Entrada actual
Akhmetov, Bloqueo económico, Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Prensa, Propaganda, Uncategorized

El final de una época

Artículo Original: Ruslan Marmazov / Riafan

PLR_0022El caso quedó cerrado. Perdonen si no está bien. Y ocurrió, por supuesto, no el 18 de abril de este año, cuando un grupo de periodistas recibió en un tour por el “Donbass Arena”, sino de una forma muy diferente. Algunos de ellos visitaban el estadio por primera vez y quedaron sorprendidos por el lugar. Otros ya habían ido antes al estadio para ver partidos, así que la emoción es diferente. Algunos habían trabajado allí y volvieron a su antigua oficina, no sin curiosidad, por supuesto.

El buque imperial está muerto

Pregunté a uno de mis colegas sobre las emociones al ver el antiguo estadio del Shakhtar Donetsk, campeón de la Copa de la UEFA y otros tantos trofeos… Él, en una perfecta descripción afirmó: “El buque imperial muerto está en perfectas condiciones”. Creo que no se puede explicar mejor.

Sobre el final de una época. Todos los partidos terminan con la rueda de prensa de los entrenadores. A nivel público, es el final del partido. Evidentemente, entre bastidores hay aún mucho trabajo: reuniones, limpieza, hacer caja y mucho más. Pero eso es cosa de asuntos internos y de logística. Para los fans, el partido termina con la rueda de prensa de los entrenadores.

El 2 de mayo de 2014, el Shakhtar jugó su último partido en el Donbass Arena contra los Ilichvets de Mariupol. Ahora hasta eso parece simbólico. El partido, por cierto, lo ganaron los locales, 3-1, ante la atenta mirada de más de 18.000 espectadores, Por si a alguien le interesa. Yo, como último jefe de prensa del club en Donetsk, estuve con los entrenadores Nikolay Pavlov (FC Ilichvets) y Mircea Lucescu (FC Shakhtar) en la sala de prensa. La época se cerró tan pronto como, al finalizar, me despedí de los compañeros y les deseé lo mejor.

Después, el Shakhtar jugó unos cuantos partidos en Cherkassy, se fue de vacaciones y cuando volvió para la pretemporada lo hizo atravesando puestos de control y por el aeropuerto de Zaporozhia, porque la aviación ucraniana ya había destruido el nuestro, el de Donetsk. El Shakhtar ya no volvió de la pretemporada y vaga por tierras ajenas sin que su alma futbolística pueda descansar.

Desde que abandoné el club, que era lo correcto, me pregunto cómo habrían sido estos años en Kiev y en Lviv. No tiene sentido.

Aviación militar contra una ciudad pacífica

Por cierto, sobre el aeropuerto Sergey Prokofiev de Donetsk. Recuerdo perfectamente el día del primer golpe asesino desde el aire. Estaba en mi oficina en el Donbass Arena. Y por la tarde fui a una reunión de trabajo en la terraza de un café cercano. Estaba soleado, hacía calor y… Incluso entonces sorprendía el extraño sonido de los aviones militares sobrevolando la ciudad. Resultó que Ucrania estaba preparada para atacar la ciudad rebelde. Llegaban los problemas.

Cuando el avión -puede que fueran varios, qué sé yo- rugió sobre el centro de la ciudad, muchos corrieron a la calle y se llevaron las manos a la cara para, a modo de visor sobre los ojos, para mirar al cielo. Teniendo en cuenta cómo la aviación ucraniana disparó el Lugansk, el horror podía haber caído sobre nosotros.

El partido entre el Shakhtar y el Ilichvets, que supuso el final de la historia pacífica de Donetsk, al menos como la conocíamos, fue el final de la historia del Shakhtar en su actual forma. El último gol de esa época en Donetsk lo marcó el brasileño Douglas Costa, que ahora brilla en el Bayern. Y Adriano, ahora en el Spartak de Moscú, marcó el último doblete en el estadio. El último gol de los visitantes lo marcó un exjugador del Shakhtar, cedido en Mariupol, Andriy Totovitsky. Ahora se encuentra cedido en Bélgica, pero los “mineros” quieren un buen dinero para traspasarle. Teniendo en cuenta la situación, no está mal.

Las últimas palabras futbolísticas de la vieja época en el Donbass Arena correspondieron a Lucescu, ahora entrenador del Zenit de San Petersburgo: “Chygrynskiy no vendrá al equipo. Hemos perdido a muchos jugadores”. Pero resultó que no se perdió a un futbolista, sino que se perdió a mucha gente. Después Mircea Lucescu comentó que el partido contra el Zorya en Lugansk se presentaba difícil. Se equivocó. El partido se jugaría en Cherkassy.

¿Qué fue de los 52.000 asientos?

Ahora al tour de prensa que tuvo lugar el 18 de abril en el Donbass Arena. Creo que se hizo a propósito, para acabar con la ola de fantasías del otro lado de la línea del frente que se han producido desde que un gran número de empresas pasaran a estar bajo control de la RPD. El estadio está entre ellas, por supuesto.

La que más me gustó fue la falsa noticia de que los “terroristas” habían saqueado el Arena y se habían llevado todo, incluyendo los asientos. Esta información corrió rápidamente y tuvo gran eco en las redes sociales. Nadie se paró a pensar qué se puede hacer con 52.000 asientos de plástico a día de hoy en Donetsk. ¿Dónde se pueden llevar? ¿A quién se los van a vender? Aunque no sea en Donetsk, ¿para qué los pueden querer? Por favor, que alguien me explique si me he perdido algo.

Luego está la noticia sobre el césped, que se había secado nada más pasar a estar bajo control de la RPD. Otra vez, el césped del fútbol y el largo juego de la historia. No puede crecer en un solo día, pero sinceramente también es complicado destruirlo en un solo día. Hoy el césped se encuentra cuidado, con sol artificial, fertilizantes y preparado. ¿Pero preparado para qué?

Lo más complicado de este momento. ¿Cómo se puede usar uno de los mejores estadios en una ciudad que está en guerra? El Shakhtar no puede usar el estadio. En cualquier caso, no me imagino ninguna opción para ello que tenga un mínimo viso de realismo. ¿Dejarlo estar? Eso es todo.

A día de hoy, no hay nada en la RPD que necesite de esta gran construcción, que demanda, además de reparación moral, al menos algo de dinero. ¿Pero es el Donbass Arena necesario? Sí. ¿Es preciso mantenerlo para evitar su colapso? Desde luego. Está también el problema de las zonas en las que, como se dice en Donetsk, hubo “llegadas” del lado ucraniano. Necesitan reparaciones, arreglos. En general, el estadio necesita trabajo, hacer un inventario. Creo que pasará mucho tiempo hasta que vuelva a haber fútbol allí. Existen problemas técnicos, por no hablar del hecho de que la presencia de público en las gradas es físicamente peligrosa.

Los periodistas subieron al quinto piso, donde una vez se encontraron las oficinas del Shakhtar, entraron en la zona VIP y en las zonas de los jugadores en el vestuario. No les mostraron el palco presidencial, donde se ha recibido a una variedad de personalidades incluyendo, por ejemplo, al presidente de la UEFA, Michel Platini, o al patriarca Kiril de Moscú. Deberían, es bonito. Tampoco mostraron el lugar en el que había trabajado el fondo humanitario de Rinat Ajmetov. Pero la sala de prensa tenía el mismo aspecto. Mi antiguo lugar de trabajo. Y ahí es donde me di cuenta que ya no sabía los resultados de esa época pasada. Quién lo habría imaginado.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.565 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,122,114 hits
A %d blogueros les gusta esto: