Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, LPR, Normandía, Rusia, Ucrania

Un intento posible, aunque incierto, de recuperar la diplomacia

Artículo Original: Andrey Babitsky / Ukraina.ru

Han pasado casi tres años desde que se reunieron los jefes de Estado o de Gobierno de Alemania, Francia, Rusia y Ucrania para buscar una salida a la crisis en Donbass. La reunión de representantes de los cuatro países el 2 de septiembre en Berlín no significa necesariamente que el formato vaya a recuperarse, aunque sí se habla de que se prepara una cumbre.

Por el momento, no se trata más que de una discusión preliminar en la que no se obtuvieron resultados concretos. Al menos eso es lo que escribió en sus redes sociales el politólogo Alexey Chesnakov, que tiene carta blanca de Vladislav Surkov, asesor del presidente ruso y encargado de la política para Donbass, para anunciar una parte de lo tratado en la reunión cerrada a la prensa en Berlín, en la que no se acordó una fecha para la futura cumbre del Cuarteto.

Según la información filtrada, las posturas de las partes continúan siendo irreconciliables, los pasos dados por el nuevo Gobierno de Kiev en el marco de los acuerdos de Minsk, hasta entonces completamente estancados, son la causa de esta reunión. Si no se hubieran retirado las tropas de Stanitsa Luganskaya, Moscú no habría dado luz verde a la participación en las conversaciones de Berlín.

¿Qué se conoce de los resultados? Tras participar en unas conversaciones que se alargaron durante ocho horas, el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Vadim Pristayko afirmó lo siguiente: “espero que los acuerdos que vamos a firmar consigan implementarse y que en un futuro próximo seamos capaces de abrir el camino a una cumbre. Ha habido ciertos avances sobre y sobre la base de esos resultados vamos a seguir por una cumbre de líderes”. Según el ministro, es precisa una completa retirada de fuerzas de Lugansk y hacer lo propio en otros dos puntos, Petrovsky y Zolotoe, algo que los presidentes de Ucrania y Rusia acordaron en 2016 [desde entonces, fuerzas ucranianas han avanzado sobre esas localidades-Ed].

Pristayko subrayó varios puntos cuya implementación es necesaria para que se complete la retirada de esas tres zonas desmilitarizadas: que ambas partes cumplan un alto el fuego de una semana, la creación de un corredor para la retirada, desmantelar fortificaciones, reparación de las carreteras. Según Pristayko, en Berlín se decidió concentrar esfuerzos en Stanitsa Luganskaya, que debería convertirse [ese era el plan en 2016, cuando se llegó al acuerdo] en un ejemplo de exitosa finalización del plan para crear en la línea de control una zona en la que ya no se puede luchar.

En principio, todo ello se encuadra en los acuerdos de Minsk, aunque Moscú parece no estar satisfecha y continúa insistiendo en la participación de la RPD y la RPL en el proceso de paz. No puede sorprender que Chesnakov haya mencionado la fórmula Steinmeier. El exministro de Asuntos Exteriores de Alemania planteó, en 2015, dejar de lado todos los puntos militares en la línea de contacto y celebrar inmediatamente elecciones en las Repúblicas de Donbass que serían verificadas por los observadores de la OSCE. En ese caso, la población de los territorios elegiría a representantes legítimos e internacionalmente reconocidos que tendrían el derecho reconocido a participar en el proceso de negociación. El Kremlin apoyó abiertamente la idea y sigue manteniendo ese apoyo a día de hoy.

Establecer zonas desmilitarizadas está bien, pero mientras Kiev se niegue a negociar directamente con los líderes de Donbass, todo intento de parar la guerra fracasará. Esa es la postura de Vladimir Putin, una postura que ha dejado clara en repetidas ocasiones. Las autoridades de Ucrania no parecen, por el momento, dispuestas a dar un cambio tan radical, ya que eso sería una forma de reconocer a las repúblicas como sujeto político, algo que contradice la postura oficial de las autoridades ucranianas de que el conflicto es una guerra entre Rusia y Ucrania, no una guerra civil.

La cumbre de jefes de Estado implica negociaciones de problemas políticos serios, no las medidas técnicas necesarias para la retirada de una localidad, proceso que ya ha comenzado y que no hay motivo para pensar que no vaya a completarse. Macron, Merkel, Putin y Zelensky no van a dedicar su tiempo a acordar los pequeños detalles de la implementación de los primeros puntos de los acuerdos de Minsk. Así que, pese a algunos progresos, la celebración de la cumbre sigue en el aire. Para Moscú es importante que Kiev finalmente se dé cuenta y reconozca que la población de Donbass existe y defiende sus intereses y que tiene derecho a tener su propio futuro y sus propias ideas. No son títeres controlados por fuerzas externas sino personas independientes que eligieron su camino y que en 2014 decidieron que ese camino no estaba en Ucrania. Mientras no haya algún acercamiento en este punto, no hay mucho de qué hablar.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

septiembre 2019
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.575 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.323.449 hits
A %d blogueros les gusta esto: