Entrada actual
Batallón Azov, Batallón Sich, Extrema Derecha, Fascismo, Nacionalismo, Prensa, Propaganda, Ucrania, Uncategorized

Apariencia de interés

La muerte de un joven atacado, “con el objetivo claro de matar” por un pequeño y desconocido grupo neonazi en un asentamiento romaní en la región de Lviv, feudo del nacionalismo ucraniano, ha llevado a los titulares de la prensa internacional un tema que hasta ahora había logrado evitar: la oleada de ataques racistas contra la población romaní del país. Hasta ahora, los ataques realizados con el beneplácito de la policía por grupos de la extrema derecha nacionalista vinculados tanto al SBU como al Ministerio del Interior habían dejado claro el componente racista de las actuaciones y habían hecho saltar las alarmas para quienes observaban en ellos la complacencia de las autoridades, que ni siquiera se habían molestado en condenar los ataques.

Sin embargo, la ausencia de víctimas mortales había facilitado a la prensa, tanto nacional como internacional, este nuevo signo de impunidad de los grupos fascistas cercanos al Gobierno. El ataque de este nuevo grupo neonazi -que, al contrario que en ocasiones anteriores no está vinculado directamente a las autoridades- forzó el cambio de estrategia. De ignorar los ataques se pasó a buscar culpables, siempre mirando hacia el este, y posteriormente a dar pasos que, al menos, den la apariencia de que existe cierto interés de las autoridades por detener los ataques, un paso no exento de hipocresía teniendo en cuenta que gran parte de los grupos que han realizado ataques contra la población romaní están directamente vinculados al SBU, la policía y el Ministerio del Interior.

Así lo recogía esta semana la prensa:

La policía criminal y patrullas de prevención han recibido la orden de localizar los asentamientos romaníes en Ucrania, contarlos y garantizar su seguridad.

“En este momento necesitamos identificar y contar los lugares de residencia, campamentos temporales y lugares de tránsito de la población romaní en el Estado y garantizar su seguridad mientras se desarrolla la investigación policial y hasta que la fuente que inicia tan vergonzosas ofensas (los ataques contra la población romaní) en Ucrania esté localizado”, afirmó en rueda de prensa el jefe de la Policía Nacional, Sergey Knyazev según cita el comunicado de prensa de la policía.

Knyazev ha dado también órdenes a los jefes de las diferentes divisiones regionales, de crear, si es que no existe ya, departamentos de investigación para resolver crímenes con indicios de violación del principio de igualdad de derechos e informar de su actuación.

Hay que recordar que la policía habitualmente se presenta tras los frencuentes ataques en los que han sido destruidos campamentos romaníes. El útimo caso se ha producido en Kiev. Días antes, en Lviv, adolescentes apuñalaron y asesinaron a un joven e hirieron a otros cuatro residentes de un asentamiento romaní.

Como afirmó Knyazev, el organizador del ataque contra el campamento romaní de Lviv, un joven de 20 años, entregó a los menores una serie de armas -a algunos martillos y a otros varas- y les dio cuatro minutos para acabar con el asentamiento. “En estos momentos hay catorce sospechosos. Ocho hombres fueron detenidos a la vez”, añadió Sergey Knyazev, que precisó que se ha decretado prisión incondicional durante dos meses para dos de los detenidos.

Antifashist

Sin embargo, la credibidlidad de Ucrania a la hora de detener ataques racistas se ha visto minada otra vez por las declaraciones de uno de sus representantes. Esta semana, varios medios occidentales se han hecho eco de las declaraciones de Antoly Matios en una entrevista concedida a medio Insider. En ella, el Fiscal Militar de Ucrania, un cargo relevante teniendo en cuanta la situación de guerra en la que se encuentra el país, afirma que un Augusto Pinochet a la ucraniana se encuentra ya a las puertas, se refirió, al pasado soviético en términos que no pueden no recordar a los utilizados por el nazismo. Matios se refirió concretamente al revolucionario y teórico marxista Alexander Parvus, para afirmar que los judíos “llevan décadas intentado ahogar la sangre eslava”. “En cada guerra, siempre hay un Parvus, que llevó dinero a Lenin para la revolución, que ahogó a los eslavos con sangre durante décadas. Parvus también era judío. En este caso, quieren hacer lo mismo a Ucrania”, afirmó Matios según recogía esta semana Newsweek.

Sin embargo, como ya ocurriera con los anteriores ataques racistas contra la población romaní, los comentarios de Matios, que no ha sido cesado ni reprendido por el Gobierno, han pasado prácticamente desapercibidos en la prensa y la política occidental, siempre dispuesta a ignorar los pecados de las autoridades ucranianas a quienes apoyan y financian.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.090 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.249.763 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: