Entrada actual
Batallon Aidar, Bloqueo económico, Carbón, Clase obrera, Economía, Energia, Industria, Uncategorized

Donbass ante el bloqueo: el trabajo a un kilómetro de la guerra

Artículo Original: Dmitry Steshin / Komsomolskaya Pravda

minaLos sistemas lanzacohetes Grad son probablemente el peor enemigo para los invernaderos. Un “paquete” voló por el terreno de “Invernaderos de Donbass” y dejó restos de cristales en varios miles de metros de tierra. Pero eso fue hace tres años y ahora no queda rastro de ese incidente. Nos ha acompañado hasta el invernadero el viceprimer ministro de la RPD, Alexander Timofeev, alias Tashkent, encargado de todos los temas económicos y de realizar las reformas necesarias.

A la entrada nos lavamos los pies con una solución especial, las manos y nos vestimos batas blancas. Caminamos por filas sin fin de verde brillante, donde llaman la atención primero los tomates. Recuerdo que, en la primavera de 2015, cuando Ucrania anunció su primer bloqueo comercial, que afectó a los alimentos en las tiendas únicamente se podía encontrar verduras en lata. Los supermercados estaban bloqueados por paredes temporales: no había suficientes productos. Recuerdo que, durante semanas, los corresponsales de KP comimos pelmeni durante semanas -al estilo puramente soviético- de una tienda y conseguimos comprar mucha cantidad de una vez. Entonces, el líder de la RPD personalmente se paseó por los mercados para conseguir que redujeran los precios. El precio del pan también está estrictamente regulado.

Sin llamar la atención, voy comiendo el primer tomate de Donetsk mientras escuchaba al viceprimer ministro hablar con uno de los jefes del invernadero:

– “¿Cuánto cuestan los tomates en Ucrania? ¿160 rublos? Nosotros los venderemos por 112, a la baja”.

“A la baja”, esta empresa necesita producir 160.000 toneladas de producto, lo que lleva a pensar qué será de los agricultores de la línea del frente: es probable que vayan a la ruina.

wx1080 (1)Pasamos del calor tropical al aire fresco. Alexander Timofeev señala la central de Zuevskaya: “Al mes consume 120.000 toneladas de carbón. Aquí solo producimos 80.000 toneladas, así que tenemos que comprar. Es una cuestión de consumo interno. Y de los subsidios de la región. Llevamos un mes con “control externo” y el carbón ya está en la segunda línea, en los beneficios, del presupuesto. Estará disponible el día 1”.

“Si no hay comercio, una región industrial no funciona”. Pregunto al viceprimer ministro por las inversiones. ¿Hay interesados? Contesta que “nueve de cada diez no tienen escrúpulos y quieren beberse una parte y robar el resto”. Donbass tendrá que construirse por sus propias fuerzas en el futuro inmediato.

Las minas

Se puede decir que, tras la revolución, los mineros fueron los más favorecidos. Sus salarios eran legendarios. En Donbass aún se mantienen los palacios de cultura estilo estalinista que se construyeron. Como es evidente, su grandeza ha decaído en la última década. Pero aparece la oportunidad de volver atrás, a que quienes arriesgan su vida para producir energía no tengan que vivir en la pobreza.

Esta mañana, en las afueras de Donetsk, ha abierto una nueva explotación la Kalinovskaya-Vostochnaya. Carbón de coque, unas reservas de unas 440 toneladas. Hace ya un mes que la mina se encuentra bajo control externo y la nueva explotación es un serio éxito que han celebrado miles de mineros. Ya se está planeando la apertura de otra más, lo que significa que habrá salarios. Buenos salarios para los estándares de Donetsk: desde 20.000 rublos para quienes trabajan en los túneles. Pero ahora hay un nuevo problema: cumplir el plan. Mi acompañante, Gennady Kovalchuk, líder del Sindicato de Mineros del Carbón de Donetsk, repite varias veces ese término. Desde marzo, en el cuartel general se gestiona el “control externo” de una de las grandes minas de Donbass: Zasyadko. El propio Gennady, que ha pasado su vida entera bajo ese suelo, dice con orgullo: “yo soy pupilo de la mina Zasyadko”.

Mueve con dificultad su mano derecha. En el verano de 2014, Gennady resultó seriamente herido en Shakhtyorsk. Fue en aquellos días en los que el Ejército Ucraniano trataba de cortar la última ruta a Rusia y la República lanzó a la batalla a sus reservas. Entonces vinieron dos años de hospitales, cinco operaciones en la Academia Militar de San Petersburgo. El anterior líder del sindicato huyó a Ucrania, así que Gennady Evgenievich le ha sustituido. Y con razón. —-“Cumplir el plan, eso es lo más importante”, me cuenta el minero. “Ahora mismo, Zasyadko cuenta con unas existencias de 34.000 toneladas de concentrado enriquecido. Toda la producción va al almacén. Hay que vender el carbón.

– ¿Rusia necesita vuestro carbón? He oído lo contrario.

-Objetivamente no lo necesitan. Pero dictar los términos a Ucrania a través de Rusia es útil. Es un hecho que Ucrania no puede vivir sin nuestro carbón. Hace tiempo que vende fantasías de que estábamos subvencionados, pero con solo mirar los costes de producción y el precio del carbón ya se aclara todo.

– ¿Cómo ha sido la reacción a la nacionalización?

-En general ha sido positiva, pero también están los otros -como Bandera Shujievich-, que solo quieren cobrar sus salarios. Y ahí está lo que, a mí, personalmente, no me gusta. El 1 de marzo me incluyeron en el personal de control externo de la mina Zasyadko. Desde el primer día que hablamos allí he visto, por ejemplo, que el director es un enemigo de la República. Fui a la oficina del director y le dije: Andrey Borisovich, hay que predicar con el ejemplo. Las nóminas primero. Y me contestó: no trabajo para ninguna empresa estatal, trabajo en la compañía minera propiedad de sus accionistas Zasyadko”.

Pese a que Ucrania aún debe a los mineros setenta millones de rublos por el carbón exportado, aquellos con los que hablo están satisfechos con lo que está ocurriendo. Para ellos, como hace cien años, el péndulo de la historia se ha vuelto a mover. Hasta 1917, los mineros eran la parte más perjudicada del proletariado. Luego se convirtieron en la élite y volvieron a caer en los 90 con la llegada del capitalismo ucraniano y ahora vuelven a ascender, ascenso que han pagado con sangre.

wx1080 (2)El primer salario

A principios de abril, en Donbass comenzó a pagarse en las fábricas “bajo control externo” el primer salario. En el oscuro pasillo de la fábrica Donetsk Koks”, tres docenas de personas hacen cola ante la ventanilla de la caja: los hombres que hacen guardia y algunas mujeres de administración y contabilidad. Se les paga por mantener los objetos de la fábrica, el estadio, el parque. Nada más. El dueño paralizó la producción de esta fábrica con más de cien años de historia y consiguió que dejara de funcionar.

– “El antiguo dueño cortó el suministro del horno de coque”, me explica el ministro de Comercio e Industria, Alexey Granovksy. “Era propiedad de Metinvest. Así que no pude estar al tanto e impedirlo. No tenía información sobre lo que ocurría detrás de la valla. Cuando echamos a la anterior banda de administración entramos y vimos que no había mucho que ver”.

– “¿De dónde sale el dinero para los salarios?”

– “Las compañías que han tenido ingresos ayudan. Eso nos salva”.

Desde Donetsk nos dirigimos a la línea del frente en Dokouchaevsk. Ahí también están recibiendo el primer salario en la cantera, que produce materia prima para todo tipo de fábricas, desde productos químicos hasta azúcar. Recientemente se ha implementado el primer plan de producción para las pavimentadoras, que a gran velocidad han salido a las calles de Donetsk.

En un cruce giramos a la izquierda y avanzamos a lo largo de la línea del frente. En varias zonas, la carretera está cubierta de munición disparada sin objetivo.  El nuevo director de la cantera nos hace aparcar los coches en el patio de la administración, apresurándonos para que vayamos más rápido. En su oficina, la ventana está cubierta por un saco de arena. La fachada de la administración está llena de fragmentos de metralla y agüeros relativamente antiguos, donde los pájaros han construido nidos. No tiene sentido reparar el edificio. Valery Salatin, director de producción, señala con la mano la cantera y las posiciones del batallón Aidar. La distancia a sus posiciones es de no más de un kilómetro, en la colina opuesta, lo que no les impide lanzarse al ataque con morteros cada noche contra la cantera.

– “Ahora solo trabajamos durante el día; trabajar por la noche está prohibido”, explica Valery. Estamos a una cantera de grandes proporciones, la altura impresiona. Al fondo, una pequeña piscina color turquesa esconde en realidad más de un millón de metros cúbicos de agua. Para extraerla hace falta un año, pero debajo se esconden más de mil millones de toneladas, una fortuna. La cantera se inundó en 2014 cuando Donbass se quedó sin suministro eléctrico a causa de los ataques. Los equipos de reparación tardaron varias horas y el agua ascendió.

Volvemos al edificio y esperamos a que vuelvan a calcular los sueldos de casi mil personas. El equipo es un caso único en el que ha sobrevivido casi todo y hay además esperanza de recuperarse. Nos sentamos en el patio y esperamos. La joven Katia, del servicio de prensa del Ministerio de Comercio e Industria nos cuenta:

– “Hace poco mi hijo me dijo: mamá, no sé dónde vivo. Ucrania ya no está aquí, han tirado todas las banderas y los escudos. En el colegio estudiamos historia de Rusia y sé el himno ruso pero nuestra república se llama RPD. ¿Dónde estoy?”.

Katia no tiene tiempo de terminar la historia. Cerca de nosotros, desde lo alto de la cantera, se oye una larga ráfaga de ametralladoras. Uno de los ingenieros explica: “un rastreador, hierba en llamas”. Aparece un buen baño de humo de las hierbas ardiendo. Poco a poco empieza a ladrar la artillería, cada vez más intensamente. Juntar un grupo de personas en esa situación es criminal. Tienen que esperar. Y la población está dispuesta a esperar: la paz, el trabajo, una mínima prosperidad y algo de claridad. No hay dónde huir de Donbass.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.578 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,114,856 hits
A %d blogueros les gusta esto: