Entrada actual
Donbass, DPR, Ejército Ucraniano, Intercambio prisioneros, LPR, Prisioneros de guerra, Rusia, Ucrania, Uncategorized

No volvieron todos

Artículo Original: Dmitry Steshin, Igor Petrov / Komsomolskaya Pravda

Kiev no quiere negociar directamente con la RPD y la RPL, mientras que las repúblicas no reconocidas no se fían de las autoridades ucranianas, por lo que, en catorce meses, no se había producido ningún intercambio de prisioneros en Donbass. La fecha era señalada. Se había aprobado un principio: todos por todos. Nuestros corresponsales observaron este intercambio y a aquellos que volvían a casa.

27 de diciembre

10:47. Por la Puerta de la Cárcel de Máxima Seguridad de Makeevka (RPD) sale un coche de la policía de tráfico seguido por los furgones que trasladan a los prisioneros de guerra ucranianos. Desde aquí se dirigen al puesto de control de Mayorsk, que se encuentra en territorio ucraniano, a más de una hora de distancia. Es ahí donde se producirá el intercambio.

12:09. En Kiev, los familiares ya esperan a los antiguos prisioneros. Natalia no ha visto a su marido en 19 meses. “Mi marido y yo, con el resto, vamos a llegar a Borispol [el aeropuerto internacional de Kiev]. Esperamos y rezamos. Que no se rompa”, espera la mujer. “Servía en las tropas de ingeniería, estaba esperando pasar a la reserva. Pero le enviaron a Donbass. Estaba conduciendo y accidentalmente acabó en un puesto de control del otro lado.

15:36. Inicialmente se había acordado que, a mediodía, se bloquearían las carreteras que llevaran al lugar en el que se iba a producir el intercambio, pero que el puesto de control de Mayorsk no dejaría de trabajar. Pero el bando ucraniano olvidó sus promesas y siguió dejando que las personas salieran de su territorio. En la zona neutral se acumularon unas 2.000 personas y cientos de vehículos. A consecuencia de ello, el intercambio de prisioneros, previsto para la una, comenzó pasadas las tres de la tarde.

Llegaron al lugar pactado, entre Zaitsevo y Nikolaevka, en territorio controlado por Kiev, los autobuses de la RPL. En el primero viajaban los 16 prisioneros ucranianos; en el segundo, periodistas de Lugansk y de Rusia; en el tercero, los representantes de la República.

Entre los presos liberados se encuentra Vladislav Ovcharenko, ultra del club de fútbol Zorya de Lugansk. Junto a su amigo Artyom Ajmedov, de 19 años, fue acusado de hacer explotar un monumento a las milicias y de recaudar fondos para los batallones voluntarios ucranianos. Ovchanreko fue condenado a 17 años de prisión por espionaje y Ajmedov a 13.

15:47. Resulta que la RPD y la RPL no recibirán 306 personas, como estaba previsto, sino muchas menos. “43 personas de la lista de las formaciones militares ilegales han cumplido su sentencia, fueron excarcelados y no serán parte del intercambio”, explicó Valeria Lutkovska, representante del Parlamento para los derechos humanos. [Las listas se aprobaron 48 horas antes del intercambio, pero Ucrania no informó de ese detalle].

16:55. La mujer, la hija y la madre de Maxim Garmash llevan dos años esperando a este momento. En el verano de 2015, fue a por ellas a Járkov y acabó preso en Ucrania.

“A principios de 2014, Maxim y sus compañeros de su Krasnoarmeysk natal (en la región de Donetsk) organizaron una unidad de autodefensa. El 2 de mayo, Maxim consiguió liberar a los milicianos que un grupo de reconocimiento ucraniano había capturado en un puesto de control. El 11 de mayo, participó en el referéndum en Krasnoarmeysk en favor de la RPD. Aquel día, nazis del batallón Dniéper irrumpieron en la ciudad y dispararon a civiles”, explica su compañero Vlad Rubtsov.

Maxim se marchó de Krasnoarmeysk y se unió a la milicia. Participó en la guerra y resultó herido. A finales del verano, fue a Járkov a por su familia. Allí fue detenido tras ser denunciado. Además, agredieron sin piedad a su mujer y a su hija de tres años. En la prisión de Járkov, Maxim fue torturado, pero ni siquiera bajo tortura del SBU, aceptó declararse culpable. Después fue trasladado a Dnipropetrovsk, donde fue condenado a ocho años de prisión en máxima seguridad.

Desde entonces, su mujer y su hija se han mudado a Moscú. Pronto, su familia podrá volver a abrazarle.

La mirada desde el sexto piso

Si no lo impide la guerra

Dmitry Steshin

Ha sido el intercambio de prisioneros más importante. La idea “todos por todos” le ha dado aún más solemnidad y complejidad. Las partes coordinaron las listas, literalmente, hasta el último minuto. Ucrania no quiso entregar a ciertas personas, lo que hizo aumentar el rumor de que añaden a las listas “a la primera persona que detienen por la calle”. Si es así o no, lo sabremos en unos días, cuando esas 237 personas liberadas por Ucrania sean contabilizadas y entrevistadas.

Además de ser el intercambio más grande desde el comienzo de la guerra en Donbass, es también el que se ha acordado al más alto nivel. En su último paso, el intercambio fue aprobado finalmente por Viktor Medvedchuk, líder del movimiento “Opción Ucraniana” y los líderes de la RPD y la RPL, Alexander Zajarchenko y Leonid Pasechnik. Apoyaron a cada bando, si se puede decir así, el patriarca Kiril [del patriarcado de Moscú] y el metropolitano de Kiev Onufri. Era importante completar el intercambio antes de año nuevo y Navidad [ortodoxa, que se celebra el 7 de enero]. Los prisioneros podrán celebrar las fiestas en casa.

Pero el proceso no se completó sin decepciones: un grupo de prisioneros no fue entregado por la parte ucraniana, alegando que “ya han cumplido su sentencia y se han ido a casa”. Y un grupo de ciudadanos rusos no han sido entregados alegando que han de ser intercambiados a través del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Según ambos bandos, los planes de intercambio continuarán el año que viene.

Si no lo impide la guerra.

Hace unos días que regresé de Donbass, donde las expectativas son pesimistas. Se esperan las heladas, que no permitirían moverse a los vehículos militares. Se maldice la guerra, pero, al mismo tiempo, se espera a su secuela, ya que, a juzgar por estos últimos cuatro años, la solución política a este conflicto no es posible. La única posibilidad es un colapso interno relativamente pacífico en Ucrania.

Anteriores intercambios se hicieron a la espera de la guerra y la gente percibe esa incertidumbre de una manera especial. Como me escribió un viejo amigo de Donetsk cuando quedó claro que el intercambio se iba a producir: “bueno, ya está, ahora seguro que va a haber guerra. Ellos han cogido a sus prisioneros y nosotros a los nuestros. Vosotros también habéis sacado a vuestros oficiales del centro de observación con la parte ucraniana”.

Una cosa está clara: la guerra no la empezarán las Repúblicas de Donbass ni Rusia.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.043 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.242.137 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: