Entrada actual
Alto el fuego, Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Uncategorized

“Dejo de respirar y cierro los ojos, esperando a que la bomba explote”

Artículo Original: Antifashist

l-156332El día de los niños, que se celebra el primer día del verano, es una de las fiestas más antiguas, que se celebra desde 1950. La decisión se tomó al aceptar la propuesta de la Federación Internacional de Mujeres en una sesión especial de noviembre de 1949. La ONU apoyó la iniciativa y declaró la protección de los derechos, la vida y la salud de los niños como una de las prioridades de sus actividades. Como suele pasar, no era verdad.

En la agonía de la sangrienta guerra civil en Donbass, Ucrania, miembro de la ONU, sigue, por cuarto año consecutivo, asesinando e hiriendo física y mentalmente, destruyendo las vidas de miles de niños mientras el mundo entero ignora el caso. Según los datos oficiales han muerto en Donbass 101 niños. Un elevado número ha resultado herido. A causa del miedo constante, muchos han desarrollado enfermedades de adultos. Todos, sin excepción, tienen rota el alma.

En vísperas del 1 de junio visité a Nastia Bakulenko, una niña rusa de apellido ucraniano. Nastia tiene diez años. Su casa está situada a un kilómetro de las posiciones de las tropas ucranianas en la localidad de Alexandrovka, al oeste de Donetsk. Durante la guerra, la niña ha vivido en Donetsk, sin abandonar la ciudad ni un solo día, ya que su familia no tenía dónde ir. Nastia recuerda el inicio de la guerra. Recuerda cada día. Solo con el sonido, distingue el calibre de los cañones que disparan. Y tiene miedo, mucho miedo.

dnr-nastya-03Nastia, háblame sobre la guerra. ¿Qué significa para ti?”, pregunto. Los inteligentes ojos de la niña de diez años, que ya ha visto mucho en su vida, me devuelven la mirada.

Tengo miedo.

¿De qué?

De la guerra.

La niña recuerda perfectamente el caluroso día en el que Ucrania comenzó a bombardear Donetsk. “Fue el 26 de mayo. Había terminado primero y empezábamos las vacaciones de verano. Mi primo Kolya y yo fuimos a casa de la abuela cerca del aeropuerto. Estábamos por la calle. De repente se oyó en el cielo un helicóptero enorme. Por la ventana salía un arma. Y empezó a disparar. Mi primo y yo corrimos a casa. Ahí casi todas las habitaciones daban al aeropuerto, pero una daba al jardín. La abuela nos dijo que nos quedáramos ahí. Nos quedamos allí casi todo el día, no volvimos a salir a la calle. Tuvimos mucho miedo. Escuchamos un avión volando sobre nosotros, muy bajo. Disparó todo el día.

¿Qué fue de la casa de la abuela?

“Está casi toda destruida. Solo quedó la cocina. Pero la abuela va allí casi todos los días. Echa de menos la casa”.

Nastia pasó cada día en el sótano durante 2014 y 2015. En aquel momento había bombardeos diarios en el pueblo. Y no había ni luz ni gas.

“Bajábamos al sótano todos los días durante los bombardeos, pero también salíamos a la calle cuando el bombardeo paraba un poco. Pero una vez tuvimos que pasar cuatro días seguidos en el sótano. No salimos ni un segundo. Disparaban artillería sin parar. Una bomba explotó al lado de casa. Muchas bombas caían en las pilas de carbón delante de nuestra casa. Ya solo quedaba la mitad. Normalmente había tanques ahí. Y no tuvimos electricidad ni gas durante mucho tiempo en el pueblo. El abuelo preparó un fuego en el jardín y mamá nos preparaba ahí la comida”.

En casa de Nastia no hay una sola ventana en pie, todos los cristales han explotado por las ondas expansivas de las bombas. Las ventanas están cubiertas de plástico.

“Cuando llegó el fin de semana fuimos a casa de los vecinos. El tejado estaba caído. Y nuestro tejado también estaba roto por los trozos de las bombas, que habían dejado agujeros. El abuelo subió para arreglar los agujeros. Cuando explotó una bomba dio mucho miedo. Hizo un ruido muy fuerte. Se cayó todo. Nos dio mucho miedo”.

Pese a que Alexandrovka está situada en la línea del frente, sigue funcionando un colegio en el que estudian cientos de niños. Un colegio en la línea del frente. La vida en la línea del frente.

“En el colegio también tenemos un sótano”, cuenta Nastia, que ahora estudia cuarto curso. “Ahí, al lado de las paredes hay bancos y mantas. Tenemos el sótano dividido en zonas. Primero están los estudiantes de primero, luego los de tercero, luego los de cuarto, los de quinto y sexto. Y así todo. Cada uno tiene su camarote en el barco”, ríe la niña.

¿Bajáis al sótano cuando empiezan los ataques?

“Sí, en cuanto empiezan los disparos, vamos a escondernos y esperamos hasta que pare”.

¿De qué habláis cuando estáis en el sótano?

“De nada. Estamos en silencio. Nos sentamos y esperamos a que acabe”.

En la calle ya hace calor de verano. Son vacaciones. Pregunto a Nastia si sale a la calle. “No”, responde. “O casi nunca. Normalmente estamos en casa. Solo salgo para ir al colegio. A veces, cuando para el bombardeo, mi madre nos deja salir cerca de casa. Pero no mucho tiempo, solo un cuarto de hora, porque el bombardeo puede empezar en cualquier momento. Así que no podemos ir muy lejos de casa, porque hay que estar ceca para tener tiempo de llegar al sótano. Una vez mi hermano estaba jugando al balón cerca de casa. Hace como dos semanas. Y entonces un francotirador empezó a disparar. Si no se hubiera agachado para coger el balón, le habría dado en la cabeza. La bala fue donde él estaba. Así que salimos poco a la calle”.

¿Pasáis las vacaciones en casa?

Sí, jugaremos en el jardín.

Nastia, ¿qué sientes durante los bombardeos?

“Tengo mucho miedo cuando llegan las bombas. Se puede oír su sonido cuando se acercan. Entonces tengo mucho miedo y respiro muy fuerte. Y entonces dejo de respirar y cierro los ojos, esperando a que la bomba explote”.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.139 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,094,469 hits
A %d blogueros les gusta esto: