Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, LPR, Minsk, Rusia, Ucrania

Consecuencias políticas

Artículo Original: Colonel Cassad

Sobre la cuestión de los pasaportes. El hecho de que se vaya a expedir pasaportes es bueno, diría que muy bueno. Debería haberse hecho antes, pero este es uno de esos casos en los que más vale tarde que nunca. En mi opinión, debería haberse hecho ya en 2014-2015, ya que habría acelerado el proceso de integración de Donbass. Si este retraso ha sido crítico o no, lo sabremos al final de la guerra.

La decisión de garantizar pasaportes de la Federación Rusa a los residentes de la RPD y la RPL (que se tomó en marzo de 2019, aunque la Duma llevaba discutiéndolo en comités desde 2015) ha venido precedida de una serie de declaraciones a lo largo de 2018-2019 en las que los representantes rusos han dejado de hablar de “la mejor opción para el pueblo ucraniano” y el propio Lavrov admitió el error de haber reconocido a Poroshenko como presidente en 2014, lo que legitimó la junta que había tomado el poder en Kiev. La versión oficial de este error es que fueron engañados por Alemania y Francia, que “vendieron” a Rusia que Poroshenko sería un “presidente de paz”. En lugar de paz, la región ha tenido cinco años de guerra. Como se puede ver en el caso de Zelensky, Moscú no está impresionado con el “presidente de paz” y ha pasado a la política de creer solo en los hechos. El reconocimiento fue un error, pero este es un paso importante para mejorar la eficiencia de la política sobre Ucrania.

En lo que respecta a la histeria de los “ucranianos profesionales”, que piensan que “ahora que la paz se oteaba en el horizonte, la traicionera Rusia vuelve a echar gasolina al fuego de la guerra”, se trata de un caso de estupidez e incompetencia absoluta o un reflejo de para quién trabajan esos “ucranianos profesionales”. Es evidente que, en el contexto de la política internacional, Ucrania es un objeto en cuyo territorio hay una guerra desde 2014 y Estados Unidos controla el régimen de Kiev y Rusia la RPD y la RPL. En ambos casos, el apoyo es político, diplomático, informativo, económico, de inteligencia y militar.

Kiev no es independiente a hora de tomar decisiones sobre la guerra y sobre la paz (tampoco lo son la RPD y la RPL). Como Kurt Volker explicó públicamente, Estados Unidos está ahí para quedarse, así que el asunto de Ucrania no es una cuestión que se vaya a resolver entre el Kremlin y Zelensky. Y desde luego no es una cuestión que se vaya a negociar entre Zelensky, Pushilin y Pasechnik. Es una cuestión para las negociaciones entre Moscú y Washington. Y si la línea oficial de Estados Unidos es “la contención estratégica de Rusia a lo largo de sus fronteras”, ¿qué tipo de paz se puede esperar? Así que Rusia no respondió a las patéticas declaraciones de Volker con un maximalista “Rusia está en Donbass para quedarse”, sino que respondió con hechos aunque, en realidad, la esencia de la respuesta es la misma. Todo sigue en el mismo equilibrio: Estados Unidos y Rusia están en Ucrania para quedarse. También lo está el conflicto entre ellos. Los “ucranianos profesionales” pueden elegir un bando y la elección no es entre Zelensky y Pushilin. Tampoco entre Kolomoisky y Kurchenko. Tendrán que esperar sentados los que anhelen una “Ucrania independiente y democrática” porque no va a venir. Hubo un momento en que existió una cierta independencia limitada con una Ucrania que miraba en varias direcciones con Kuchma y Yanukovich [que negociaba con la Unión Europea un acuerdo de asociación mientras seguía negociando con Rusia para garantizar que el acercamiento a la UE no supusiera romper relaciones comerciales preferentes con Moscú-Ed], pero esa Ucrania ardió en la Casa de los Sindicatos de Odessa hace cinco años entre risas y gritos. Esa Ucrania ya no existe y no volverá aunque Yanukovich volviera entre gritos de “perdónanos, Viktor”.

¿Quiere Estados Unidos paz en Ucrania? No. Washington quiere que Rusia se rinda y que con la rendición entregue Crimea y Donbass y su actual política exterior. Ucrania solo es uno de los frentes en los que se libra esta nueva guerra fría. En el contexto de ese conflicto, la paz en Ucrania es imposible, lo máximo que se puede conseguir es una tregua. Hay que comprender que Ucrania no es un sujeto político que decide por sí misma, es un Estado fallido y una herramienta utilizada en una lucha por la influencia en la región.

¿Ha cambiado algo en las estructuras de la RPD y la RPL con el cambio de Plotnitsky a Pasechnik o con la llegada de Pushilin tras el asesinato de Zajarchenko? Solo en los detalles, la esencia no ha cambiado. De la misma forma, el paso de Poroshenko a Zelensky cambia muchas cosas en asuntos internos, pero no cambia fundamentalmente la esencia de las relaciones entre Washington y Kiev, en las que Ucrania no es más que un trampolín en la frontera con Rusia (la adopción el 25 de abril de la ley sobre la lengua [que elimina el ruso de todos los ámbitos de la vida salvo el ámbito privado-Ed] solo confirma que esta idea no va a cambiar) y el papel del Ejército Ucraniano y la población es actuar como instrumentos de esa política. Las pérdidas -financieras, económicas, sociopolíticas o culturales- que acarree esa política no importan. Los costes de amortización son moderados. Mientras persista esta relación, Estados Unidos puede permitirse medidas cosméticas como sustituir algunas figuras por otras.

En los últimos años han decaído las ilusiones, pero incluso ahora no es difícil encontrar patéticos intentos de parte del establishment ruso, que sueña con volver a la situación de 2013, cuando se negó al joven capitalismo ruso el derecho de admisión en el “billón dorado”. Pero no es más que una ilusión, ya que el proceso de destrucción del orden mundial creado por Washington está ganando tracción y en Ucrania, que es parte de este conflicto, se juega una carta de la hegemonía estadounidense en Europa y, por otra parte, la capacidad de Rusia de tener una política exterior independiente. Así que, ¿de qué tipo de paz estamos hablando? ¿Vemos signos de mejoría en las relaciones en alguna parte? No, lo que estamos viendo es el bloqueo y mayor degradación de las relaciones entre Rusia y Estados Unidos en todos los niveles. Sin solución a ninguno de los problemas globales en la relación entre Moscú y Washington, creer en la posibilidad de una paz local en alguno de los frentes es signo de ingenuidad o de jugar al juego de aquellos que han puesto un signo de igual entre las palabras paz y rendición.

Las posibilidades de un acuerdo con Estados Unidos en Ucrania en este momento tienden a cero y no tiene mucho sentido negociar con Zelensky, que puede ser privado de sus poderes mañana [especialmente si el Parlamento consigue imponer la idea de una república parlamentaria] o recibir una llamada con un ultimátum de Washington si no nombra a los ministros correctos o hace lo que se espera de él. Las primeras declaraciones de Zelensky y su entorno señalan claramente que seguirá el camino de Washington, que evidentemente no deja espacio para unas perspectivas realistas de normalización. Las sanciones contra Ucrania impuestas por la Federación Rusa, la decisión sobre los pasaportes, la integración de la RPD/RPL en la legislación rusa y la creciente integración de las economías de las Repúblicas en la economía rusa dejan claro que se está creando una posición de fuerza ante cualquier negociación con Estados Unidos, mientras de los oponentes en Ucrania se esperan más muestras de política “razonable”, es decir, más pasos hacia el alto el fuego, cese de provocaciones en el mar Negro, intercambio de prisioneros y detenidos, etc. Cuando haya pasos de verdad, será posible hablar y entonces la conversación será sobre la paz, no sobre alguna tregua parcial, ya que la guerra fría entre Estados Unidos y Rusia no se libra solo en Ucrania.

¿Cuál es el futuro de Donbass en este escenario? Donbass continuará por el camino de la construcción del Estado no reconocido, como otros muchos que han surgido en las últimas décadas. Algunas de esas entidades fueron percibidas como soluciones políticas temporales en busca de estatus legal de esos territorios separatistas, pero, como saben, no hay nada más permanente que lo temporal.

Donbass evidentemente estará más cercanamente integrado en Rusia. Si la guerra se detiene, es la vía de Transnistria, que técnicamente es parte de Moldavia, pero en la práctica es un Estado independiente no reconocido. Si la guerra no cesa y los ataques continúan, sería algo más parecido a Nagorno Karabaj. Por supuesto, en el contexto de esta guerra fría, se puede dar el escenario en que reconocer la independencia de la RPD y la RPL, o incluso integrarlas en Rusia, pueda salir a un precio razonable, pero, en este momento, Rusia continúa viendo a la RPD y la ROL como instrumento de presión en Ucrania, especulando con la posibilidad de una federalización y descentralización, dirección que Estados Unidos no va a tomar, ya que sigue especulando con el tema de la participación de Ucrania en la OTAN y el despliegue de contingentes de la OTAN en Ucrania de forma permanente, utilizando a Ucrania como pretexto para incrementar el contingente de la alianza en las fronteras occidentales de Rusia.

El proceso de entrega de pasaportes no va a ser fácil: teniendo en cuenta la experiencia de la expedición de pasaportes en Crimea, se puede esperar mayor carga de trabajo y mayor inspección de los servicios de seguridad, que tendrán que hacer un esfuerzo para detectar posibles intentos de infiltración por parte del SBU, ya que eso supondría una amenaza a la seguridad del país. Es de esperar un aumento en la demanda de pasaportes de la RPD y la RPL para poder así obtener pasaportes de la Federación Rusa.

Hay que recordar también que puede haber elementos de corrupción en el proceso de expedición de estos pasaportes, lo que vuelve a crear un problema de seguridad. Sin embargo, en general, se trata de problemas técnicos que no afectarán a quienes quieran obtener su pasaporte ruso y seguramente lo recibirán a lo largo de 2019. La certificación completa llevará más tiempo, pero entonces una parte importante de la población de la RPD y la RPL será ciudadana rusa. Si se diera el caso, eso abre la puerta a implementar el escenario de Osetia y Abjasia, con el uso de las fuerzas armadas para proteger a los ciudadanos rusos de la RPD y la RPL. No se puede decir que vaya a ocurrir, pero podría pasar. En Kiev y Washington lo comprenden perfectamente, así que la decisión de la Federación Rusa con respecto a Donbass puede recordarles a la “guerra olímpica” de 2008, ya que esa es la posible respuesta a un intento de aplicar el escenario Krajina contra un número importante de ciudadanos rusos. En ese caso, no llegarían soldados “de vacaciones” sino batallones tácticos y una parte de los efectivos del distrito militar del sur. Pero este escenario puede no ocurrir, ahora la pelota está sobre el tejado de Estados Unidos y su reacción práctica dejará claro si optan por la escalada o si llaman a Kiev a una distensión temporal como hiciera Georgia después de Saakashvili.

En resumen, pese a la demora en la decisión y sus limitaciones, se confirma de nuevo que Donbass se ha alejado de Ucrania y que su futuro está unido a Rusia, aunque no sea de la forma que queríamos en 2014.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

mayo 2019
L M X J V S D
« Abr    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.002 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.289.479 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: