Entrada actual
Aeropuerto, Alto el fuego, Armas, Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, LPR, Ucrania, Uncategorized

Mirar a los ojos a Donbass

Artículo Original: Antifahist

4a0d314f5ca682db42ac2747376e5683En la RPD ha comenzado recientemente un proyecto titulado “Miren a los ojos aDonbass”. Su iniciadora y autora es la periodista de Odessa Irina Lashkevich, ganadora del premio Oles Buzina en la categoría de “periodismo de guerra” en 2016. Lashkevich, que participó en la investigación de la tragedia de la Casa de los Sindicatos, se vio obligada a abandonar el territorio ucraniano. Ahora vive y trabaja en Donetsk. En su arsenal de miles de imágenes y reportajes sobre los bombardeos punitivos ucranianos contra las localidades de Donbass se muestra que, pese a la guerra, la vida no se detiene.

Según la información publicada, la idea de este proyecto nació hace tiempo, ya que el trabajo periodístico se desarrolla en la zona de conflicto: “He visto a niños y personas mayores viviendo bajo los bombardeos. Siempre me sorprendían sus ojos. Los niños de la línea del frente solo pueden hablar de igual a igual, como adultos. Sería extraño que hablaran como niños, no es posible porque viven en un ambiente incomunicado. Quería crear un proyecto que llegara a adultos de ambos lados. Con las imágenes de la zona del frente quiero mostrar el lado más trágico de la guerra. Esta guerra ha acabado con el destino de cientos de miles de personas cuyas vidas cambiaron irremediablemente con el primer disparo”.

“Antes de tomar fotografías hablo con los niños. Cada uno tiene su propia historia. La historia de la vida en el frente. A veces se me caen las lágrimas, no puedo evitarlo. ¿Cómo se puede soportar ver a una niña de cuatro años que canta inventando una letra que dice “niños de la guerra, niños de la guerra”? Cuando le pregunté quién le dispara, su madre, que estaba ahí con ella, le susurró: “es mejor no decir nada o empezarás a gritar”. He preguntado a otros niños: “¿Hablarás a tus hijos de esta guerra?”. “No. Es mejor que los niños no sepan nada. Que vivan sin la guerra”.

Los niños pueden hablar de los soldados durante horas. La periodista está convencida: son distintos. Les encanta el colegio e intentan hacer todo lo que pueden para ayudar a sus padres. Saben lo que es el hambre.

“Una niña de 8 años de Zaitsevo me dijo: “teníamos hambre. Mi madre se iba y decía que traería algo para comer. Pero no siempre volvía con comida. No nos enfadábamos, nos dolía ver que mamá estaba llorado. Me ponía contenta cuando traía un paquete de grano”. Un niño de 11 años en Alexandrovka contó: “por la noche una mina impactó en la casa, corrimos sobre la nieve a casa de los vecinos. Ellos tienen un buen sótano. La casa se quemó completamente…. Cuando bombardearon el colegio, el profesor nos dijo que corriéramos al refugio. Una vez, estábamos en casa jugando y, de repente, empezó un bombardeo en pleno día. Mis padres no estaban en casa, me cuidó una vecina. Destruyeron las ventanas y me dispararon en la pierna”. Nunca olvidaré a los niños de la localidad de Severniy, rota en pedazos, cuando llovían proyectiles desde Pesky. No se debe olvidar. Mi memoria está marcada, sueño con la guerra constantemente”, continua Irina.

Un par de imágenes representan lo que ocurre en la zona del frente todo el día. La periodista explica que esto solo es la punta del iceberg, pero la historia es una crónica de dolor. Su dolor se había acumulado y dio lugar al proyecto “Mirad a los ojos de Donbass”. Miremos a los ojos de Donbass. Los comentarios de las fotografías son de la autora, Irina Lashkevich.

“En 2015 trabajaban los Grads”. Esta niña de Zaitsevo, que nació en tiempos de guerra, se llama Katyusha. “Los Grads de la Segunda Guerra Mundial se llamaban Katyusha y por eso llamamos así a nuestra hija”, cuenta con tristeza la madre de la niña. Ahora, durante los bombardeos, Katya se tapa los oídos. En la foto me mostraba cómo lo hace. Lo enseñó y se echó a llorar. La casa de Katya ha sido bombardeada”.

“Yaroslav, de Alexandrovka, un pueblo en la línea del frente. Una noche un proyectil impactó en la casa. El niño resultó herido en la pierna. Se duerme cada noche entre el sonido de los disparos. Yaroslav nunca contará a sus hijos nada de la guerra. “Los niños no deben saber”, son sus palabras. Alguien ha decidido que es un separ, alguien ha decidido que se puede disparar a Yaroslav”.

“Polinka, 3 años, Oktyabrsky (zona del frente), Donetsk. Recuerdo llegar a la calle de la casa de Paulina en 2015: estaba completamente destrozada. Sus padres se habían tenido que marchar. La niña no hablaba, pero escuchaba atentamente. No dudo que hablará a sus hijos de la guerra, que no la olvidará nunca. Mientras estaba allí, comenzó el bombardeo. Paulina siguió comiendo unas golosinas. Para ella, los bombardeos son la norma. Le pueden mandar un retrato a algún  “héroe de ATO”, que su mujer y sus hijos sepan algo del trabajo de su padre”.

“Bogdan, 4 años, Zaitsevo. La casa de Bogdan ha sido bombardeada. No recuerda otra vida que la guerra. A los informes de soldados muertos siempre se le puede añadir una frase: destrucción, destinos rotos de cientos de miles de personas. Alguien ha decidido que Bogdan es un separ, alguien ha decido que se puede disparar a Bogdan”.

“Los hermanos Daniel y Nikita, de 7 y 11 años, Zaitsevo, Gorlovka. Un distrito bombardeado. Suenan como adultos. Para los “patriotas” ucranianos: de los bombardeos habéis hecho crecer soldados. Daniel y Nikita han aprendido a vivir en guerra, saben esconderse de los bombardeos. Han madurado pronto y no ven las noticias ucranianas: la televisión está al otro lado de su ventana, desde donde ven cómo vuelan los proyectiles de Bajmutka y Artyomovsk. Puede que en un par de años tomen las armas. La “televisión” al otro lado de la ventana les lleva preparando para eso desde hace tres años. Alguien decidió que estos hermanos eran separ y decidieron que se les podía bombardear.

“Olya, 8 años, localidad de Severniy, Donetsk. Olga estudia en el colegio, el mismo en el que en 2014 murieron dos niños. El bombardeo desde Pesky comenzó a las cuatro de la tarde. Los niños estaban jugando al fútbol cuando cayeron los proyectiles. Sus cuerpos quedaron destrozados. Olya recuerda ese día, no lo olvidará nunca. Alguien ha decidido que Olga es separ y se le puede disparar.

Trudovsky es una de las zonas más bombardeadas. Este es Sasha. Le vi con su abuela en una tienda local. En la primera foto escucha atentamente a su abuela, que habla del bombardeo de la noche anterior. La segunda: la reacción a soldados que vienen”.

“Valya, 11 años, Okyabrsky (Donetsk). Línea del frente.  Valya recuerda el primer día de la guerra, cuando los helicópteros dispararon contra la localidad. A la pregunta de cómo viven los niños la guerra contesta: “el tiempo se ha parado. Creo que no he crecido, como si todavía tuviera 9 años”. Alguien ha decidido que Valya es una separ, alguien ha decidido que se puede disparar a Valya.

“¿Saben cuántos años tiene esta niña? Dos años y medio. Nastya vive en la línea del frente, Oktyabrsky, Donetsk. En su idioma describe que se esconde en el baño durante los bombardeos. Nació cuando la guerra ya había empezado. La guerra siempre ha sido parte de su vida. Son niños de la guerra, que se relajarán cuando llegue la paz, pero a través de cuyos ojos vemos cómo nuestros abuelos sobrevivieron a la guerra. Así lo creo. Y quiero mostrar a quién disparan. Alguien decidió que Nastya es separ, alguien decidió que le podían disparar”.

“La gente habitualmente me pregunta: ¿por qué imágenes en blanco y negro? Las fotos son como es su vida. ¿Sin sonrisas? No es una coincidencia y no está preparado. Ante de sacar las fotografías, pido a los niños que miren a los ojos de quien les está disparando. Los niños se toman muy en serio esta petición, miran de verdad, como si estuvieran mirando de frente a los malos y comprendieran qué están haciendo. Creen que estas fotos pueden traer la paz. Son niños adultos-veteranos”, escribió Lashkevich.

En la colección, compuesta por varias docenas de fotografías, hay personas mayores. Al fin y al cabo, tanto los ancianos como los niños dicen la verdad. Y están igualmente indefensos. “Recientemente he podido hablar con los ancianos de Oktyabrsky. Se quejan de las bajas pensiones, de los bombardeos cada noche, están cansados de la guerra. Pero a la pregunta de: ¿y si vuelve Ucrania cuando acabe la guerra?, todos responden con la misma reacción: inmediatamente pierden la sonrisa y aparece en su cara la sorpresa y un rotundo: ¡no! Aquí no les queremos aquí. La guerra es la guerra, pero Donetsk sin Ucrania”, cuenta Lashkevich.

“En esta imagen, la pareja Grigory y Olga Kolosova. Llevan juntos medio siglo. El marido tiene 35 años de experiencia trabajando en la mina. Cada día, durante 35 años seguidos, su mujer rezó y esperó que volviera. Grigory tiene dos medallas al Trabajo. En sus manos, la medalla de los Sindicatos y el record de producción de carbón. No entiende por qué Ucrania ha caído tan bajo que compra carbón en Estados Unidos. En Pesky bombardearon y saquearon su casa. La pareja vive en la línea del frente, en un piso que se cae en pedazos. Grigory tuvo un infarto cuando comenzaron a bombardear su casa. Alguien decidió que estos indefensos mayores son separ, alguien decidió que por Ucrania se les puede disparar”.

“La abuela Zina tiene 86 años. Vive en el distrito del aeropuerto de Donetsk. Su casa recibió un impacto de una bomba, que destruyo las puertas y las ventanas. La abuela Zina participó en la Gran Guerra Patria. Es una persona solitaria, que se ha quedado sola con esta guerra. Tiene miedo de no poder llegar al sótano cuando comienzan los bombardeos, así que se tumba en la cama y reza. Alguien decidió que la abuela Zina es separ, alguien decidió que le pueden disparar”

“Pedí a los mejores fotógrafos de Donbass, Dan Levy, que participara en el proyecto. Es de Kramatorsk y habitualmente trabaja en la línea del frente con el servicio de prensa del ejército de la RPD. Respondió inmediatamente y ahora trabajamos en un nuevo proyecto. Juntos iremos a la zona del frente. Dan Levy es mi maestro: en tres meses, con infinita paciencia, me ha enseñado lo trucos de la fotografía. Es fácil trabajar con él. Espero lograr captar estado de ánimo de los niños, su carácter. Espero que se preste atención a Donbass. Ese Donbass que se ha empezado a olvidar. Pero la población sigue viviendo allí. Y quieren paz”, concluye Irina.

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “Mirar a los ojos a Donbass

  1. Buenos dias, estoy muy interesado en contactar con Lashkevich.. quisiera intentar traer esta exposición a Barcelona..!! pienso que podria ayudar a abrir muchos ojos………. formidable trabajo… pienso a menudo de que maneras puedo o podria ayudar al pueblo de Donbass…..

    Me gusta

    Publicado por Gat | 24/08/2017, 12:56

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Look at Donbass eyes | Holocaust and WWII in the East - 17/09/2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.833 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,140,528 hits
A %d blogueros les gusta esto: