Entrada actual
Economía, Pobreza, Sanidad, Ucrania

La prisa de los reformistas

Artículo Original: Miroslava Berdnik Varjag2007

Continúa la reforma sanitaria de Ulyana Suprun. Pese a la epidemia de coronavirus, el 1 de abril entró en vigor la segunda etapa de la reforma sanitaria que lleva el nombre de la estadounidense Ulyana Suprun. La esencia de la reforma es que “el dinero va detrás del paciente”. Si antes todas las instituciones sanitarias estaban financiadas por el Estado según los fondos disponibles, ahora el Estado solo pagará por los pacientes recuperados.

Todas las finanzas están concentradas en el recién creado Sistema Nacional de Salud. Se requiere a las instituciones sanitarias que se transformen en organizaciones sin ánimo de lucro y que firmen contratos con el Sistema Nacional de Salud, sin lo cual se verán privados de toda financiación pública y tendrán que depender de sus propios presupuestos.

Desde el 1 de abril, los pacientes pueden cumplir los requisitos para optar a asistencia gratuita en 26 servicios: urgencias, obstetricia, tratamiento ambulatorio, ataques al corazón, cirugía, tratamiento y diagnóstico del cáncer.

A principios de abril, el Sistema Nacional de Salud informó de que 1524 de las 1800 instituciones médicas del país habrían firmado contratos. Pero los propios firmantes admiten que no saben con qué dinero pueden contar. Los expertos creen que el nuevo sistema de financiación llevará a cierres masivos de hospitales, especialmente rurales y regionales.

En estas circunstancias, el Servicio Nacional de Salud recomienda a los centros reducir personal. En gran parte de los hospitales, tan solo hay medicamentos para emergencias y los pacientes tendrán que pagarlas. La situación es deliberada: el Sistema Nacional de Salud ha subestimado el valor de los servicios médicos entre un 40 y un 80%, algunos incluso más. Para 2020, el Sistema Nacional de Salud ha previsto algo más de 72.000 millones de grivnas, a pesar de que precisa de más de 200.000.

Los reformistas han dejado atrás algunas clínicas especializadas. Por ejemplo, el Centro de Microcirugía Ocular de Kiev no ha podido firmar un contrato con el Sistema Nacional de Salud por no haber recibido las tarifas para sus servicios fuertemente especializados. El jefe médico, Liubov Denisov, afirmó: “Durante la crisis, cuando no hay suficiente personal médico y todo el mundo está rezando por los médicos, nosotros los destruimos”. En el contexto de una epidemia, la sanidad “optimizada” (según Suprun) no puede contener la expansión de la infección.

El epidemiólogo ucraniano Andriy Volyansky escribió en Facebook que “el Sistema Nacional de Salud distribuirá 72.000 millones de grivnas en 2020 entre las instituciones sanitarias según sus actividades. Se sabe de antemano que ese dinero no es suficiente ni siquiera para sobrevivir como antes. Los reformistas han dado una estocada a la medicina de Ucrania. Pero tienen algo a lo que poder culpar. Una pandemia, nada menos”.

Los reformistas tienen prisa. El 30 de marzo, el recién nombrado ministro de Sanidad, Maxim Stepanov, gobernador de Odessa en tiempos de Poroshenko, afirmó que la reforma sanitaria era una de las prioridades, por lo que no se podía abandonar. Eso a pesar de que los propios médicos habían solicitado que se retrasara la entrada en vigor de la segunda fase de la reforma al menos hasta el final de la epidemia. Había hablado de la posibilidad de suspender la reforma el exministro Ilya Yemets, que fue cesado por ello.

Mientras tanto, la situación en Ucrania se deteriora día a día. A 9 de abril, había en Ucrania 1892 casos confirmados de coronavirus, 57 muertos y 46 altas. Y hay muchas dudas sobre la cobertura de las pruebas. A 5 de abril, el país había realizado 13.217 pruebas de COVID-19 en laboratorios. Si se considera que la población de Ucrania ronda los 38 millones de personas, se trata de 347 tests por millón. En comparación, en Alemania la cifra era de 10.962; en Italia, 10.870; en España, 7.593 y en Estados Unidos, 5.006.

El jefe médico sanitario de Ucrania, Viktor Lyashko, afirmó que, si no se toman medidas más restrictivas de cuarentena, el pico puede esperarse entre el 14-15 de abril. Para entonces, el sistema sanitario ya estará paralizado.

Pero reforzar la cuarentena causa más objeciones. El 6 de abril entró en vigor el decreto del Gobierno según el cual se prohíbe a los ciudadanos viajar acompañados y se declara obligatorio el uso de mascarillas en espacios públicos. Se han prohibido los paseos por los parques, plazas y bosques y se han cerrado centros deportivos y parques infantiles. Los menores de 14 años tienen prohibido salir sin la compañía de padres o guardianes. Se exige a los mayores de 60 años confinarse en casa y, si tienen que arreglárselas solos, pueden salir solo dos veces a la semana para ir a la compra a no más de dos kilómetros de su lugar de aislamiento. Se exige a todos los ciudadanos que porten su pasaporte. La violación de las medidas de cuarentena supone unas multas de entre 17.000 y 34.000 grivnas.

En las redes sociales se dice que, inicialmente las autoridades permitieron la entrada de cientos de miles de trabajadores y decenas de miles de turistas sin más precaución que, en el mejor de los casos, control de temperatura y después han puesto a todo el país en cuarentena, diciendo que solo tratarán de forma gratuita a los pacientes críticos. La indignación general surgió con las multas de 17.000 a 34.000 grivnas, especialmente teniendo en cuenta que la pensión del 90% no supera las 2.000 grivnas.

El 9 de abril, el alcalde de Kiev, Vitaly Klitschko, confirmó la ineptitud de las autoridades al afirmar que en las instituciones sanitarias de la capital solo hay 390 respiradores y que no se puede confiar en la producción nacional. La única planta del país, Burevestnik, que anteriormente producía respiradores, está destruida: “La fábrica no tiene electricidad, gas, agua y están destruidos prácticamente todo los talleres de producción”.

Ha causado la ira de la población la decisión del Gobierno de permitir, en condiciones de cuarentena, el trabajo de tiendas de empeño e instituciones de crédito. Andrey Zolotarev, director del Centro Analítico Tercer Sector afirmó que “la mitad de los ucranianos no tiene reservas para más de un mes y los que han perdido el trabajo, este mes será el último”. Según Zolotarev, “de las prioridades del Gobierno, los ucranianos ordinarios están muy al final de la cadena alimenticia”.

Así lo confirman los sociólogos. Según el gabinete de estudios Research&Branding Group, el 40% de la población de Ucrania no dispone de fondos para vivir durante la cuarentena. Para finales de mayo, la población no tendrá como ganarse la vida y “alrededor de los principales supermercados comenzarán a verse escenas como en Maidan 2014”.

En la “cadena alimenticia” tampoco hay lugar para las pequeñas y medianas empresas. El estudio de la unión de empresarios y el Grupo de Marketing Ucraniano muestra que, a raíz de la cuarentena, el 29% de las empresas han suspendido sus actividades y el 6% han cerrado completamente. Las pequeñas empresas han perdido el 90% de sus ingresos y han despedido a la mitad de sus empleados y las medianas empresas, el 50% se han quedado con la cuarta parte de su personal. Solo una de cada cuatro empresas será capaz de aguantar dos o tres meses en condiciones de cuarentena.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.745 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.358.831 hits
A %d blogueros les gusta esto: