Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, LPR, Rusia, Ucrania

Ideas de futuro

Artículo Original: Sergey Mirkin / EADaily

El primer ministro de Ucrania, Denis Shmygal, ha presentado en el Parlamento una propuesta de ley según la cual el Gobierno ucraniano estaría autorizado a internar en lugares de detención especial a ciudadanos de países hostiles. Las palabras Rusia o ciudadanos rusos no están incluidas en el texto, pero teniendo en cuenta el hecho de que el ordenamiento jurídico ucraniano ha declarado a Rusia Estado agresor, está claro que se está hablando específicamente de los ciudadanos de la Federación Rusa.

La propuesta de ley propone lo siguiente: durante un periodo especial, el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) identificaría a los ciudadanos del Estado que haya atacado a Ucrania y los militares los realojarían en lugares de estancia forzosa en los que estarían vigilados por la policía. Esas personas podrían ser internadas si son consideradas por el SBU un peligro real o potencial. Cualquiera podría ser considerado peligro potencial, solo haría falta que alguien en el SBU así lo piense y esa persona sería detenida y enviada a un lugar de detención forzosa, es decir, a un campo de concentración. Si esta ley es aprobada, cualquier ciudadano ruso en el territorio de Ucrania podría ser enviado en cualquier momento a un campo de concentración. Daría igual cuál fuera su procedencia: Kursk, Omsk, Simferópol o Lugansk.

El documento no especifica que esta norma está dirigida fundamentalmente a los residentes de la RPD/RPL y Crimea, pero queda claro por el texto del proyecto. Por ejemplo, la coordinación de actividades según la ley de cuestiones humanitarias referidas a los detenidos se deja en manos de las agencias que se encargan de la política de los “territorios ocupados” de Donbass y Crimea. Esos mismos cuerpos, junto con los representantes del autogobierno local, elegirían los lugares para los futuros campos de concentración. Esto significa que, según el plan del autor, los internos serían fundamentalmente residentes de la RPD/RPL y Crimea que tienen ciudadanía rusa. Y los campos deberían estar en el territorio de la península y en Donbass.

Esta propuesta de ley solo puede calificarse como una “oda a la estupidez”. Pero el autor no es un diputado marginal sino la tercera persona más importante en el Estado ucraniano. ¿Por qué ha presentado Shmygal esta propuesta en el Parlamento?

En Ucrania está cogiendo inercia la campaña contra la entrega de pasaportes rusos a los ciudadanos de la RPD/RPL. Por ejemplo, la delegación ucraniana en el grupo de negociación de Minsk ha exigido en su “plan de paz” que la Federación Rusa deje de entregar documentos a la población de Donbass. El presidente ruso, Vladimir Putin, enmendó el decreto de reconocimiento de los documentos de la RPD/RPL, según el cual los residentes de Donbass ya no necesitan ser ciudadanos de Ucrania para que sus documentos de la RPD/RPL sean reconocidos por Rusia y puedan acceder a la nacionalidad. Ese cambio provocó una protesta del Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania. El secretario de prensa del presidente ruso, Dmitry Peskov, afirmó a los periodistas que Rusia siempre ha protegido y seguirá protegiendo los intereses de los rusos, vivan donde vivan. Así que parece que uno de los objetivos de esta propuesta de ley es intimidar a los residentes de la RPD/RPL para que se nieguen a obtener pasaportes rusos. Pero esas amenazas de las autoridades de Kiev no tendrán ningún efecto. La mayor parte de los ciudadanos de Donbass ven su futuro unido a Rusia y no van a rechazar los pasaportes rusos.

Sin embargo, el proyecto está pensado, ante todo, para consumo interno. Denis Shmygal es un hombre de muchas manos: es un hombre del oligarca Rinat Ajmetov, miembro del entorno del presidente Zelensky y representante del “clan de Lviv”. Es difícil decir en quién pensaba -en el oligarca, en el presidente o en sus conciudadanos- cuando presentó la propuesta de ley en el Parlamento. Pero todos se pueden beneficiar de ella.

Rinat Ajmetov está siendo acusado por los nacionalistas ucranianos de hacer lobby para conseguir la creación de una zona franca en Donbass para pagar menos impuestos. Que uno de sus hombres haya presentado en el Parlamento esta propuesta, que afecta a los ciudadanos rusos, debería demostrar que el oligarca es un patriota que está dispuesto a luchar por Crimea y Donbass. Y que la zona franca es una herramienta en esta confrontación igual que el proyecto de Shmygal.

Las elecciones locales ya han pasado y el presidente Zelensky ya no necesita presentarse a sí mismo como defensor de la paz con Donbass. Puede volver a su política normal de apaciguar a la extrema derecha, a la que sigue temiendo. A ellos les gustará la propuesta de Shmygal. En las redes sociales y en la prensa, los nacionalistas escriben que los residentes de Donbass y de Crimea deberían ser castigados por nacionalizarse rusos y que cualquier ruso es un enemigo en potencia. Shmygal expresa unas ideas similares.

En la “hoja de ruta” para la resolución del conflicto en Donbass propuesta por los representantes de la RPD/RPL, había una exigencia a Ucrania de modificar tres odiosas leyes: la ley sobre educación, la ley sobre la lengua estatal y la de reintegración de Donbass. Kiev no va a hacer nada de eso, pero es posible que esta ley pudiera aprobarse para luego revocarse y presentar ese acto como la disposición del equipo Ze al compromiso. Puede incluso que se aprueben más leyes llamativas para que la delegación ucraniana en Minsk tenga espacio para negociar y realizar ostentosas concesiones.

También es posible que, ante la victoria electoral de Joe Biden, la élite política ucraniana quiera, con ayuda de la propuesta de Shmygal, demostrar al nuevo presidente su odio a todo lo ruso y lealtad a Occidente. Zelensky está especialmente interesado en ello, ya que su oponente, el expresidente Poroshenko, tiene buena relación con los Demócratas y Zelensky aún tiene que probar su lealtad a Biden y a las fuerzas que le apoyan.

El clan político de Lviv está compuesto fundamentalmente por defensores de la guerra en Donbass. Y esta propuesta de ley puede contribuir a bloquear aún más el proceso de Minsk. ¿Será aceptado este proyecto? En condiciones políticas y legales normales, este documento no tendría ninguna posibilidad de convertirse en ley. Pero en la Ucrania moderna todo es posible. Si esta propuesta de ley es aprobada, los patrones occidentales de Kiev tendrán que cerrar los ojos ante la violación de todos los derechos humanos habidos y por haber. Y no será la primera vez.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

noviembre 2020
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.991 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.394.446 hits
A %d blogueros les gusta esto: