Entrada actual
Agricultura, Bloqueo económico, DPR, Economía, Reconstrucción, Uncategorized

La hazaña de trabajar en el frente

Artículo Original: Kristina Melnikova / EADaily

La empresa agrícola de la localidad de Yasnoe, en los alrededores de Dokuchaevsk, está situada a menos de un kilómetro de las posiciones del Ejército Ucraniano, lo que significa que, aunque las batallas se limiten a disparos, los empleados siempre se encuentran en una zona peligrosa. Sin embargo, la compañía sigue trabajando y desarrollándose, suministrando empleos a Yasnoe y leche, huevos y pollo para todo Donbass.

Anatoly Ivanovich Kolomiets, el director de Tariovsky, como oficialmente se llama esta filial de Agro Donbass, es un hombre ocupado y alegre, que amablemente nos muestra las instalaciones. Cuenta que los animales son capaces de comprender el peligro mejor que los humanos y que el estrés que suponen los ataques de artillería afecta también a la producción de leche. “El volumen de leche desciende de forma significativa. Por ejemplo, si lo habitual son 18 litros, con los ataques baja a 14”, explica.

Los ataques son habituales. El pasado agosto, un proyectil incendiario impactó contra el tejado del cobertizo en el que se encontraban cien cabezas de ganado. Aunque hora se trabaja a destajo para repararlo con nueva madera antes de que llegue el frío, el tejado quedó completamente quemado.

“Gracias a Dios, no hemos sufrido bajas durante la guerra. Ha habido metralla, balas que vuelan y destrucción. En una ocasión, un proyectil impactó donde tenemos las perdices. Por suerte, el hombre que estaba trabajando allí solo resultó herido. El sábado pasado comenzaron a disparar a plena luz del día. Voló metralla, proyectiles, de todo. La gente y los animales salieron corriendo”, añadió Anatoly Ivanovich.

Las vacas se pasan el día pastando en un terreno vallado, dejarlas libres por la estepa es imposible: ahí está el frente, con sus trincheras y sus campos de minas. Así que están obligadas a quedarse en el establo, bien cuidadas por el personal. Las mujeres se muestran algo tímidas ante la mirada de los extraños, pero eso no les impide compartir los detalles del lugar y de su trabajo.

“Se trabaja, ordeñamos a las vacas, tienen terneros. Hasta que empiezan los bombardeos. Entonces en la granja vuelan los trozos de cristal, los proyectiles zumban por todas partes. Nos escondemos y, cuando podemos salir, volvemos a trabajar”, cuenta una de las mujeres, Olga Petrovna.

Todos ellos cuentan que, cuando comienzan los bombardeos, no hay tiempo para pensar en dónde esconderse: buscan protegerse de los bombardeos allí donde se encuentren. “Estamos acostumbrados, donde esté más cerca, allí vamos corriendo”, explica Valentina Bogdanovna en ucraniano.

Allí hay de todo: desde terneros hasta vacas más grandes. “Como en la escuela, aquí hay de todo: pequeños, medianos y mayores”, muestra Irina Alexeevna, que acaricia a las vacas sin timidez. “Son como niños, cada uno tiene su propia personalidad”, añade, mezclando palabras en ruso y en ucraniano, Valentina Bogdanova.

Entonces entra en el establo la oveja Katya, observándolo todo como si fuera su trabajo. Según cuentan, es la única oveja a la que han dado un nombre y es así por sus propios méritos. En primavera alimentó, no solo a sus corderos sino que salvó también a otros. Es la más sociable, la única que se acerca a saludar a los visitantes.

“Cuando llegué, sacábamos sobre tres litros por vaca de media. Entonces los animales estaban hambrientos, había que traer comida del distrito de Novoazovsk, a 100km. Ahora la media es de doce litros, todo ello es el resultado de mejorar la alimentación y el cuidado de los animales. La situación mejora gradualmente. Nos ayuda la técnica y trabajamos la tierra, seguimos intentando salir adelante. Este año hemos producido algunas verduras, tenemos huevos y carne de perdiz. En cuanto los trabajadores terminen de reconstruir el establo de las ovejas, construiremos un invernadero. En resumen, el plan de futuro es seguir sobreviviendo”, cuenta el director.

En la granja también hay una forja, donde se preparan herramientas necesarias para el trabajo. Aquí trabaja Pyotr Afanasevich, que tiene cuarenta años de experiencia. Es un hombre callado (especialmente en comparación con las habladoras trabajadoras), que trabaja de forma elegante, bien vestido con su gorra, gafas protectoras y camisa blanca que sobresale de su uniforme. No quiero obligarle a hablar, puede que se moleste por la presencia de los inesperados visitantes que le distraen de su trabajo.

En total, la empresa da trabajo a 36 personas, la mayoría de ellas residentes locales de Yasnoe. Es evidente que trabajar aquí no es seguro, pero tampoco lo es vivir en un pueblo en la línea de fuego. Ni salir del pueblo: el camino termina abruptamente, está bloqueado por bloques de hormigón. Detrás de ellos está la línea de demarcación y el camino a territorio ucraniano.

En este contexto, cualquier ayuda de Rusia que llega a su destino es una alegría. La granja, situada en la frontera más lejana de la República, ha recibido material de Rusia: tanto maquinaria para la agricultura como elementos necesarios para los animales y para garantizar que puedan reproducirse. Con ello, la compañía confía en seguir recuperando todo lo que se ha perdido.

Es de admirar el optimismo de los trabajadores, que llevan sus vidas y trabajan en profesiones que nada tienen que ver con la guerra pero que es una hazaña realizar, sin esconderse de la guerra y sin caer en la filosofía de la decadencia. De la misma forma que los trabajadores de emergencias que se trasladan a eliminar los efectos de los bombardeos inmediatamente después de que ocurran; como los médicos y profesores de Donetsk, que realizan sus labores pese a los bajos salarios; como las familias de Donetsk, que apoyan a los soldados, que duermen por quinto año en las trincheras. La población no ha perdido la cabeza y sigue haciendo lo que tiene que hacer, sin perder la esperanza de que pronto llegue la paz.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.053 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.241.010 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: