Entrada actual
Bandera, Fascismo, Historia, OUN, Segunda Guerra Mundial, UNA-UNSO, UPA

“Éxitos” de los “héroes” ucranianos en Bielorrusia

Artículo Original: Chervonec_001

s000535_129779Hubo en Bielorrusia más de cien batallones punitivos ucranianos y ni uno solo era bielorruso.

Solo se puede luchar contra un oponente si está armado y asesinar civiles es un crimen que no prescribe. En los documentos de UNA-UNSO y UPA se expresa abiertamente la necesidad de acabar con la población de otras nacionalidades –polacos, rusos y judíos- para lograr la independencia. También hablaban de los bielorrusos, los residentes de Polesia [región de la frontera entre Bielorrusia y Ucrania entre Polonia y Rusia]. Eso es el fascismo.

Los representantes de Stalin en los Juicios de Núremberg no enviaron materiales sobre los crímenes de UPA, dado que la parte occidental de Ucrania y Transcarpatia formaban parte de la Unión Soviética y, por lo tanto, los crímenes cometidos por el Ejército Insurgente Ucraniano (UPA) debían responder ante la legislación de la Unión Soviética, no a la legislación internacional. Puede que fuera un error de Stalin, aunque no uno definitivo. Se aplicó estrictamente la ley soviética en las acusaciones contra UPA.

Según la legislación de la URSS, UPA era considerada una organización terrorista, por lo que tras la derrota, una parte sustancial de sus miembros se refugió en Estados Unidos y Canadá. Los graves crímenes de UPA contra la población inocente y desarmada de mujeres, ancianos y niños han quedado repetidamente probados.

La ideología de UPA estaba basada en el odio nacional y en la persecución de las personas sobre la base de la nacionalidad, algo que en sí es una violación del derecho internacional. El hecho de que esa ideología de odio se utilizara durante el golpe de Estado en Ucrania, como ocurrió por ejemplo en Odessa, donde civiles fueron quemados vivos, prueba su naturaleza criminal y fascista. Sin género de duda, está claro quién organizó esta masacre de Odessa [Odessa Jatyn, en referencia al pueblo bielorruso que sufrió una masacre de tales dimensiones que su nombre ha quedado identificado como sinónimo de masacre en la lengua rusa]. Lo importante no es cuándo habrá un nuevo Núremberg. Lo importante es que habrá uno antes o después. Y no hay amnistía posible para crímenes contra la humanidad.

En cuanto a los rusos, es mejor dejar las cosas como están: la Primera Brigada Nacional rusa “Druzhina” de Gil Rodionov [organizada por los alemanes para luchar en el territorio de Bielorrusia y cuyo comandante, Gil Rodionov, organizó una deserción masiva para convertir la unidad en una brigada partisana antifascista], no tocó a los civiles, frente a las atrocidades de los “rebeldes”, miembros de más de cien batallones ucranianos que operaban en Bielorrusia, a las que la población local llamaba banderistas. A los rusos, incluso al ejército de Kamesnky tomaba su nombre de los Narodniks [populistas. Esto no quiere decir que no colaboraran con las SS, sino que no hubo el ensañamiento con la población civil de UPA en el territorio bielorruso]. Y la región de Volinia se menciona con total frialdad, un lugar en el que se masacró a mujeres y niños.

Spivak, antiguo soldado del batallón 118 de las SS:

“Estaba en un campo de prisioneros de Kiev. Era otoño, ya hacía frío, cuando empezó el reclutamiento. Vinieron los nacionalistas, que habían recibido entrenamiento en alguna parte, y empezaron a organizar un batallón de defensa. Me dieron un rifle y un uniforme verde alemán. Di a parar en el batallón 118, cuyo jefe de personal era Vasyura. Pasischnyk era el comandante de mi unidad y el comandante de la  división, un antiguo oficial de Vinnitsa. En Bielorrusia nos enviaron a luchar contra los partisanos. En general, nuestra primera compañía era la más cruel y la más leal a los alemanes. La mayoría, aunque no todos, eran nacionalistas de Ucrania occidental. Era especialmente impactante la division de Meleshko”.

Los oficiales del Sonderkommando recibieron entrenamiento especial en Alemania. Juraron lealtad al Fuhrer el noviembre de 1942 y el batallón fue destinado a Pleschenitsy, una zona cercana a Minsk.

El batallón de Vasyura se hizo conocido por primera vez por Jatyn. Pero antes del 22 de marzo, el batallón 118 ya había quemado 58 viviendas en el distrito de Sumleivichi Logoisk (mataron a tres residentes), después 40 más en los pueblos de Koteli y Zarechie (16 muertos). Jatyn estaba perdido.

El batallón 118 continuó su sangriento camino. En el transcurso de las operaciones Herman y Cottbus en mayo, cuarenta viviendas del pueblo de Vileyka fueron quemadas. Obligaron a 17 niños y siete mujeres a entrar en un granero y le dieron fuego. Al día siguiente, tras ser interrogados y torturados, los hombres corrieron la misma suerte. Después quemaron el pueblo de Osovy, asesinando a más de cincuenta civiles, y Nivki, en la región de Vitebsk (noventa viviendas).

Durante la operación Cottbus, cincuenta judíos fueron ejecutados en el pueblo de Kaminska Sloboda.

El 118º Batallón Policial ser formó en julio de 1942 en Kiev sobre la base de una de las compañías del 115º Batallón Policial. Alrededor de cien personas del 115º Batallón fueron transferidas para formar el 118º Batallón.

El 115º Batallón Policial se formó en Kiev a principios de 1942 a partir de la disuelta unidad Kuren de Bukovina. Tras la disolución de las unidades ucranianas, un gran número de voluntarios de Galizia y Bukovina quedaron libres, por lo que un centenar de ellos fueron destinados al 118º Batallón Policial. Los batallones fueron creados de acuerdo con la decisión de los nazis ucranianos de unirse a dichos batallones bajo control alemán una vez que Hitler prohibió la creación de batallones armados independientes ucranianos.

El batallón Kuren era una formación paramilitar de OUN (m) (Seguidores de A. Melnyk) formada principalmente por ucranianos procedentes de la región de Bukovina. Mantenía un estrecho contacto con los servicios secretos alemanes. El fundador y coronel de la unidad era Petro Voynovskiy. Se formó el 2-3 de agosto de 1941 con la incorporación de los grupos de OUN.

El batallón Kuren Bukovina fue disuelto a finales de 1941 por orden de Hitler, ya que su existencia era contraria a las políticas de Alemania para los territorios del este.

A finales de 1942, el 118º Batallón fue destinado a Minsk, en Bielorrusia. Desde Minsk, el batallón fue trasladado a Pleshchenitsy, a 17km de Jatyn.

De todos los civiles asesinados y pueblos destruidos por los nazis en Bielorrusia, el incidente más grave ocurrió en el pueblo de Borki, en el distrito de Kirovsk de la región de Mogilev. En un solo día, el 15 de junio de 1942, las tropas de Dirlewanger dispararon o  quemaron hasta la muerte a 1.843 personas.

Fragmento del testimonio de Feodosya Filipovich Grabosvsky, natural de Grabovska, en la región de Vinnitsa, y miembro de la brigada Dirlewanget:

“Para esa operación salimos de Chechevichi en coches y motos. Recuerdo que ya no era primavera, las patatas habían florecico (…). Antes de salir, Barchik dijo que íbamos a ir a Borki para apoyar a los alemanes, bajo el fuego de los partisanos en la zona del pueblo. A aproximadamente tres kilómetros de Borki, en la carretera Mogilev-Bobruisk, los vehículos se detuvieron.

Por orden de Barchik, las unidades de Antoly Soldatenko y Dmitry Dobrinin, así como algunas unidades alemanas y ucranianas, descargaron la carga. El mismo Barchik dijo también que esas unidades, junto a un grupo de alemanes y ucranianos, debían rodear la zona central del pueblo y los otros pueblos al norte y este de la zona. Las demás unidades, así como las fuerzas alemanas y parte de la compañía de Melnichenko, siguieron la ruta”.

Unos años después de la guerra, en el juicio, uno de los verdugos recordó cómo Dirlewanger y Barchik interrogaron a la población, se burlaron de ellos, los quemaron vivos y les dispararon. Asesinaron a niños delante de sus padres y a padres delante de sus hijos. Los cuerpos fueron arrojados a los campos de patatas. Entre ellos había algunos que aún vivían. Los cubrieron de tierra.

El presidente Lukashenko, sobre las atrocidades de los nacionalistas ucranianos en Bielorrusia

 “Saben, pondré solo un ejemplo. He pedido recientemente los documentos para no parecer un simple aficionado o alguien bajo la influencia de la propaganda soviética. Algunos de los que se autodenominan políticos hoy en día, o están en el poder o cerca de esos círculos en Ucrania, se hacen llamar herederos de Bandera, UNA-UNSO y UPA, el Ejército Insurgente Ucraniano, una organización de ucranianos nacionalistas que empezó a actuar antes incluso de la Revolución. Las células de la organización de nacionalistas ucranianos, más adelante unidades de combate de UPA, el Ejército Insurgente, fueron creadas en 1929 en la Polesia ucraniana. En el norte de la Polesia ucraniana. Más adelante ampliaron su zona de influencia por toda la región de Polesia. Al final de la Segunda Guerra Mundial, había hasta 15.000 soldados de esa organización en nuestra tierra. Es el tamaño de un ejército digno, o incluso de más de uno. Saben lo que estaban haciendo. Pondré solo un ejemplo: Jatyn!

En tiempos soviéticos no era costumbre discutir o investigar quién hizo qué o cómo. Ro más adelante nos enteramos de la verdad, de que el trabajo sucio, no solo en Jatyn, fue obra de miembros de esos insurgentes que se habían establecido en Ucrania. Quemaron a muchos de nuestros ciudadanos, incluidos los de Jatyn, en el territorio de Bielorrusia. Y probablemente no solo aquí. Hicieron muchas cosas en Ucrania. Pero fueron crueles sobre todo en Bielorrusia. No se acabó con esa basura hasta los 50. Los últimos de los que actuaban en Polesia fueron eliminados en 1952-1953. Asesinaron a miles de nuestros cuidamos.

Ahora díganme, si esas personas que hoy están en el poder en Ucrania se asocian a sí mismos con esos monstruos, ¿cómo se supone que tenemos que entender eso nosotros, los bielorrusos? Y no solo los bielorrusos.

Jatyn ocurrió. Para Bielorrusia es un capítulo triste de recordar. Ni la memoria ni la conciencia permite a la población olvidarlo. En 1943, allí ocurrió una de las mayores tragedias del siglo XX. Miembros de unidades punitivas quemaron el pueblo. No tuvieron piedad ni de las mujeres ni de los niños. Es un hecho probado que UPA y unidades policiales ucranianas participaron en esas atrocidades. Los documentos archivados son testigos de sus barbaridades tanto durante la guerra como después de ella. Hay muchos ejemplos. Todas esas historias están llenas de brutalidad, cinismo y falta de humanidad. Solo en Jatyn reunieron en un granero a 149 personas. Les dispararon y los quemaron. El pueblo quedó completamente destruido. Jatyn no es el único en la lista de “logros” de UPA. Todas las zonas de Bielorrusia recuerdan sus atrocidades. Asesinaron a judíos. En las afueras de Minsk dispararon a 500 judíos. También dispararon a prisioneros de guerra, asesinando hasta a cien al día. Les llamaban máquinas de matar. Posaban con gusto para las cámaras. Ahora sus sucesores intentan reanudar su orden”.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

octubre 2016
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.843 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,140,425 hits
A %d blogueros les gusta esto: