Entrada actual
Economía, Ejército Ucraniano, Lviv, Transcarpatia, Ucrania

Solo quedarán los restos

Articulo Original: Andrey Manchuk

En una situación grave en el contexto de la sistémica crisis económica, el año que viene promete para Ucrania un año de recesión, que se plasmará, ante todo, en el aumento de negocios oscuros, que se han convertido en la única fuente de ingresos para millones de personas. No es ninguna sorpresa que la televisión ucraniana muestre anuncios para que trabajen sin visado en la Unión Europea [los ucranianos pueden viajar a la UE sin visado, aunque eso no les da derecho a trabajar legalmente], dejando claros los méritos del presidente Petro Poroshenko. En esta estrategia, la prensa ucraniana sigue agradeciendo fervientemente al presidente el régimen de viaje sin visado, considerado el principal éxito de la Ucrania post-Maidan, pese a que solo permite a los ucranianos participar en tramas semicriminlaes con los países del este de Europa, por ejemplo, en la venta ilegal de los bosques ucranianos.

Los ciudadanos ucranianos participan activamente en las tramas oscuras que les permiten sobrevivir en la actual economía deprimida que se consolidó en el país tras el desastre que supuso la victoria de Maidan. Según los ecologistas de Transcarpatia, más del 40% de los residentes participan en la exportación ilegal de los bosques locales, que se está convirtiendo en un desastre natural para el país. La destrucción de los bosques es la base del comercio transfronterizo, por el que los empresarios ucranianos están dispuestos a infringir todo tipo de leyes y normas. La posibilidad de talar bosques está ahí para las empresas ucranianas, rumanas, eslovacas, húngaras y polacas. Solo cuesta unos centenares de dólares y después pueden enviar caravanas de leñadores que, en unas pocas semanas, destruirán los frondosos coníferos de las laderas de los Cárpatos. Las autoridades no interfieren en esta tiranía antiecológico, principalmente porque la población local está activamente del lado de las tramas criminales, así que cualquier intento de detener la tala corre el riesgo de convertirse en una verdadera batalla en la que están presentes rifles y granadas de la “zona ATO”.

“Este año hemos talado todo un bosque, cientos de metros cúbicos de madera”, cuenta Alexander Korotich, residente en Trasncarpatia. “Nadie resultó herido. Vinieron austriacos, rumanos y húngaros. Sus pasaportes extranjeros eran la garantía de que nadie iba a pasarse y crear problemas innecesarios. En primavera sobornamos a los oficiales locales -300 dólares por persona- y nos dijeron que talásemos lo que nos diera la gana. Ahora talamos todo lo que se puede y lo que no se puede. Me da pena por los bosques, pero tengo tres hijos y sin talar no los puedo mantener”, justifica Alexander.

Ese es el sentir en el distrito Vizjnitsky de Bukovina. Según Korotich, la destrucción de los bosques está siendo supervisada por los representantes del Ministerio del Interior [de Arsen Avakov, que nunca anda lejos de tramas en las que participan también exmiembros o armas de “ATO”] y la policía no responde ante las denuncias de destrucción de los recursos naturales. Alexander espera poder seguir talando el año que viene, ya que no encuentra otra fuente de ingresos para ganarse la vida.

Los residentes de Ucrania occidental esperan que se legalice la destrucción masiva de los bosques. Según los residentes de Bukovina, eso puede producirse tras las elecciones, ya que las autoridades locales activamente reclutan a residentes de la región para las tramas de tala. “Ahora todo el negocio de la región de Lviv está relacionado con los asuntos de los bosques”, afirma el abogado de Lviv Viktor Zinkevich. “En nuestra zona, si alguien no se dedica a vender cigarrillos, entonces vende madera y nosotros le ayudamos a que pueda hacerlo [en el futuro] legalmente. Los ingresos son estables, ya que la demanda de madera está creciendo. Ahora todos están esperando que el Gobierno levante la moratoria y permita que la gente tale legalmente. Para ello nos estamos dirigiendo a todos los principales candidatos en las elecciones presidenciales”.

“No van a quedar bosques”, afirma Viktor Protsiuk, residente en el distrito Drogobichky. Según explica, la deforestación más activa se está produciendo ahora mismo, en pleno invierno, cuando no hay nadie que controle lo que ocurre. Hace unas semanas, Viktor visitó Polonia y firmó un contrato con una empresa local, a la que prometió entregar robles y pinos, así que ahora entrega lo pactado con ayuda de los residentes del distrito.

“Creo que 2019 será un año de acontecimientos históricos, como la destrucción de los bosques ucranianos”, admite Protsiuk. “Ahora se considera algo trivial, pero teniendo en cuenta el empobrecimiento de la población, para primavera los habitantes de la región que no hayan emigrado para trabajar estarán trabajando en la tala. Todo este año va a ser así y la consecuencia será que solo quedarán los restos”.

Sin embargo, esas advertencias no son de interés para los residentes de Ucrania, que no dudan en comerciar con los recursos naturales de su país.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

diciembre 2018
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.076 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.273.365 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: