Entrada actual
Batallón Dudayev, Chechenia, Dudayev, Ejército Ucraniano, Munayev, Ucrania, Uncategorized

Entre el odio y la guerra: Said Ismagilov y Amina Okueva

El pasado 13 de agosto se celebró un acto de ensalzamiento de la resistencia chechena en la plaza de la Independencia de Kiev. En ella, escenario de las protestas de Maidan, se desplegó, según la crónica de la prensa ucraniana, la bandera más grande de Ichkeria, de 33 metros de largo por 22 de ancho.

El acto apenas consiguió trascender a los propios participantes, entre los que se encontraba la organizadora, Amina Okueva, pero sí consiguió reunir algunos importantes apoyos simbólicos. Así, resultó significativo que la enorme bandera fuera portada, entre otros, por miembros del Regimiento Presidencial, lo que revelaba un compromiso directo con el acto por parte del presidente de Ucrania, Petro Poroshenko. El representante de los Mejlis de Crimea, Refat Chubarov, también estuvo presente, con una intervención poco amable para el enemigo ruso. Según el Kyiv Post, la parte central de su discurso la dedicó a afirmar que Rusia “Pronto se desintegrará”. Censor.net señalaba que, hablando en nombre de los Tártaros de Crimea y de todos los ucranianos, quería agradecer a los chechenos que estaban combatiendo contra el ejército ruso. “Juntos venceremos”, afirmó.

Otra presencia llamativa fue la del Mufti principal de Ucrania, Said Ismagilov, que realizó una oración por los que su entorno define como combatientes por la libertad. Su participación en un acto tan claramente hostil a Rusia volvía a poner de manifiesto el compromiso directo del liderazgo islámico oficial en Ucrania con los sectores más radicalmente anti-rusos de la sociedad ucraniana.

Sin embargo, no era la primera vez que el Mufti ucraniano mostraba esta línea de pensamiento hostil hacia el gran vecino del este. En octubre de 2015, en un llamamiento en el día de los Defensores de Ucrania, Ismagilov ya había mostrado su esperanza en la pronta victoria de Ucrania contra el “insidioso agresor” ruso. La consigna entonces era: “¡Rezamos por vosotros, guerreros de Ucrania!”. Ya en 2014, este graduado de la Universidad Islámica de Moscú, había lanzado un manifiesto a los musulmanes de Rusia en el que comparaba la libertad de religión en Rusia y en Ucrania para apoyar el cambio de régimen en Kiev. Entre el 28 de abril y el 13 de marzo de 2014, de hecho, fue uno de los participantes en Donetsk en lo que se llamó el maratón de plegarias por la unidad de Ucrania, una especie de Euromaidan local.

En marzo de 2017, Ismagilov concedió una entrevista a fakty.ua con motivo de la presentación del libro de Mikhail Yakubovich sobre la participación musulmana en la vuelta al poder del nacionalismo ucraniano. Desde Maidan hasta “ATO”, se trata de un trabajo directamente promovido por el grupo de Ismagilov. En la entrevista, Ismagilov sostiene que la guerra de los musulmanes de Ucrania sólo terminará después de que Crimea y el Donbass sean liberadas. En esas declaraciones afirma igualmente que los musulmanes están en guerra en las líneas del frente y participan en el movimiento voluntario (el vínculo con el Batallón Dudayev es particularmente evidente). Y llama a los musulmanes de Rusia a no creer en la propaganda del Kremlin, además de afirmar que cometerían un pecado al participar en la guerra contra Ucrania.

El trabajo de Yabukovich es una obra propagandística que se traducirá al ruso con el objetivo de influir en la posición política de los musulmanes de Rusia “y en general sobre los habitantes” del país, según Ismagilov. La radicalización de Ismagilov también queda reflejada en su idea de que el Kremlin “está intentando destruir a los tártaros de Crimea por segunda vez en setenta años”.

Las posiciones del Mufti ucraniano pueden considerarse extremistas, no tanto por su defensa patriótica de Ucrania sino por el impulso del odio contra Rusia y lo que Ismagilov llama “los invasores”, así como por su completa falta de piedad ante los ataques indiscriminados contra posiciones civiles en las repúblicas populares de Donetsk y de Lugansk.

Tras su marcha de Donetsk, Ismagilov recuerda en la mencionada entrevista que nunca volvió. Puede que sólo acepte retornar cuando resuenen las victoriosas banderas de Ucrania, ondeando al paso alegre de la paz ucraniana que confunde, de forma tan explícita, con la defensa de la religión islámica. Una religión que asocia a la defensa de unas tierras musulmanas, las de Crimea por ejemplo, en la que siempre vivieron otros pueblos, como el ruso, desde hace muchas décadas mayoritario en ese territorio. Su visión del conflicto es clara en la forma en la que la presenta en fakty: esperar la debilidad del enemigo para que los liberadores vuelvan “con armas en sus manos, sin explicación”. Porque después de todo, como dice, “éste es el territorio de Ucrania, no es preciso dar explicaciones a nadie”. En cuanto al Donbass, su consigna también es clara: “Id a las tierras ocupadas del Donbass y limpiadlas del ocupante”. En realidad, ese ocupante al que se refiere no es más que la población que se ha resistido, con protestas primero y en muchos casos con las armas después, al cambio de régimen en Kiev.

En esas declaraciones, que bien podrían haber expresado aquellos de sus antecesores que colaboraron con Hitler, Ismagilov perfila una versión islamista del extremismo nacionalista ucraniano y de la internacional de colaboradores que, desde Okueva a los chechenos de Osmayev, líder del batallón Dudayev, y de Muslim Cheberloevsky, dirigente del batallón Sheik Mansour, lo venían apoyando.

El 30 de octubre, un atentado contra Adem Osmayev y Amina Okueva acabó con la vida de ésta. Un día después, el Mufti Ismagilov declaró a la prensa que Okueva había sido enterrada, siguiendo lo que había sido su última voluntad, al lado del primer comandante del Batallón Dudayev, Isa Munayev. El entierro se hizo siguiendo la tradición musulmana. Por razones de seguridad, no hubo acto religioso en una mezquita.

En una entrevista publicada el 2016 por Obozretravel, Muslim Cheberloevsky señalaba que en Ucrania, los grupos chechenos simplemente proseguían la larga guerra contra Rusia iniciada en 1991. Una guerra que hoy se da en Ucrania pero que mañana seguirá, para ellos, en cualquier otro lugar en el que puedan contribuir a dañar al mundo ruso. Hacía mucho tiempo que Okueva había optado por ser parte de esta guerra permanente de cuya bendición se encarga hoy en Ucrania, y con mucho esmero, Said Ismagilov.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.833 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,140,528 hits
A %d blogueros les gusta esto: