Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, Gorlovka, Ucrania

Un nuevo frente

Protección contra la onda expansiva de los proyectiles en las ventanas de Gorlovka, aún cerca del frente. Sin embargo, ahora preocupa otro frente, el sanitario

La semana pasada, Ucrania cerraba los puestos de control que atraviesan la línea del frente a todos los ciudadanos de la RPD y la RPL a excepción de aquellos con residencia permanente en Ucrania alegando la amenaza del coronavirus. Eso no ha impedido que continúen los bombardeos en la zona de Gorlovka, una de las más golpeadas últimamente. Así lo denuncian a diario la administración y los residentes locales. La guerra de trincheras continúa a pesar de que las noticias del frente han pasado a un segundo o tercer plano ante otras amenazas, información sobre cierres de escuelas, transporte y fronteras.

Mientras tanto, en un estado de bloqueo comercial y de transporte de Ucrania, ciudades como Gorlovka intentan prepararse para la posibilidad de la llegada del virus y especialmente de la llegada del pánico que precede a la detección de casos y decretos de cuarentena o limitación de los movimientos. Todo ello se produce en un estado de guerra y ante serias dificultades para obtener suministros médicos, por lo que una crisis sanitaria sería una dificultad extrema para un sistema que ya lucha por cubrir las necesidades básicas del día a día.

Artículo Original: Egor Voronov

Casi siempre hago la misma pregunta a las personas a las que entrevisto sobre la guerra: “¿Cómo comenzó la guerra en Gorlovka para ti personalmente?”. La respuesta no siempre está relacionada con el caballo rojo de la sangre, la muerte y la destrucción. A veces habla de la falta de productos (desde pan hasta gasolina), la aparición de personas armadas, las restricciones de movimiento y transporte y los distantes sonidos de artillería. Pero la principal respuesta es el pánico de la guerra. Aunque no solo funciona con la guerra. Hoy, se lucra de ese pánico un jinete que cabalga en caballo blanco. Antes fue la plaga, ahora es otra cosa.

Sí, me estoy refiriendo al coronavirus y la infección COVID-19. Esta terrible criatura que cabalga en un caballo pequeñito y que ha llegado de los cielos para amenazar a los mayores. Ahora su sombra se extiende sobre nuestras cabezas postsoviéticas. Y huele a algo raro. ¿Desinfección, cloro? No, es el pánico. En Gorlovka, hay dos pánicos a la vez. Aunque, el primero, el de la guerra, es algo a lo que ya nos hemos acostumbrado. Pero aquí viene el segundo.

Esta mañana había colas en las tiendas. En las droguerías. La gente busca mascarillas, que, si aparecen en alguna parte, desaparecen en un par de horas. Hoy era posible comprar un “respirador médico” por 45 rublos en la zona de la administración. Se han acabado hasta las gasas. Eso sí, sin empujones, escándalos ni histeria. Cada uno esperando su turno. Quien no ha tenido suerte se busca la vida para preparar sus propias mascarillas con videos de YouTube. “Sí, todo lo posible”, responde el farmacéutico de mi farmacia. “Vienen y van todo el día. Enseguida nos quedaremos sin ningún medicamento”. La gente compra principalmente medicamentos contra la fiebre, antisépticos y antivirales.

Pero la oleada de colas no se limita a las farmacias sino también a los supermercados. En lugar de comprar jabón y desinfectante, los ciudadanos de Gorlovka se llevan azúcar, aceite, harina, cereales y carne de pollo. Hoy en las carnicerías no quedaba nada más que algún filete y alas de pollo. “La gente principalmente compra para congelar”, me contaba uno de los carniceros. “Están preocupados por si, como en Europa, se les impide la libre circulación por las calles y quieren tener algo de reserva. Otros no quieren quedarse sin comida cuando empiece el pánico de verdad y la gente salga a lo loco a comprarlo todo”. Por la calle nadie lleva mascarillas. Pero en los supermercados, los cajeros llevan protección. Lo he visto. Pero un amigo ha estado hoy en “Sobes” (ahora UTCZN) y dice que los cajeros llevan mascarilla: “todo el día, dice que sus superiores les han ordenado trabajar así. Aunque no se entiende, porque supuestamente la mascarilla es para usar durante no más de dos horas. También dice que no se puede ir a trabajar si tienes fiebre, tos o síntomas de catarro. Vamos, que se cojan vacaciones a su cuenta”.

Hay que decir que Denis Pushilin ya ha firmado un decreto según el cual la seguridad social financiará las bajas por enfermedad relacionadas con la cuarentena por la amenaza del coronavirus (para quien le interese, se trata del Decreto Número 58 del 14 de marzo de 2020). El documento afirma: “la seguridad social pagará durante todo el periodo de suspensión del trabajo a causa de la cuarentena el coste de la discapacidad temporal, suspensión del trabajo de una persona que haya estado en contacto con pacientes infectados por enfermedades peligrosas o que sea portador del virus. Si niños menores de siete años que acudan a centros preescolares u otros miembros de la familia que hayan sido legalmente reconocidos como discapacitados están sujetos a cuarentena, la prestación temporal por enfermedad se pagará al trabajador asalariado durante todo el periodo de cuarentena”. Lo principal es demostrar que ha habido un “contacto” o que eres portador del virus.

En las instituciones médicas de la ciudad también se ha introducido el “modo alerta máxima”. Se exige a los empleados llevar mascarillas (bueno, como hace tiempo que no hay mascarillas desechables, y los hospitales no las fabrican en masa, hay que usar gasa y hacerlo tú mismo). Desde esta semana, es obligatorio tomarse la temperatura antes de empezar la jornada de trabajo. Un empleado se encarga de registrar los datos de cada trabajador en un cuaderno. “Sí, el cuaderno es importante”, me cuenta uno de los trabajadores médicos de Gorlovka. “Pero nadie entiende que si alguien tiene algo de fiebre, puede tomarse un antipirético quince minutos antes de venir a trabajar y ya está, la temperatura baja. ¿Por qué haría eso? ¿Cómo se queda de baja un trabajador medico? ¿Iría al médico con fiebre? No, debería quedarse en casa en aislamiento. Y es improbable que alguien fuera a su casa. Nuestros trabajadores ya están hasta arriba en la recepción, no tienen tiempo de ir a ninguna casa. ¿Cómo se van a quedar de baja personas ahora, cuando ya es problemático?”

La ciudad está considerando también la posibilidad de que las instituciones educativas pasen a enseñar a distancia (el modo “no presencial” según la cuarentena). La situación es ambigua y creo que dependerá de los casos que se den en las escuelas. El miedo ha ido aumentando gradualmente. Los ciudadanos esperan que no se ponga en cuarentena las guarderías. “¿Dónde dejamos a los niños si todo el mundo tiene que ir a trabajar?”, se preguntan los padres. En cualquier caso, las guarderías también toman la temperatura de los niños cuando llegan. Todo el que tiene fiebre o tos es enviado a casa (aunque debería ser así al margen de la alerta).

En el puesto de control de Mayorsk [que atraviesa el frente entre territorio de la RPD y Ucrania], la parte ucraniana ha cerrado el paso a todo el que no esté registrado como residente permanente en territorio controlado por Ucrania y quiera abandonar el territorio de la RPD. Al mismo tiempo, nuestro lado prohíbe la entrada de Ucrania a “residentes con fiebre o síntomas de enfermedad respiratoria si no están registrados en la RPD”. Si están registrados, son enviados al departamento de enfermedades infecciosas para ser diagnosticados.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.736 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.373.137 hits
A %d blogueros les gusta esto: