Entrada actual
Economía, Estados Unidos, Europa, OTAN, Política, Putin, Unión Europea

El final del South Stream

Artículo original: RIA Novosti / Traducción de Nahia Sanzo

La cancelación del proyecto South Stream, un gaseoducto a través del Mar Negro hacia Bulgaria y posteriormente al resto del sur de Europa, a finales de 2014 ha causado división de opiniones entre los lectores de la prensa internacional. Algunos aseguran que la decisión de dar carpetazo al proyecto puede considerarse como un signo la visión empresarial rusa a largo plazo.


1012860596d183d0b2Moscú, 2 de diciembre RIA Novosti.

La cancelación del gaseoducto South Stream y el aumento de la capacidad del Blue Stream han provocado una ola de análisis en la prensa internacional sobre cómo estos cambios van a afectar a los diferentes países de la Unión Europea y lo que significa para ellos el aumento en la colaboración entre Rusia y Turquía.

Cheetah43, un lector de FT escribió: “Sería un beneficio mutuo para Rusia y Turquía, que importa la mayor parte del gas que consume de Rusia. Solo hay que mirar el mapa para ver que es más lógico suministrar gas al sur de Europa a través de Turquía que construyendo un túnel submarino hacia Bulgaria. Esta tiene frontera con Turquía, lo que subraya la capacidad turca de llevar a cabo una política energética independiente. Es obvio que la Unión Europea ha privado a Bulgaria de esa posibilidad por motivos políticos”.

Algunos lectores de FT apuntan que no hay alternativa más barata al gas ruso en este momento, y que Estados Unidos carece de capacidad para competir con ello, pese a la ayuda del gas de Qatar. “Estados Unidos no puede ofrecer alternativa alguna al gas barato y fiable procedente de Rusia. En mi opinión, es el principio del fin del imperio estadounidense”, escribía bernhard otto en la web de FT. Otros usuarios, por el contrario, consideran que la decisión beneficiará a Europa, que se verá obligada a adoptar fuentes alternativas de energía.

El lector de Associated Press Freon apuntó que el acuerdo entre los presidentes Putin y Erdogan beneficiaría a todas las partes salvo a los países del sur de Europa por los que estaba previsto que transitara el South Stream. “Toda la región recibirá un suministro fiable de gas que no depende de un solo proveedor; Turquía recibirá ingresos por el tránsito, mientras que Rusia podrá olvidarse de las guerras del gas con Ucrania”, apunta.

Un buen número de usuarios manifiestan su descontento por la postura de Turquía y consideran que Estados Unidos debería ejercer presión sobre Ankara para evitar este tipo de acuerdos con Moscú. “Estados Unidos debería decirle a Turquía que rompa el contrato, que se ponga del lado de sus aliados de la OTAN y que se adhiera a las sanciones o debería ser expulsada de la OTAN”, escribió squeezon en la web del Washington Post. Otros, como Habzz opinan que es necesario valorar el desarrollo de los acontecimientos: “Será incesante ver qué va a pasar en cada momento. Supongo que a la larga, el resultado se volverá contra la Unión Europea. A Putin ya no le queda ningún motivo para cooperar con la Unión Europea o con la OTAN”.

Algunos lectores de The New York Times expresan su desacuerdo con las ideas planteadas en el artículo In Diplomatic Defeat, Putin Diverts Pipeline to Turkey,  que argumenta que el acuerdo entre Putin y Erdogan ha de considerarse como “una derrota” de Moscú. El usuario jamil simaan, que apunta que es probable que Estados Unidos haya expulsado de algunos mercados europeos a Rusia, escribe: “No comprendo por qué este acuerdo es una victoria para Occidente y una derrota para Putin. En vez de vender grandes volúmenes de gas a Europa, Rusia lo venderá ahora a Turquía. ¿Qué hay en ello de victoria para Occidente? ¿Es una victoria que Rusia haga tratos con Turquía y China en vez de con Europa?

Los lectores de la web de The Guardian opinan que, en su situación, Europa debería buscar una rápida solución a la crisis de Ucrania. El usuario AMArmy comenta: “Putin no tiene ninguna intención de invertir en tratos con la Unión Europea, especialmente ningún sueño inalcanzable sobre el gaseoducto a Europa del este. Si quieren gas, que primero arreglen la situación en Ucrania”. Pero otros lectores, como por ejemplo hiiipower o Bob Vavich, apuntan al acuerdo firmado por el presidente ruso como “un movimiento brillante”.

“El South Stream era otra opción para dejar de depender de Ucrania para el tránsito del gas y para dar a Bulgaria, miembro de la Unión Europea, una necesaria fuente de ingresos. Ahora Erdogan se llevará ese negocio. Si la estupidez doliera…”, comenta andreasxalbrecht sobre un artículo en Der Spiegel.

También en Der Spiegel, kook1979 apunta con ironía: “Estados Unidos y la Unión Europea han impedido la obra, pero ahora es culpa de Putin que se haya paralizado el proyecto. Pura lógica”.

“Los países miembros de la OTAN continúan provocando activamente a Rusia. ¿Deberíamos sorprendernos de que Rusia se defienda? Parece que la clase política olvida que Rusia no está obligada a suministrar gas a Europa de por vida”, comenta derewigestudent a un artículo en Die Zeit.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.658 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.363.846 hits
A %d blogueros les gusta esto: