Entrada actual
Pobreza, Rusia, Ucrania, Zelensky

Un régimen hipócrita con doble vara de medir

Artículo Original: Andrey Manchuk

Zelensky ha dejado claro que Ucrania tendrá que usar medicamentos rusos. De repente, se ha dado cuenta de que Occidente se ha olvidado de su país. El presidente ucraniano concedió una larga entrevista a The New York Times, considerado uno de los portavoces del establishment estadounidense. Los lectores han podido ver en este texto una realidad cabeza abajo: el presidente se jacta de las exitosas reformas económicas, habla de los logros en la lucha contra el coronavirus y asegura que no hay ninguna discriminación contra la lengua rusa en Ucrania. Es como si estuviéramos hablando de un país que existe en la imaginación del jefe de Estado.

El “servidor del pueblo” se enorgullece de cómo obligó al Parlamento a aprobar levantar la moratoria que impedía la venta de tierras agrícolas, sin esconder siquiera que eso causó protestas en el país. Y claramente cuenta con recibir los halagos de los empresarios estadounidenses, que deberían apreciar los esfuerzos de los privatizadores neoliberales ucranianos.

Todo ello mezclado con apelaciones a reforzar las sanciones contra Rusia y alabanzas al presidente electo Biden. Zelensky le describe como un político inteligente y gran conocedor de los misterios del alma ucraniana que seguro podrá ayudar a Kiev en su rocoso camino hacia la democracia euroatlántica. Además, agradece su apoyo a ambos partidos de la élite estadounidense, así como al Congreso y Senado y califica a Estados Unidos como “garante de la seguridad en el mundo”. En su servilismo, es fácil leer entre líneas la petición de no retrasar otro nuevo crédito salvavidas.

Las respuestas de Zelensky no difieren en exceso de las de las entrevistas de su predecesor. Da la impresión de que los mismos guionistas han trabajado en las respuestas basándose en el mismo texto, como si se tomaran en serio al presidente ucraniano. La única excepción es el tema de las vacunas para el coronavirus. La pandemia obliga a llamar a las cosas por su nombre y el “servidor del pueblo” admite que Ucrania está en riesgo de ser uno de los últimos países en vacunarse. Y aunque Zelensky muestra abiertamente su desconfianza en la vacuna rusa “sin probar”, al mismo tiempo que alaba los productos de las farmacéuticas occidentales, deja claro que los ucranianos necesitan vacunas que se puedan permitir. Y simplemente no entenderán tener que esperar a merced de los europeos y estadounidenses mientras ven campañas de vacunación en pleno apogeo en Rusia, Bielorrusia, Moldavia, Kazajistán, Uzbekistán o Armenia.

-No estamos incluidos en la lista de países que primero recibirán la vacuna. No sé cuántas décadas se han perdido desde la independencia, pero está ahí, tengo que reconocerlo. Así que aquí tenemos que ser una especie de acróbatas políticos para conseguir, de alguna manera, entrar en la lista de países prioritarios, tenemos que ser muy flexibles y diplomáticos. Por supuesto, no quiero, obviamente una ley que impida la exportación de vacunas, como presidente no puedo apoyar eso porque es un paso hacia que caigamos al final de la lista de vacunación, lo que significará que morirán más ucranianos. No puedo apoyar tal legislación en ningún país, incluso aunque sea en nuestro socio estratégico.

Creo que Estados Unidos y Gran Bretaña podrían tener una gran influencia hoy en día para hacer de Ucrania uno de los primeros países europeos en recibir la vacuna. Creo que esta cuestión puede ser otro golpe geopolítico, habrá una fuerte guerra informativa por parte de Rusia y ahí todo está en manos de Estados Unidos y Gran Bretaña. ¿Por qué? Porque la vacuna Sputnik se está ofreciendo a la sociedad y al espacio informativo de Ucrania. Con ese propósito, la Federación Rusa utiliza la televisión, especialmente canales concretos ucranianos que son aliados de la política de la Federación Rusa. Por supuesto, explicar a la sociedad ucraniana por qué, si América y Europa no te dan la vacuna, no deben coger la de Rusia, eso es algo que es imposible de explicar a una persona que se muere.

Otra cosa es que no debemos permitir que Ucrania acepte la vacuna rusa, que no ha pasado los tests. No tenemos ninguna evidencia real de que esta vacuna tenga un 100% de efectividad. Es más, no podemos hacernos responsables de una vacuna cuyos efectos no sabemos. Ucrania basa su decisión en elegir una vacuna segura.

– ¿Está dispuesto a adquirir Sputnik si es segura?

-Es muy sencillo. Ucrania salvará a su gente, Ucrania luchará para que nuestros socios nos den las vacunas aprobadas: Moderna, Pfizer, AstraZeneca. Esas son las que están aprobadas. Entendemos que estas empresa tienen fábricas por toda Europa, incluso en Rusia, y según sé, la cuestión principal es la calidad de la vacuna.

¿Qué significan estas confusas palabras del presidente ucraniano? En realidad, Zelensky se queja de la poco ceremoniosa dictadura de la encargada de negocios de la embajada de Estados Unidos, Christine Queen. Como saben, llamó a consultas al ministro de Sanidad Stepanov, que había mencionado la posibilidad de adquirir la vacuna rusa. Los resultados de esa conversación se dieron a conocer en el perfil de Twitter de la embajada. Es ahí donde se publicó el mensaje de que Kiev no adquirirá la vacuna de Moscú. Fue un episodio más de la demostración de la humillación nacional de Ucrania.

Zelensky se lo tragó en silencio. Pero la situación del coronavirus empeora y el “servidor del pueblo” insistentemente pide a Washington que acelere la vacunación en Ucrania poniendo al país en la lista de vacunación. Y da a entender que, si eso no ocurre, Bankova puede dejar de bloquear el suministro de la vacuna rusa. Es más, podría producirse directamente en territorio ucraniano, en una de las fábricas de Járkov. “La política es la política, pero necesitamos salvar a las personas”, se disculpa Zelensky, que no tiene opciones y que es consciente de que un retraso en la llegada de la vacuna puede hacer caer definitivamente su ya decadente popularidad.

¿Qué puede salir de este tímido intento de rebelión? Para empezar, puede que Occidente no preste atención y exija que Ucrania espere en silencio su sitio en la lista de vacunación. Zelensky tendrá que aguantar ya que es completamente dependiente del apoyo exterior que llega de Estados Unidos. Por no mencionar el hecho de que la vida y la salud de la plebe significan nada y menos para el Gobierno ucraniano. “Imposible quiere decir imposible. Nuestros valores de civilización son incompatibles con una vacuna extranjera”, dirá en ese caso el presidente ucraniano para presentarles un hecho consumado.

En este contexto, los ucranianos tendrán que buscarse la vida solos para vacunarse, importando vacunas que serán entregadas a ciertas clínicas privadas. Según las publicaciones ucranianas, adquirirán la vacuna china de Sinovac Biotech, cuyo coste de vacunación para una persona será de al menos 220 dólares. Es más, esta vacuna aún no ha recibido los resultados de la tercera fase de los ensayos clínicos y la cantidad que puede producir será claramente insuficiente para la vacunación masiva de Ucrania.

Pero hay otra opción que es más probable: que en Ucrania ocurra con la vacuna rusa lo mismo que ha ocurrido con el gas y el carbón ruso. El ministro de Sanidad de Alemania, Jens Spahn, ya ha expresado interés por la vacuna rusa, que puede ser producida otros países. Es posible que, en un tiempo, los ucranianos comiencen a ser vacunados con una misteriosa vacuna de impecable origen europeo, algo que Zelensky subrayará especialmente.

Será la misma Sputnik, pero bajo otra “más pura” marca, adquirida a través de un tercer país en algún lugar de Europa. Algo así como el mítico gas “eslovaco” o el carbón virtual de las minas de la cuidad holandesa de Roterdam, con el que los oligarcas ucranianos han ganado tanto dinero mientras Kiev repite el mantra de que no adquiere energía de Moscú. Puede sonar increíble, pero este es el día a día en la realidad de la Ucrania post-Maidan, acostumbrada a existir en un régimen hipócrita con doble vara de medir.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

diciembre 2020
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.991 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.394.443 hits
A %d blogueros les gusta esto: