toda la historia de Ucrania) sucede en una interminable sucesión de dependencias: en Rzeczpospolita, Rusia, Polonia, Austria-Hungría o Alemania. Ahora hablan de convertirse en vasallos de los maestros de las barras y estrellas. Por supuesto, hay un gran deseo de deshacerse del yugo, ¿pero a qué precio? ¿Habrá alguien que garantice la libertad sin exigir nada a cambio?

¿Qué hay de nuevo? Los ucranianos han tenido numerosas experiencias similares. En realidad, los actuales héroes ucranianos, esos con banderas rojas y negras con retratos de Bandera, colaboraron con la Alemania Nazi en su intento de librarse del yugo soviético. Es cierto que supuestamente lo hicieron para luchar por su independencia, pero eso es como tratar el alcoholismo con heroína.

La historia se repite, primer como tragedia y después como farsa. Como entonces, lo más importante ahora es romper todo lazo con Rusia a cualquier precio, porque es un obstáculo en el camino y porque la odiamos. Como me dijo recientemente un colega ucraniano: “Odio el tricolor ruso y todo lo ruso por principio”.

Rusia es el enemigo. Putin es el enviado del diablo. Y no exagero. Las seis letras del diablo PTN PNH [en ucraniano], están en todas partes: en pasaportes, en papeles, en libros o en el sistema público de transporte. ¿Qué es esto si no psicosis? Es la cima de la histeria anti-rusa que ha acompañado a Ucrania durante siglos bajo la influencia de factores internos y externos. Vengarse de Rusia es lo más importante. Por cierto, también hay numerosos elementos nacionalistas en Rusia.

nacionalismo rusoLos dos países llevan tiempo con problemas. Pero muchos ucranianos lo celebran: “deberíamos vivir solos 50 o 100 años…” y luego llegan el sarcasmo y las risas. Todo recuerda un poco a la danza de Hopak (baile tradicional ucraniano) en que aún no se ha consumido la carne que Ucrania recibió primero del Imperio Ruso y luego de la Unión Soviética. Los ucranianos están de acuerdo, pero la postura de Kiev de hoy en día es algo extraña: hemos contribuido a hacer todo lo bueno  todo lo malo se hizo sin contar con nosotros. Pero las cosas no funcionan así. O se es responsable de todo o compartimos la responsabilidad de forma justa, como en un divorcio.

¿Cuántas fábricas, astilleros, universidades o escuelas construyeron los rojos opresores? ¡Hay que devolverlo todo! No debe haber lazos. Pero tampoco queremos devolver nada, solo queremos romper relaciones, con el nerviosismo y la histeria de no comprender, o de comprender demasiado bien, que no podemos vivir el uno sin el otro.

Al ganar su más que esperada independencia, Ucrania inició los 90 como un país prometedor. Con energía de los comunistas. ¿Dónde está todo eso ahora? Nadie lo sabe. No se puede crear ningún Proyecto sin inversores extranjeros; Kiev debe dinero a todo el mundo y no tiene nada propio. El paseo hasta el Kremlin es largo, pero también es el más rápido. Por supuesto, se culpa de este traumático eslalon de 20 años únicamente a Rusia. Así nos lo explican en Kiev. Putin, el omnipotente; Putin, el causante de todos los males de Ucrania, también es culpable. Pero ahora que la separación de Rusia es evidente y no hay alternativa, es el momento de ver cómo funciona la realidad: estar completamente solo.

Especialmente teniendo en cuenta que en realidad Europa no quiere a Ucrania. No puede aportar el dinero suficiente. Podría habernos ayudado hace mucho tiempo si esa hubiera sido su intención. Pero no, no han podido hacer más que decomisar armas para Ucrania: deja que disparen un rato. Y acechando sobre todo, como una estrella, como una utopía, está la Gran Estrategia 2020 de Poroshenko. De hecho, Ucrania ya está sola. Nadie la necesita. Aquellos que hablan del camino especial de Ucrania y de la independencia estarán satisfechos. ¡Ha pasado! Pero cuando se les pregunta qué va a hacer el país ahora, la respuesta es desalentadora: producir algo, vender algo a alguien. Contar con un milagro y esperar la caída.

Es por eso por lo que hablan tanto, especialmente los de más arriba, insistiendo en que el mundo civilizado está con Ucrania, que cada país está dispuesto a dar la cara por ello: Estados Unidos, Canadá, Lituania, Zambia, cualquiera, todos. Puede que sea así sobre el papel, ¿pero qué pasa con la realidad? Toda esa palabrería recuerda a algún dicho. Dicen que el peor castigo que los dioses pueden infligir sobre la población es concederles completamente sus deseos. Parece que esto también se puede aplicar a las naciones.

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Ucrania sigue soñando | Lejos del tiempo - 22/12/2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

diciembre 2014
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.983 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.394.706 hits
A %d blogueros les gusta esto: