Entrada actual
Autonomía, Donbass, Donetsk, DPR, Estados Unidos, LPR, Rusia, Uncategorized

Un escenario que nada tiene que ver con el de Crimea

La reunión entre los presidentes de Estados Unidos y Rusia celebrada hace unos días en Helsinki sigue generando titulares. El jueves, el medio estadounidense Bloomberg publicaba la nueva propuesta que Vladimir Putin habría planteado a Donald Trump como vía para solucionar el conflicto de Donbass. “Vladimir Putin explicó a los diplomáticos rusos que había realizado una propuesta a Donald Trump en su cumbre de esta semana de celebrar un referéndum para ayudar a solucionar el conflicto en el este de Ucrania, pero acordó no revelar el plan públicamente para que el presidente de Estados Unidos pueda considerarlo”, afirmaba el medio, que en su artículo no ofrecía detalle alguno sobre el plan o sobre las posibles opciones de ese referéndum.

Sin embargo, a pesar del nerviosismo que la noticia ha creado en Ucrania, los pocos detalles que ha publicado ya la prensa rusa en relación con la propuesta dejan claro que ese referéndum nada tendría que ver con el escenario de Crimea. En línea con la postura rusa de buscar un encaje de Donbass dentro de Ucrania, aunque con una serie de derechos políticos y económicos garantizados por la Constitución ucraniana y la legislación del país, la propuesta parece encaminarse hacia la búsqueda de una autonomía dentro de Ucrania. Ese escenario supondría conseguir más derechos políticos para Donbass que los previstos por los acuerdos de Minsk -que prevén una autonomía local de limitado contenido político-, lo que hace improbable que Kiev, que siempre ha evitado dar voz a Donbass, vaya a aceptar negociar en esta dirección.

Una nueva idea contra el bloqueo diplomático

Artículo Original: Colonel Cassad

Sobre la filtración a la prensa de la propuesta de Putin a Trump de celebrar un referéndum sobre el estatus de Donbass:

No es difícil comprobar al leer los acuerdos de Minsk que en ellos no se plantea ningún referéndum. Y como ya se han encargado de repetirnos “no hay alternativa a los acuerdos de Minsk. Sin embargo, si esta propuesta no es falsa [la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Maria Zajarova, no la ha negado y ha sido confirmada, aunque sin muchos detalles, por el embajador de Rusia en Estados Unidos-Ed], se trataría de otro intento de sortear el estancamiento de Minsk de la misma forma que ya se intentó deshacer el bloqueo en los puntos políticos y militares con otras soluciones como armar a la misión de la OSCE o introducir una misión de paz de Naciones Unidas. Estas propuestas también se introdujeron en las conversaciones y finalmente quedaron en nada.

En todos los casos, el motivo del fracaso fue el mismo: las diferentes interpretaciones que las partes hacían de las propuestas y la ausencia de Estados Unidos, parte importante en el conflicto, en los formatos de Minsk o Normandía. Los intentos de solventar esas carencias se reflejaron en el formato de negociación Volker-Surkov, que también fracasó, ya que rápidamente se hicieron evidentes las reticencias de Estados Unidos a hacer concesiones y su deseo de seguir hablando a Rusia en el lenguaje de los ultimátums.

La idea del referéndum en sí no es nueva, aunque en esta ocasión se ha propuesto al nivel más alto y, lo que es más importante, directamente a Estados Unidos, sin pasar por el inútil paso de buscar el apoyo de Alemania, Francia o Ucrania. Al final, queda claro que el destino de Ucrania se puede decidir y se decidirá en Estados Unidos, sin intermediarios ni títeres.

Por otra parte, la propuesta no soluciona algunos problemas ya conocidos de la “solución ucraniana”. No es difícil imaginar las posibles escenas de las negociaciones:

  1. Estados Unidos y Ucrania pueden exigir que el referéndum se celebre solo tras la entrega de la frontera y las elecciones en Donbass bajo control de las autoridades ucranianas y con participación de los partidos ucranianos incluyendo los fascistas.
  2. Rusia insistirá en el cese de hostilidades y retirada de tropas de la línea de contacto.
  3. Rusia exigirá concesiones en Donbass y garantías de la entrega de la frontera a cambio del referéndum solo si las autoridades de la RPD y la RPL participan en su organización.
  4. Rusia enviará las propuestas a las autoridades de Donetsk y Lugansk y ofrecerá negociar un referéndum que legitime la RPD y la RPL y su de facto reconocimiento por Estados Unidos y Ucrania.
  5. Kiev y Estados Unidos ignorarán a las autoridades de la RPD y la RPL y se dirigirán con sus exigencias a Rusia.
  6. Después de varias fases de idas y venidas, la situación quedará como está.

Al final, todo derivará en una nueva ronda de acusaciones mutuas y escaso progreso diplomático, como ya se ha podido observar en el caso del a discusión sobre el estatus de la frontera entre la RPD/RPL y Rusia o con la idea de la misión de paz de Naciones Unidas y la OSCE.

Sin ningún progreso en la política de Estados Unidos en cuanto a Ucrania, es difícil esperar grandes avances con un referéndum. Al margen de la opinión de Trump, una amplia mayoría del establishment político y militar de Estados Unidos favorece una postura profundamente anti-rusa y está de acuerdo con las exigencias y ultimátums de Obama. Existen obstáculos legislativos tanto en el Congreso como en el Senado, así que, aunque Trump quisiera (algo que no está nada claro) cambiar algo en relación con la cuestión ucraniana, podría encontrarse con el veto del poder legislativo y acusaciones de infringir el régimen de sanciones contra Rusia, ya que en la negociación de un referéndum tendrían que participar personas que se encuentran sancionadas por Estados Unidos.

En resumen, es una forma de hacer que la pelota esté en el tejado de Estados Unidos a la hora de continuar las negociaciones. Pero la idea del referéndum como vía para romper el bloqueo diplomático es poco realista a causa de las contradicciones estructurales de las partes. Por supuesto, se puede soñar con la opción perfecta en la que la RPD y la RPL, con la participación de las autoridades de Donbass, celebraran un referéndum en el que la mayoría votara por la soberanía y que la decisión fuera reconocida a nivel internacional. Pero esa opción es una utopía. En el mundo real, Estados Unidos no va a abandonar su política de control en el conflicto de Ucrania, que debilita tanto a Rusia como a Europa.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.043 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.242.003 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: