Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, Rusia, Ucrania

Catorce días después

Artículo Original: Denis Grigoriuk

La RPD lleva dos semanas en estado de alarma. En términos de expansión del coronavirus, la situación cambia cada día y cada minuto. En este tiempo, el número de casos confirmados ha pasado de dos a 32. Por cierto, ya se ha escrito sobre esos dos primeros casos, que, por suerte, han conseguido recuperarse.

No se ha producido un endurecimiento de las medidas restrictivas. La falta de una cuarentena estricta se debe fundamentalmente a la difícil situación económica de la región. Como hasta ahora, continúa funcionando el transporte público, las tiendas y restaurantes, aunque sea con algunas limitaciones. En las calles se empieza a ver un aumento significativo de personas con mascarillas y la nueva imagen ya no causa en los viandantes sonrisas o sorpresa. En las paradas de autobús y en las tiendas de alimentación se puede ver a personas mayores que ignoran la obligación de respetar el régimen de aislamiento en este periodo. En los taxis, ya no es solo el conductor el que debe llevar mascarilla sino también los pasajeros, como advierte la compañía cuando se llama para pedir un taxi.

A menudo se producen grandes contrastes en la relación de las personas con los problemas del día a día. En el autobús se puede encontrar una persona sentada con su mascarilla y guantes (en los restaurantes también se adhieren a esas medidas, aunque en su caso es una medida obligatoria de protección) y, a su lado, otra que no tiene ninguna protección contra el virus. Pero nadie expulsa por la fuerza del autobús a ningún pasajero que estornude [como ocurrió en Ucrania al inicio de la pandemia, cuando un pasajero fue agredido-Ed]. En general, si se compara con las condiciones de las principales ciudades rusas, la vida en Donetsk ha cambiado menos a raíz del coronavirus.

La fiestas de primavera durante la pandemia

Llegan las fiestas. El líder de la RPD, Denis Pushilin, afirmó que las autoridades se guían por las circunstancias en lo que respecta a las celebraciones masivas: el Día de la Victoria y el Día de la República. En Rusia, el presidente Vladimir Putin ha pospuesto los eventos masivos dedicados al 75º aniversario de la Victoria. Se ha hecho así para evitar la expansión del virus. Teniendo en cuenta que las autoridades de la República se adhieren a las políticas de la Federación Rusa, podemos asumir que la RPD, como Moscú, no realizará actos masivos a principios de mayo.

Otra cuestión con las celebraciones religiosas. El domingo es domingo de Pascua, la gran fiesta ortodoxa, que reunirá en las iglesias a un gran número de personas, algo que, durante una pandemia, es extremadamente peligroso. Como pude saber al entrevistar al arcipreste Nomokonov, las autoridades religiosas de Donetsk no se plantean modificar el formato de las misas de Pascua, así que los fieles pasarán la noche en las iglesias.

En este contexto, parece apropiado mencionar la experiencia de otros países que han luchado con más éxito contra el coronavirus. Por ejemplo, permítanme citar al director general del principal centro médico de Tel Aviv, Roman Goldman. En Israel, imponen la cuarentena las fuerzas armadas. “Los judíos no son menos religiosos que los cristianos. Pero en esta cuestión tenemos que ser radicales. Hay judíos ortodoxos y musulmanes que se han resistido a la cuarentena hasta recientemente. Pero, hace una semana, en zonas de alta densidad de población, se trasladó a las fuerzas especiales, que impusieron el orden y cerraron regiones y ciudades donde había incidentes. Incluso en Jerusalén se impuso el toque de queda. Hemos tenido la fiesta de Pésaj, que dura una semana. En todo ese tiempo ha habido toque de queda. El hecho es que cuando se celebró Purim, la gente celebró y el virus se empezó a expandir con más rapidez, empezó a haber más pacientes. Las autoridades tenían miedo de que Pésaj hiciera incrementar el número de afectados, así que impusieron la prohibición de presencia en las calles y lugares públicos. Solo las personas con permiso podían moverse”.

Esto no es apelar a hacer lo que han hecho los israelíes. Evidentemente, Donetsk no debe imponer medias tan drásticas, que en Donetsk no se aceptarían por motivos humanitarios, pero esta experiencia ha de considerarse para proteger a la población. Por ejemplo, en la Federación Rusa se ha restringido el acceso a centros religiosos. En la RPD, aunque existe esa recomendación, los fieles tendrán la oportunidad de visitar las iglesias.

Las acciones de las autoridades

Las autoridades siguen tomándose muy en serio la pandemia, aunque las medidas restrictivas en la RPD sean limitadas. Los informes del Ministerio de Sanidad se han convertido en parte de la vida como ya ocurriera con la llegada de los informes militares que leían los representantes oficiales de las estructuras militares. La RPD ha abierto las primeras investigaciones por infringir los términos del aislamiento. Se ha abierto una causa penal según el Artículo 275 (Violación de las condiciones sanitarias e imprudencia) contra un médico de uno de los hospitales.

Incluso los prisioneros recién liberados llegados de Ucrania tendrán que tomar precauciones y permanecerán durante dos semanas en régimen de aislamiento para garantizar que no hayan contraído el virus y lo hayan importado desde territorio ucraniano, donde el número de infectados es significativamente más alto que en la República.

El trabajo de los equipos de rescate de la RPD, que ahora cooperan activamente con el Ministerio de Sanidad, ha cambiado mucho. Ahora se dedican a desinfectar los vehículos en la frontera con la RPL. Realizan trabajos en oficinas, viviendas, apartamentos, entradas, tiendas, autobuses y hospitales. Según informó el departamento, todos los grupos están equipados con material moderno y realizan sus acciones a la mayor brevedad posible.

El Ministerio de Emergencias realizó una demostración de sus actividades en la que mostró el proceso de desinfección de vehículos e instalaciones y con un camión Kamaz desinfectaron la carretera junto a la estación de bomberos del distrito Kievsky. Daba la sensación de estar en 1986, cuando las tropas soviéticas desinfectaban las calles de la contaminada Pripyat. Una imagen de película postapocalíptica causada por una pandemia que ha traído una atmósfera opresiva y que gradualmente se ha ido infiltrando en nuestra realidad. Personas con máscaras protectoras y uniformes especiales y grandes botellas de desinfectante limpiaban las máquinas y edificios seguidos de un gran camión rojo de equipamiento que cubría toda la calle. Una imagen que impresiona.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.733 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.373.270 hits
A %d blogueros les gusta esto: