Entrada actual
Batallón Sich, Ejército Ucraniano, Extrema Derecha, Fascismo, Praviy Sector, Svoboda, Ucrania, Uncategorized

Una nueva profesión

Artículo Original: Vesti

En el país ha aparecido una nueva profesión: los soldados callejeros. En la calle se les llama titushki, que deriva del nombre de uno de sus más famosos soldados: Vadim Titushko, de la iglesia blanda, que causó el conflicto con los periodistas del Canal 5 [propiedad del presidente Poroshenko]. Pero a los soldados no les agrada ese nombre. Aseguran que no son aquellos aficionados al deporte que se hicieron famosos durante la anterior presidencia. Vesti ha investigado qué ha cambiado y en qué medida son diferentes estos nuevos titushki.

La cantidad de trabajo de los actuales soldados callejeros es impresionante. Son parte imprescindible en los ataques a bancos, piquetes en la construcción, establecimientos de apuestas o peleas junto al Parlamento. “Actualmente, en Ucrania, hay más de una docena de organizaciones con una estructura organizativa completa y un potente aparato jurídico cuya principal tarea es dar apoyo a los ataques de los titushki. Estas personas están bien preparadas tanto en lo que respecta a organización como a preparación física y conocen a la perfección cómo encontrar un lenguaje común con la policía”, explicó a Vesti el experto en seguridad Sergey Shabovta.

En su opinión, se trata de una especialidad que realmente está presente en un segmento de la sociedad. Y si antes la base de estas organizaciones estaba compuesta por deportistas [principalmente reclutados en gimnasios y salas de boxeo], desde 2014, la estructura y la calidad del negocio ha cambiado. Ahora se basan en antiguos voluntarios. “Hasta 2013, los saqueos se realizaban principalmente con armas de gas y aire, por lo que eran relativamente seguros para quienes los realizaban. Ahora, el tráfico de armas fuera de control ha provocado cambios y en los ataques se utilizan armas de fuego. No se compran armas de forma específica, es la propia masa la que se presenta con granadas y pistolas, lo que evidentemente aumenta, de forma considerable, el grado del conflicto”, añadió Shabovta.

Con el propósito de buscar una regularización, la forma de las organizaciones ha cambiado. Como ha explicado a Vesti, una fuente dentro de los círculos radicales, actualmente se encuentran bajo el paraguas de organizaciones públicas. “La funda exterior o la tapadera puede ser cualquier cosa. La Unión de Veteranos, los Cosacos, voluntarios de la comunidad, organizaciones nacionalistas o incluso organizaciones caritativas. Pero en realidad todos ellos son grupos armados paramilitares que trabajan por obra”, afirmó dicha fuente.

Cuánto se paga

Dependiendo de sus objetivos, los titushki modernos se dividen en diferentes categorías. Por ejemplo, las fuerzas de choque son el segmento mejor pagado. Su trabajo es capturar físicamente empresas, recintos o cualquier objeto tras la falsificación de documentos. El salario de un miembro de las fuerzas de choque empieza en 100-200 dólares la hora, dependiendo del objetivo. “En caso de captura de locales, en el coste que se cobrará al cliente debe estipularse un acuerdo con los cuerpos del orden. Esta es la garantía de éxito de las acciones”, añadió la misma fuente.

El segmento más común de titushkis en Ucrania es el de los matones. Están especializados en dañar o destruir oficinas, bancos, tiendas y otros establecimientos. Sus acciones no son caras ni requieren ninguna preparación, así que los participantes en los pogromos reciben, además de un pago, luz verde para el saqueo y robo de propiedad. Pero la paga tampoco es escasa: desde 50 dólares la hora.

Otros titushkis habituales son los de bloqueo. Su labor es paralizar el funcionamiento de empresas o instituciones públicas sin realizar actos excesivamente violentos. Sus actividades se realizan en paralelo a eventos sociales o fechas importantes. El sueldo, desde 20 dólares la hora.

Dónde se recluta

Lo más triste es la gran cantidad de demanda que hay en este mercado. Ucrania cuenta con un gran número de clubs deportivos privados que reciben fondos de políticos o empresarios, que utilizan a los deportistas para su beneficio. “Algunos de esos clubs no tienen licencias y están situados en sótanos de casas. Por eso, sus líderes sobornan a las autoridades del departamento de vivienda y policía locales”, explicó a Vesti un entrenador de uno de esos clubs. “La esencia de estos clubs es la misma, aunque muchos de los chicos ni siquiera se dan cuenta. El entrenador simplemente les mete en el ajo. En plan, salid ahí y haced algo. A veces los chicos reciben un pago, otras veces no”.

Otra fuente de “personal” son las organizaciones públicas (ONG’s). En los últimos tiempos, algunas de ellas se han visto involucradas en varios escándalos. Por ejemplo, miembros de la ONG “Maidan”, fueron vistos en los derribos de estructuras en la Universidad Politécnica de Kiev y también en peleas en el lago Kachina. Y si bien se supone que la organización lucha por los intereses de la población, en la práctica las acciones suelen derivar en banal extorsión. Como explicó a Vesti Igor Gromov, que fuera miembro de esa organización, el principal objetivo es hacer ruido y dar más relevancia a los activistas en la prensa y después anunciar la cantidad para solucionar el problema”.

La cantidad de esa compensación puede ascender a varios miles de dólares. “Por ejemplo, el último caso que conozco ocurrió en un local en construcción en la margen izquierda [del río Dniéper]. Los activistas exigieron del constructor 100.000 dólares, a lo que el constructor respondió que era demasiado y acordó entregar 40.000. Un par de semanas después, los patriotas se compraron una moto nueva por 20.000 dólares y la construcción sigue adelante”, explicó Gromov.

Una parte importante de las peleas en las zonas de proyectos de construcción en la capital son cosa de organizaciones como el “Movimiento Nacional-Patriótico de Ucrania”, “Colores de la vida” o “Contra la tiranía”. Además, hay fuerzas que aparentemente no rechazan ningún trabajo y hacen lo que haga falta para conseguir unos céntimos. Por ejemplo, el grupo nacionalista C14 [Sich], famoso por sus ataques a Sberbank y a la iglesia ortodoxa del patriarcado de Moscú, no dudo en publicar este mensaje en su canal de Telegram: “C14 trabaja para ti. Ayúdanos a estar seguir a flote. Y nosotros te ayudaremos a ti. A los benefactores permanentes concedemos todos sus deseos. ¿A cuál de tus enemigos quieres molestar? Intentaremos hacerlo por ti”. Vesti quiso obtener un comentario del grupo, pero la respuesta es un texto que no es publicable.

Los grupos más numerosos en la capital son los llamados Kurilovtsi y Strizhniki, en honor a su líder, Konstantin Strizhak, que ahora cumple una condena por el intento de capturar, con las armas, una empresa agrícola cerca de Nikolayev. “Pero eso no le impide dar órdenes desde prisión”, explicó una de nuestras fuentes.

Por supuesto, muchos de los participantes en este negocio tienen problemas con la ley. Por ejemplo, Vesti ha podido saber exactamente quién capturó la oficina editorial del medio en el piso 32 del centro Gulliver. Hay que recordar que, el 8 de febrero, entraron en la redacción, destruyeron el equipamiento, se llevaron cámaras y auriculares. Los sospechosos han resultado ser Andrey D. Vladimir y Dmitry M., personas que se han enfrentado en repetidas ocasiones a la policía y ya han sido juzgados por sus crímenes y están acusados en una serie de causas penales pendientes. Concretamente, Vladimir ha sido acusado ante la policía por diferentes personas. Todas esas acusaciones afirman algo similar: “causó serios daños y sufrimiento físico”.

Ataque de los radicales a la redacción de Vesti

“No somos atracadores”

Vesti ha podido hablar con uno de los mercenarios, de nombre Maxim, que se encuentra en el escalafón más bajo de la jerarquía de los titushki.  “Hace unos siete años, cuando era joven, me llamó un amigo y me intrigó con una cuestión: ¿quieres ganar algo de dinero? Así que empecé a participar en varias acciones. Hay mucha demanda. No es que no haya lesiones, pero pagan bien. En caso de accidente, nos prometen abogados y apoyo económico en prisión preventiva. Si acabas entre rejas, hay apoyo a la familia durante todo el tiempo hasta que salgas. Pero, si no me falla la memoria, no ha pasado nunca, porque la gente a la que nos enfrentamos tampoco son santos, así que ellos también tendrían cosas que explicar y no denuncian a la policía”, afirmó Maxim.

Según explicó, entre sus socios hay también empresarios de éxito que simplemente no pierden la ocasión de ganar algo más de dinero. “El amigo con el que entré en esto ahora es director de una pequeña empresa. Pero a pesar de eso, cuando hay un pedido, deja a los clientes y viene con nosotros. Ahora, por ejemplo, hay muchos pedidos de granjas agrícolas en las regiones”. Según Maxim, hay características que diferencian a los titushki modernos. “No somos borrachos. Muchos tienen trabajo, familia. Pero necesitamos dinero, así que durante el día vamos al trabajo y, por la noche, a ganar dinero”.

Los diputados quieren legalizar los ejércitos privados

Curiosamente, parece que este negocio puede ser legalizado en el futuro. El diputado del Frente Nacional [el partido de Arseniy Yatseniuk o el ministro del Interior, Arsen Avakov] Evgeny Deydey afirmó su intención de presentar próximamente una iniciativa parlamentaria sobre las compañías militares privadas. “El objetivo es crear un mecanismo legal efectivo que ayudará a miles de nuestros chicos a trabajar de forma eficiente en este ámbito”, escribió. Deydey opina que será posible eliminar “ciertos aspectos de tensión social”.

La retirada de Titushko

Vadim Titushko, cuyo nombre se ha convertido en una palabra de uso generalizado, se ha retirado. Hay que recordar que fue en mayo de 2013 cuando atacó a los periodistas Olga Snitsarchuk y Vladirslav Sodelya. En aquel momento fue condenado a dos años de libertad condicional. En 2015, en Bila Tserkva [ciudad al sur de Kiev], organizó el torneo de lucha de élite “El más fuerte”. En aquel momento, declaró ante la prensa que se arrepentía de sus acciones anteriores y que le frustraba que su nombre se hubiera hecho tan conocido. Ahora, como ha podido saber Vesti, Vadim tiene su propia empresa de seguridad, donde afirma que no se utiliza la violencia. Titushko ya no quiere hablar con la prensa. “Estoy retirado, no quiero publicidad y ya no hablo con los periodistas”, afirmó a Vesti.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.753 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,192,212 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: