Entrada actual
Alemania, Armas, Donbass, Economía, Ejército Ucraniano, Estados Unidos, Euromaidan, Europa, FMI, Francia, Recortes, Rusia, Ucrania

El lejano sueño europeo

Artículo original: Alexander Dudchak / Komunist.com.ua 

ue lucasEn Ucrania, toda esta agitación europea siempre ha tenido un halo mitológico y de cuento de hadas. Para algunos, se ha convertido prácticamente en una sectaria religión. Se prometió a los ucranianos la entrada en el mágico país de Europa tan pronto como se firmara el acuerdo de asociación. Cuentacuentos locales trataron de convencer a toda Ucrania de que el único sueño de los europeos era verles con ellos en el dorado Schengen, que la entrada de Ucrania en la Unión Europea era cuestión de…pocos años (eran tiempos de Yuschenko). A lo largo de esa etapa, el tiempo comenzó a alargarse a “entre 10 y 15 años después de firmar el acuerdo”.

Y tras la victoria de la democracia de Maidan sobre el sentido común, todo ha quedado algo difuso. Incluso la idea de introducir el régimen de entrada a la UE sin visado para los ciudadanos ucranianos ha seguido el mismo camino que los funcionarios europeos regularmente envían a Ucrania con su “opción europea”. Las expectativas para un régimen sin visado se han convertido en requerimientos más estrictos para obtener visados para viajar a la Unión Europea.

Pero los euro-mentirosos del país no parecen haber oído las declaraciones de los políticos europeos (y de la OTAN) y continúan tratando de convencer a la población de que la Unión Europea y Ucrania son prácticamente una entidad unida. Y lo hacen con el mismo entusiasmo con el que pronuncian el hechizo de la “Ucrania unida”.

En un principio, todos hablaban del paraíso terrenal de la Unión Europea, que realmente deseaba a Ucrania como miembro. Ucrania solo tenía que librarse de sus “autoridades criminales”. Ahora tratan de convencer al pueblo de que el mundo entero está deseando ayudarles. Ministros y analistas por igual argumentaban sobre la “ayuda”, principalmente sobre la idea de que se “daría” a Ucrania entre 10.000 y 40.000 millones de dólares.

La víspera de la reunión con la junta directiva del Fondo Monetario Internacional, el propio presidente afirmó: “El total del paquete de asistencia financiera, que es necesario para ayudar a Ucrania a mantener su moneda, para nuestro balance de pagos, nuestras reservas, debería superar los 40.000 millones”. La palabra clave es “debería”.

Pero por el momento, el FMI ha decidido entregar solo los primeros 5.000 millones y –en un futuro incierto– llegar hasta 17.500 en cuatro años, con las habituales exigencias que transformarían a la población en vagabundos. El régimen utiliza estas limosnas para tapar agujeros, aunque cada agujero es más grande que la “ayuda” suministrada. Esto ayudará a “estabilizar el tipo de cambio”, afirma el primer ministro Yatseniuk, que por ahora ya ha utilizado todos sus influencias administrativas para poder esperar al siguiente tramo.

Será posible simular cierta “estabilidad” durante un tiempo. Pero se gastarán 2.200 millones tan solo en reservas de moneda extranjera. Este es uno de los fenómenos habituales en los territorios coloniales en el actual sistema financiero mundial: cuando se encuentra con una grave necesidad de financiación, usa sus reservas, deja de contribuir a la producción nacional, aumenta la deuda externa.  Los 5.000 millones prometidos, Ucrania ha utilizado 2.800 en su deuda externa. Y ya está. Todo el tramo gastado. Tan solo en la guerra, Ucrania ha gastado 4.000 millones de dólares al año. Puede que Rusia requiera también la devolución de los 3.000 millones que prestó a Ucrania. ¡Cómo no va a pedirlo, si Ucrania sigue repitiendo que está en guerra contra una potencia nuclear!

La población ucraniana es incapaz de comprender que ni el FMI ni la UE y Estados Unidos van a hacer de Ucrania un país próspero. La ayuda occidental es en realidad una ayuda para ellos mismos por la vía de endeudar a Ucrania. Su interés es destruir a los productores locales y a quien pueda hacer competencia a Occidente.

Otro tema del sinsentido europeo es la integración euroatlántica, el futuro de Ucrania en la OTAN. La OTAN en general y Estados Unidos en particular harán todo lo que esté en su mano para ayudar a Ucrania a librar una guerra en Donbass, aportarán dinero y armas. Están dispuestos a sacrificar, sin dudarlo ni un momento, a todos los ucranianos. Puede que, para ayudar a los ucranianos a matar a su propia gente, envíen también a sus amigos polacos. Nadie en Estados Unidos derramará una lágrima por ellos o por los soldados bálticos. Puede que por eso, Kiev quiera ir a la guerra a toda costa, porque “Occidente nos ayudará”. Eso es, al menos, lo que la propaganda oficial explica a quienes no comprenden esta paternal preocupación de la OTAN por Ucrania.

Las autoridades ucranianas, intencionadamente o a través de un incorrecto análisis de la situación (como decía Stalin, las dos opciones son peores), ni ve ni escucha lo que las autoridades europeas ya dicen abiertamente. Por desgracia, parece que si Europa decidiera orinar sobre Ucrania, la prensa ucraniana publicaría entusiasmada la “dorada lluvia europea”. Pero Europa no esconde lo que piensa sobre los hábitos de constantes exigencias de Ucrania. Ahí van solo unos cuantos ejemplos de las opiniones de políticos europeos sobre las perspectivas de entrada de Ucrania en la Unión Europea y en la OTAN tras la victoria del Maidan:

Tras la victoria electoral de Poroshenko en las elecciones de 2014, el ministro de Asuntos Exteriores francés, Laurent Fabius, afirmó que, aunque Poroshenko había mencionado a la Unión Europea en su discurso de investidura y “considera el acuerdo de asociación un primer paso para la entrada en la UE”, Europa no está preparada para ello. “Durante las negociaciones con nuestros socios europeos, se hizo evidente que la mayoría no comparte el punto de vista de Poroshenko”, afirmó Fabius.

En febrero de 2015, el presidente francés François Hollande afirmó, sobre la posibilidad de entrada de Ucrania en la OTAN: “Francia no apoya esta opción. Mis antecesores y yo estamos de acuerdo. Francia no apoya la entrada de Ucrania en la OTAN”. En abril de 2014, el ministro de Asuntos Exteriores alemán también afirmó que Alemania no ve a Ucrania en la OTAN.

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban afirmó: “Tenemos que aclarar quién pagará los 25.000 millones al año para apoyar a Ucrania. Mientras no se resuelva este asunto, las negociaciones de acceso a la Unión Europea no estarán en la agenda. Ucrania debe ser política y económicamente estable y capaz de controlar sus fronteras”.

En la misma línea se mostró Frank-Walter Steinmeier: “la modernización de Ucrania es un tema a largo plazo. Por ahora, no tiene sentido especular sobre si sería posible entrar en la Unión Europea. Como ya dije hace unos meses, veo a Ucrania como un socio de la OTAN, no como miembro”.

Ya inmediatamente después del derrocamiento del presidente Yanukovich llegaban del Reino Unido muestras de las perspectivas reales de Ucrania en la UE. John Whittingdale, miembro del parlamento y presidente de la subcomisión de exteriores, afirmó que la cuestión de la entrada de Ucrania en la Unión Europea no estaba en la agenda: “Ucrania nunca ha recibido la invitación para entrar en la Unión Europea, se trata de un objetivo a largo plazo. Kiev debe desarrollar una relación con Rusia al margen de las futuras negociaciones con Bruselas. Nadie ha dicho que Ucrania vaya a acceder a la Unión Europea en un futuro próximo, aunque se ha discutido el asunto en el marco del acuerdo de asociación y el acuerdo de libre comercio. Espero que dicho acuerdo sea posible, pero la cuestión de entrada en la Unión Europea no está sobre la mesa en este momento, es un objetivo a muy largo plazo”.

Como respuesta, a la infantil Ucrania le da una pataleta. El ministro Klimkin afirmó: “al no apoyar a Ucrania, Occidente traiciona sus principios y sus valores”. Y se aferra a la idea de que Europa pueda crear un ejército unificado. Según Klimkin, “el ejército de la Unión Europea debe resolver conflictos en los posibles miembros de la UE”. Pero las autoridades europeas no quieren darse cuenta de que su país forma parte de los miembros improbables.

Sin embargo, en algunas ocasiones, entre la charlatanería de Occidente, se cuela el objetivo real de la “ayuda” suministrada a Ucrania. En Fox News, el general retirado Bob Scales emplazó a los ucranianos a “matar tantos rusos que ni siquiera Rusia pueda esconder que los rusos vuelven a casa en una caja”. Y se ha confiado esta “honorable” misión al pueblo ucraniano. Debe haber menos rusos y menos ciudadanos de Donbass en territorios controlados por Occidente y que sean un problema para los países vecinos.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

septiembre 2015
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.139 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,094,469 hits
A %d blogueros les gusta esto: