Entrada actual
Uncategorized

La perversión de la justicia

Artículo Original: Timer-Odessa

363076109Cinco años de libertad condicional ha sido la pena impuesta a un militar de Kotovsk, sargento de la 54ª Brigada Mecanizada que, junto a sus compañeros, secuestró y torturó a un residente de Donbass que murió tras los abusos.

La sentencia fue dictada el 27 de abril por un tribunal de Artyomovsk, en la región de Donetsk [zona bajo control ucraniano]. Los hechos ocurrieron el 30 de junio de 2016. Los soldados conocieron que un residente disponía de información sobre las posiciones del Ejército Ucraniano y sospecharon que estaba colaborando con los separatistas.

Secuestraron al hombre, ataron sus manos con cinta por detrás de la espalda, le pusieron una bolsa en la cabeza y lo llevaron al lugar en el que sucedieron los hechos. Allí comenzaron a “interrogar” al acusado a base de golpes. Tras el “interrogatorio”, el sargento se marchó a dormir y dio la orden a sus subordinados de dejar al secuestrado atado por la noche. Por la mañana, lo encontraron muerto.

Envolvieron el cuerpo en una tela y lo arrojaron en un campo cercano a las posiciones de la unidad militar. El cuerpo del secuestrado no fue encontrado hasta septiembre, por lo que entonces se encontraba ya en un avanzado estado de descomposición.

Curiosamente, según el material del caso, muchos militares que en aquel momento se encontraban destinados en ese lugar fueron testigos del secuestro. Sin embargo, todos ellos dieron la entrenada versión de que fueron otros compañeros los que “atraparon al separatista”, pero ellos no tomaron parte en las acciones ilegales de sus compañeros.

Hay que destacar que el tribunal no encontró relación directa entre las acciones de los militares y la muerte de la víctima: los forenses no fueron capaces de determinar la causa de la muerte por el grado de descomposición del cuerpo, por lo que tuvieron que admitir que la muerte podría no haber ocurrido a causa de la tortura sino por el empeoramiento de una enfermedad que sufriera la víctima. Tampoco se encontró tal enfermedad, aunque sus restos podrían haber desaparecido a causa del proceso de descomposición.

Así que el sargento no fue acusado de asesinato sino de provocar lesiones y de secuestro con el agravante de graves consecuencias: la víctima yació en un cobertizo sin acceso a una asistencia médica que, teniendo en cuenta que murió, requería con urgencia.

Al dictar sentencia, el tribunal tuvo en cuenta las circunstancias atenuantes, concretamente, el sincero arrepentimiento del soldado -que confesó el crimen- y el hecho de que es miembro de ATO. En el veredicto, el juez recordó que “el castigo está dirigido no solo a castigar sino a reconducir a los condenados y prevenir nuevos crímenes”. Basándose en ello, el juez Radchenko decidió que no era posible enviar al soldado a la cárcel y dictó una sentencia de cinco años de privación de libertad suspendida durante tres años en los que será responsable de monitorizar su comportamiento el comandante de la unidad militar.

 

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.139 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,095,056 hits
A %d blogueros les gusta esto: