Entrada actual
Ayuda humanitaria, Donbass, DPR, LPR, ONU, Rusia, Ucrania, Uncategorized, Volker

Consecuencias de una guerra olvidada

A finales de 2017, Naciones Unidas advertía de la falta de fondos para los proyectos del Programa Mundial de Alimentos (WFP por sus siglas en inglés) y anunciaba que, tras los meses de invierno, cesaría su trabajo suministrando alimentos en el este de Ucrania. Al mismo tiempo, en términos alarmantes y exagerados, presumiblemente para conseguir donaciones, presentaba una situación humanitaria dramática en la que cientos de miles de personas de las zonas del frente se encontraban en una situación límite. El enviado de Estados Unidos en Ucrania, Kurt Volker, llegó a utilizar el informe para reafirmarse en la idea de un empeoramiento general de la situación con respecto a años anteriores.

Sin grandes cambios ni en el frente ni en la situación general en la zona, en una aparición en un programa de la BBC para analizar los “conflictos a tener en cuenta en 2018”, el que fuera portavoz de la misión de observación de la OSCE, Michael Borciurkiw confirmaba la finalización del programa en Ucrania. La falta de fondos recaudados por la organización ha causado la reducción de algunos programas, como la asistencia en Corea del Norte, o la eliminación del programa en Ucrania. Sin embargo, frente a otras organizaciones como Cruz Roja, la presencia de Naciones Unidas en la parte de Donbass controlada por la RPD y la RPL ha sido limitada.

La ONU en la RPD y la RPL

Artículo Original: Alexander Kots / Komsomolskaya Pravda

He visitado países que se han beneficiado de la ayuda humanitaria de Naciones Unidas. Haití, Kosovo, Libia, Siria, etc. Por todas partes se encuentran rastros de esa ayuda: en forma de tiendas de campaña con sus logos, inscripciones de Naciones Unidas en paquetes y cajas, bolsas con harina, todo ello “marcado” con las letras UN. Incluso las bolsas de plástico, con las que los niños improvisan chubasqueros o camisetas. No he visto nada de eso en Donbass, en los territorios no controlados por Kiev. Así que creo que es improbable que Donetsk y Lugansk estén muy preocupados por las noticias de que el Programa Mundial de Alimentos  haya decidido cesar el suministro de ayuda humanitaria a los residentes de Ucrania afectados por el conflicto en Donbass.

“Las operaciones de WFP para suministrar asistencia alimentaria a la población vulnerable afectada por la guerra en el este de Ucrania continuará durante los dos meses de invierno y después terminará”, afirmó el representante de la ONU Neal Walker [cuando se conoció la noticia]. “El número de personas necesitadas se ha duplicado en un año, pero WFP no dispone de fondos para continuar sus actividades”.

Según Naciones Unidas, el número de personas vulnerables residentes en Donbass, a ambos lados del frente, ha aumentado a 1,2 millones de personas. Se trata de una consecuencia directa del bloqueo implantado por Kiev contra los que aún define como sus ciudadanos. Con ello se han perdido empleos y se han roto las relaciones familiares entre la población de la RPD y la RPL y las áreas del frente controladas por Ucrania.

En estos casi cuatro años, Rusia ha enviado a Donbass alrededor de 70 convoyes en los que no solo se han enviado alimentos sino también materiales para reconstruir las viviendas destruidas por la guerra, maquinaria para las empresas e incluso material para la policía local. Por allí se han visto también entregas del oligarca ucraniano Rinat Ajmetov. También ha enviado ayuda humanitaria la Iglesia Ortodoxa de Ucrania del patriarcado de Moscú. Pero los convoyes de la ONU llenos de harina y cereal no se han visto en la RPD y la RPL. Puede que la asistencia se haya distribuido solo en territorio ucraniano.

Y donde el personal de la ONU sí estaba presente, había ciertos “conflictos de intereses” con las tropas ucranianas, que trataban de distribuir la ayuda intentando hacer ver que era suya y no de Naciones Unidas. Así ocurrió en las localidaes de Gladosovo y Travnevoe, capturadas recientemente por el Ejército Ucraniano, donde las tropas simplemente no permitieron el paso a la ayuda humanitaria de la ONU. Y la distribuyeron entre la población local como si fuera ayuda del “preocupado” Ejército Ucraniano. En cuanto a la ONU, parece que eligió simplemente cerrar el programa en lugar de perder el control sobre él.

“La corrupción en el Ministerio de Defensa de Ucrania ha hecho al ministro Poltorak apelar al público y a los voluntarios a ayudar al Ejército Ucraniano”, afirmó el comandante adjunto del comando operativo de la RPD, Eduard Basurin. “Según nuestra inteligencia, el departamento de cooperación civil-militar del Ejército Ucraniano roba, al mes, alrededor de un millón de grivnas de los fondos previstos para el programa humanitario. Teniendo en cuenta ese saqueo, es normal tener que apelar a la población para compensar los fondos robados”.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.269 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,163,606 hits
A %d blogueros les gusta esto: