Entrada actual
Batallón Azov, Batallón Donbass, Batallón Tornado, Donbass, Ejército Ucraniano, Odessa, Ucrania, Uncategorized

“Chicos, no os matéis unos a otros”

Artículo Original: Andriy Manchuk

Los trágicos eventos del 2 de mayo de 2014 en Odessa entraron en el vocabulario de los nacionalistas ucranianos con la insultante idea de que “se quemaron a sí mismos”. Desde entonces se ha repetido en diferentes formas en la propaganda patriótica. Por ejemplo, la prensa ucraniana nunca se ha cansado de escribir que los separatistas de Donetsk y Gorlovka bombardean sus propios barrios. Y el bombardeo aéreo del centro de Lugansk fue inicialmente explicado alegando que ellos mismos habían volado la Administración Regional de Lugansk al intentar derribar una aeronave con un lanzagranadas.

Desde entonces han pasado ya varios años y el irónico destino nos vuelve a traer la frase “lo han hecho ellos mismos”, aunque esta vez en cuanto a los nacionalistas ucranianos. La diferencia es que, en este caso, es la verdad. Antiguos miembros de la llamada operación antiterrorista tienden a estar involucrados en los más resonantes crímenes cometidos contra los políticos, activistas y veteranos patrióticos. Aunque en todos esos crímenes se ha intentado encontrar la mano del Kremlin.

La triste lista de incidentes ha aumentado recientemente con dos asesinatos de perfil alto. En la ciudad costera de Berdiansk, a pleno sol, fue tiroteado el veterano del batallón Donbass Vitaly Oleshko, alias Sarmat, que participó en la batalla de Ilovaisk, pasó seis meses prisionero y tras su liberación se convirtió en uno de los líderes locales de los voluntarios. El asesino asesinó cínicamente al nacionalista delante de su mujer disparándole dos balas con un rifle de caza.

Los blogueros patrióticos inmediatamente culparon del asesinato a terroristas y saboteadores extranjeros que se habían infiltrado en Berdiansk. Sin embargo, tras unas horas, la policía detuvo a un grupo involucrado en el tráfico de personas y entre los que se encontraba el asesino de Sarmat. El asesino resultó ser Artem Matyushin, un francotirador de nombre de guerra Zayats, veterano también de ATO, y que, según la prensa, había formado parte de tres batallones voluntarios: Tornado, Aidar y Azov. Es más, en el momento de la detención, el sospechoso vestía una camiseta del grupo Nazi Svastone, lo que claramente ilustra su ideología.

Ningún ucraniano puede sorprenderse realmente por algo así, ya que es perfectamente sabido qué pasa tras la desmovilización con los condecorados miembros de la operación antiterrorista en Donbass. Incluso los soldados admiten a regañadientes que muchos de sus correligionarios participan en los círculos criminales y que la prensa refleja constantemente en sus crónicas de sucesos.  “La policía de Dnipro ha disparado a dos tornados, hoy otro tornado que estaba sentado tranquilamente en un banco. Parece que es todo lo que la basura criminal lleva haciendo desde 2014”, escribió el bloguero conocido como Danilo Galitsky.

“En algunos batallones había muchas personas que estaban relacionadas con el mundo subterráneo o que estaban cerca de él. Pero en aquel momento se hizo la vista gorda, estaban dispuestos a matar por Ucrania mientras que la mayoría de las soldados profesionales no quería, en el inicio de la guerra, cruzar esa barrera psicológica”, escribió el Portal Militar Ucraniano. Se trata de una de las primeras veces que se reconoce públicamente que, en 2014, los batallones voluntarios fueron completados con miembros del crimen organizado, con lo que liberaron a los habitantes de Donbass de sus bienes materiales y en ocasiones incluso de su existencia.

Es más, inmediatamente quedó claro que el fallecido miembro del batallón Donbass Vitaly Oleshko era sospechoso de participar en el crimen organizado. “En mayo, Sarmat fue acusado de extorsionar dinero a los granjeros. Hay una grabación de una conversación que confirma la extorsión”, admitió el nacionalista Alexander Lichakov. Además, hace un tiempo apaleó con impunidad a un diputado local. Todo ello da una clara idea de que el asesinato del nacionalista en Berdyansk podría estar conectado con una lucha interna en el crimen organizado. Así que no se puede alegar que se trata de una operación especial de Moscú, como inicialmente trató de hacer el público patriótico.

Sin embargo, Sarmat no ha sido la única víctima a manos de sus compañeros en la lucha. Un incidente similar se ha producido recientemente en la región de Járkov, en la localidad de Lozovoy. Allí se encontró el cuerpo del soldado de 23 años, miembro del batallón Donbass-Ukraina Konstantin Kazakov. Fue brutalmente asesinado por sus propios compañeros. Tras una pelea con Kazakov, los asesinos le propinaron un fuerte golpe y después lo ahogaron y abandonaron el cuerpo en una reserva. “Se está trabajando para determinar el móvil del crimen. Solo puedo decir que se produjo en estado de embriaguez. Era un lugar en el que se consumían bebidas alcohólicas”, explicó el fiscal adjunto de la región de Jarkov, Vladislav Zubko.

Estos dos casos son solo los últimos en una larga lista de serios crímenes regularmente cometidos por antiguos miembros de la operación antiterrorista en Donbass. En Ucrania abundan aquellos que no pueden organizar sus vidas a causa de la crisis social y que, con la práctica, se han convertido en maestros del arte de robar y matar. Han vuelto a casa con armas que no están registradas y las han introducido en los círculos criminales. Así que en todos estos tiroteos que son tan comunes en la actual Ucrania, por norma general, hay algún veterano de los batallones nacionalistas involucrado de una u otra manera.

Las autoridades de Kiev no han sido capaces de controlar el flujo masivo de armas y munición desde la zona ATO, que se distribuyen ilegalmente por todo el país. Según las estimaciones de la Asociación Ucraniana de Dueños de Armas, en el país hay alrededor de 4,5 millones de armas sin registrar, en su mayor parte en manos de criminales, que se concentran en la zona de combate, entran en unidades de la Guardia Nacional y se enriquecen con el contrabando y el saqueo.

“Incluyen muchas personas que antes habían sido condenadas por diversos crímenes. Hay casos en los que hemos tenido soldados en los batallones voluntarios que habían cometido un crimen, otros que tenían tres o cuatro condenas. Y es ilegal que estas personas sean oficiales de cuerpos de la ley en el país. A nuestras quejas, las autoridades de la Guardia Nacional respondieron alegando que la situación no permitía comprobar los datos y se admitía a todo el que estuviera dispuesto a servir en la Guardia Nacional. Se le admitía por principio si decía soy un patriota, estoy listo para servir”, afirmó en una entrevista concedida a la revista Publishnie Liudi el Fiscal de la operación antiterrorista Konstantin Kulik, que apuntó que la “ley Savchenko” permitió a muchos criminales reincidentes salir de la cárcel y acudir inmediatamente a la guerra: a por armas y dinero. Y explica: “hoy ATO es una gran cárcel”.

“Chicos, no os disparéis entre vosotros”, cantan para los nacionalistas ucranianos los grandes éxitos de los explosivos 90, que ahora vuelven a sentirse de actualidad en nuestro país.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.297 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.234.956 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: