Entrada actual
Armas, Batallón Vostok, Bloqueo económico, Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Economía, Industria, Yasinovataya

Donbass ante el bloqueo: dejar de dar de comer al enemigo

Artículo Original: Dmitry Steshin / Komsomolskaya Pravda

En el tercer año de la guerra, Donbass se encontró con dos problemas irresolubles: el económico y el moral. La República pagaba la guerra contra ella misma a base de miles de millones de dólares en impuestos pagados a Ucrania y enviando allí los productos finalizados para que pudieran ser vendidos. El bloqueo ucraniano de Donbass resultó ser una buena forma de acabar con el impasse.

A finales de 2016, Ucrania había perdido definitivamente el ardor militar. La estrategia casi digna de Confucio del salto de la rana (ocupación gradual de la supuesta zona neutral en la llamada zona gris) no ha dado, ni por definición podía dar, una victoria contra los “separatistas”. La rana no puede vencer al lobo. Pero entonces saltó a la palestra el triple agente o traidor, pero siempre convencido de la idea de la “gran Ucrania” Semen Semenchenko, el diputado que se hizo famoso en la guerra de Donbass por las vergonzosas derrotas de sus batallones voluntarios.

Los activistas de Semenchenko realizaron un primer ensayo del bloqueo de las vías del tren de la RPD y la RPL a Ucrania en diciembre del año pasado. Sufriendo las consecuencias, en Kiev los dueños de las bloqueadas minas de carbón y fábricas de Donbass trataron de exigir a la policía ucraniana que dispersara a los activistas. Pero la policía fue repelida y el bloqueo resistió. Y así comenzó la psicosis de la “gran Ucrania”: “el pueblo apoya el bloqueo”. Las vías quedaron definitivamente bloqueadas en febrero.

Comenzó el segundo asalto. En él tomó la iniciativa la República Popular de Donetsk. La RPD dio a Ucrania tres días para acabar con el bloqueo y a los dueños de las minas y fábricas en Donbass, hasta el 1 de marzo para comenzar a pagar impuestos a la RPD/RPL y aceptar su jurisdicción. La prensa ucraniana lo llamó nacionalización. Los dueños o se mostraban indignados o pretendían que no pasaba nada.

Como había advertido, Donbass cerró la puerta e introdujo administración externa en las diez mayores plantas metalúrgicas y administración temporal al gigante Stirol en Gorlovka y otras dos docenas de empresas de menor tamaño. Bajo control externo quedó la mayor mina de la región: Zasyadko.

El comercio de carbón y metal a Ucrania se detuvo completamente.

El viceprimer ministro de la RPD, Alexander Timofeev, me explica que esos días hubo contacto permanente con Ukrzaliznitsa, la administración del transporte de Ucrania y el Ministerio de Infraestructura.

-Llamaron el 3 de marzo, felices: “hemos desbloqueado las vías, mandad carbón”. Yo les dije: “O os habéis perdido algo o no lo habéis entendido. No va a haber más carbón”. Como venganza, por supuesto, no devolvieron siete locomotoras y vagones que habían quedado a su lado del bloqueo.

Con ciertas dudas, a sabiendas que este paso destruye a Ucrania, el 15 de marzo Petro Poroshenko firmó el decreto “Sobre el cese del movimiento de bienes a través de la línea de contacto”. Donbass por fin volaba solo.

Pero hay quienes nunca se han marchado.

Quedarse en la fortaleza de Brest

Yasinovataya es uno de los puntos más calientes de Donbass. Con una gran zona residencial e industrial, está prácticamente unido a Donetsk. El día antes de nuestra llegada se utilizó en las afueras de Yasinovataya “munición no convencional”, proyectiles de mortero con fósforo. En la ciudad habitualmente se producen “llegadas”, con muertos o heridos cada semana. La Planta de Motores de Yasinovataya (YaMZ por sus siglas en ruso) estuvo en la línea del frente desde el verano de 2014 hasta febrero de 2015. El director de la planta sigue llamándola la “fortaleza de Brest”. La planta en sí no sufrió grandes daños, aunque sí una pérdida significativa: se quemó el edificio de administración. La población la llamaba “el coliseo”, una reliquia de la época de Stalin. Defendió la fábrica el batallón Vostok, que me ayudó a conocer al director y dueño, Vladimir Trubchanin.

La planta ha seguido trabajando: el año pasado enviaron a Rusia 16 grúas mineras y se espera enviar más. En el mercado esas máquinas tienen un valor de 30 millones de rublos. “Hemos tenido suerte con eso”, me cuenta Trubchanin, más como científico que como director general de la fábrica. Es más, en su tarjeta de visita se puede leer: doctor en Económicas.

“Suerte en el hecho de que en tiempos de la Unión Soviética no estábamos subordinados a Kiev sino al sindicato de producción de maquinaria. Y después no nos entramos en ningún conglomerado financiero-industrial. Siempre hemos estado nosotros solos. Así que nos adaptamos fácilmente al nuevo marco legal de la RPD. Eso ocurrió ya en diciembre de 2014.

“En realidad, me gusta mucho la RPD. No está nada mal”. El director explica que el sistema que se va a aplicar en la República debería funcionar.

Le cuento a Vladimir Viktorovich que, en junio de 2014 en Slavyansk, estaba protegido con chaleco antibalas mientras trabajaba y discutía por internet en el hotel. Sobre el futuro de Donbass. Concretamente, escribí que el sistema industrial debía incluir a las repúblicas no-reconocidas de Osetia del Sur y Abjasia. El director asiente. “Así es. Para recuperar la industria hay que hacerlo a través de Osetia del Sur. La RPD ha reconocido Osetia del Sur. De esta forma, todos entran en un mismo marco legal. Y el bloque económico de Rusia correctamente declara que la industria debe trabajar en ese marco legal. Las Repúblicas se enfrentan a un largo camino para legalizar todos estos sistemas. Pero no sobreviviremos sin Rusia. Prácticamente todo lo que produzco a día de hoy va a vosotros. El equipamiento va a vosotros al completo. Pero hemos tenido que cambiar algunas cosas. Hasta enero de 2017, el 70% de la producción iba a Rusia y Kazajstán, el otro 30%, a Ucrania. Ahora hemos pasado completamente al mercado de la Unión Aduanera.

Al despedirnos, pregunto: “Perdón si es una pregunta indiscreta, pero, ¿quién es el dueño de la planta ahora?”. Vladimir Trubchanin sonríe. “Yo, claro”. Recopilo las notas y me despido mientras se escucha, a lo lejos, el eco de las bombas. Al comprender que no es la mejor imagen para la prensa, el director mi mira y dice: “Aun así, mejor que los ukrops”.

El viceprimer ministro, Tashkent

El viceprimer ministro Alexander Timofeev es el miembro del Gobierno de la RPD encargado de todo el bloque económico. Conduce él mismo el Kruzak blindado y, lo que es aún menos habitual, va despacio, sin el “apartaos, basura” de la capital. Eso dice mucho, al menos que piensa de forma racional. Al pasar junto al enorme y vacío hipermercado “Metro”, Tashkent (ese era el alias del viceprimer ministro durante la guerra) de repente recuerda cómo, en mayo de 2014, fueron a rescatar a los chicos del batallón Vostok tras el primer, fallido y sangriento asalto al aeropuerto.

“El calor era terrible… Rompimos la puerta de cristal y cogimos refrescos y unas patatas. Sasha, es decir, el presidente (Alexander Zajarchenko) puso un billete en la caja, 500 grivnas. Pregunté por qué. Para quién. ¿Quién lo va a coger? Dijo: “me da igual quién lo coja, yo he pagado por lo que he cogido”. Del “Metro” queda el esqueleto”.

Alexander Yurevich cuenta que había planes en caso de actos hostiles por parte de Ucrania. Yo pienso: ¿cómo se mantiene a la gente trabajando? Pregunto:

-¿Qué está pasando en la RPD: nacionalización o control externo?

-El control externo no implica necesariamente cambio de propiedad. Las compañías lo han entendido mal. El dueño ha sido apartado de la administración de la compañía. Y los motivos no tienen mucho interés. Miramos a los hechos: el dueño ha perdido la capacidad de pagar los salarios. En este punto, el Estado tiene derecho a intervenir. No hablemos de propiedad, la cuestión sigue en el aire. El Gobierno de la República ha nombrado administradores, que dan trabajo a las empresas, suministran materiales y productos de marketing. Y pagan impuestos.

– ¿Cómo fueron a las empresas? ¿Hubo conflictos?

-No había motivos para ir armados. Nos reunimos con los jefes y después con los colectivos de trabajadores. Habían sufrido la anterior administración. Sufrieron más los altos cargos. Porque su salario es de 400.000 grivnas al mes, que es excesivo para el territorio de la República. A algunos no les gusta, se pueden marchar. Les dijimos que encontraríamos a otros para sustituirles. Muchos se marcharon. Se marchó lo oxidado. Sabe, si se golpea con un martillo algo oxidado, inmediatamente se tambalea. Donetsk se ha librado de los chulos, los niñatos con zapatillas de colores y los aspirantes a ladrones. Tenemos otros problemas.

– ¿Cuáles?

-Estamos construyendo el Estado del bienestar con una economía planificada. En la medida de lo que podamos. No veo nada raro. Las fábricas funcionan según un plan. China vive según un plan…

El viceprimer ministro finalmente habla sobre la especulación de la exportación de productos e importación de materias primas:

-Tenemos un tratado de reconocimiento mutuo con Osetia del Sur. Así que trabajamos según ese marco legal. Dónde más van los productos, no tenemos por qué saber. No infringimos ninguna ley.

– ¿Ucrania lo puede impedir?

-Hay muchas declaraciones de intenciones, pero la única verdadera es la de que “los niños estarán en los sótanos”.

Según el viceprimer ministro, la logística ha vuelto al estatus anterior a la guerra: “25 trenes van en dirección a Rusia al día”. Nos beneficiamos de que este tráfico se haya redirigido en nuestro territorio. Nos atacaron, incluso tiraron la torre de refrigeración de la planta térmica de Zuevskaya, que dejó los campos cubiertos de cristales. Efecto invernadero por trabajar con excesivo calor en la central. Sufrió muchos daños en 2014. No solo se ha restaurado, sino que se ha ampliado. Y en unos días espero la primera cosecha de tomates.

Anuncios

Comentarios

Un comentario en “Donbass ante el bloqueo: dejar de dar de comer al enemigo

  1. AL FIN ESTAN IMPLEMENTANDO LAS MEDIDAS APROPIADAS A LA SITUACION. OJO, A LOS UKROS NO LES QUEDARÁ MAS QUE LA VIA MILITAR, APROVECHAD PARA RECUPERAR TODO EL TERRITORIO DEL DONBASS! ODA A LOS CAIDOS Y LOS QUE AUN DEBERAN SACRIFICAR SUS VIDAS POR LAS REPUBLICAS.

    Me gusta

    Publicado por Carlos Cabrera | 05/05/2017, 17:35

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.565 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,122,114 hits
A %d blogueros les gusta esto: