Entrada actual
Batallón Donbass, Batallon Aidar, Bloqueo económico, Carbón, Donbass, Donetsk, DPR, Economía, Pensiones, Poroshenko, Ucrania, Uncategorized

Nuevas medidas del Gobierno ucraniano ante el bloqueo

1488462964.pngAyer, 14 de marzo, entró en vigor el decreto según el cual Kiev trata de mantener el equilibrio entre el bloqueo de Donbass que exigen los nacionalistas y la posibilidad de mantener cierto nivel de cooperación con Donetsk y Lugansk para evitar así las consecuencias negativas que el bloqueo tiene para Ucrania. En pocas palabras, el decreto prohíbe, salvo excepciones de emergencia, el movimiento de todo tipo de carga excepto alimentos y medicinas como parte de cargamentos de ayuda humanitaria (que hasta ahora se han limitado a convoyes de la Fundación Rinat Ajemtov, organizaciones internacionales como Cruz Roja o algunas iniciativas privadas). En dirección opuesta, de Donbass a territorio ucraniano, el Gobierno de Kiev permite el tránsito a material y materias primas necesarias para el funcionamiento de la industria del país. Así recogía ayer el diario ucraniano Strana la noticia de la entrada en vigor del decreto.

A partir de hoy [14 de marzo] entra en vigor el nuevo procedimiento que rige el movimiento de productos a través de la línea de demarcación en la zona ATO. Así informa “112 Ukraina”.

La nueva orden gubernamental fue aprobada por el Consejo de Ministros el 1 de marzo y fue publicada el 4 de marzo. Debía entrar en vigor diez días después de su publicación, es decir, el 14 de marzo.

Esta es la lista completa de productos permitidos a través de la línea de contacto:

  1. Alimentos para entregas de ayuda humanitaria
  2. Medicamentos para entregas de ayuda humanitaria
  3. Bienes y productos que aseguran la producción y que son necesarios para la metalurgia, minería, extracción de carbón y generación de energía, infraestructura crítica y cualquier otro producto aprobado por el Ministerio de Desarrollo Económico y el Ministerio para los Territorios Temporalmente Ocupados.

Como ya informó Strana, las entidades han de transportar la carga en tren, a excepción de la carga para ayuda humanitaria y centros logísticos.

En casos excepcionales en los que sea necesaria una respuesta rápida, para la eliminación o prevención de las consecuencias de emergencia de un grupo concreto o las circunstancias económicas relacionadas con la amenaza a la vida y la salud de las personas, violación de las condiciones normales de actividad o liquidación de situaciones de emergencia que hacen imposible cumplir con los requerimientos de esta orden, se podrá mover carga sin restricción a través de la línea de contacto.

Strana.ua

En las actuales condiciones, después de casi dos meses de bloqueo, la principal finalidad del decreto es aplacar a los nacionalistas que aún hoy mantienen paralizadas las rutas ferroviarias a través de las cuales Ucrania recibe de Donbass el carbón y otros materiales imprescindibles para el funcionamiento de la industria. Sin esos materiales, las opciones de Ucrania pasan por adquirir carbón en Estados Unidos o Sudáfrica (esta última opción ya se demostró fallida en 2014) o la opción económicamente más asequible pero igualmente inaceptable para los patrocinadores del bloqueo: adquirir carbón de Rusia, “el país agresor”, que podría incluso ser el mismo carbón que la RPD y la RPL comienzan ya a exportar a su vecino del este.

Pero además de las medidas concretas, dirigidas a restringir el movimiento de productos de uso común de la población a excepción de ayuda humanitaria, el decreto deja claro que los objetivos del bloqueo oficial del Gobierno no están tan alejados de los del bloqueo nacionalista. De la misma forma que el bloqueo de Crimea comenzó con actos organizados por grupos radicales y acabó teniendo participación de las estructuras del Estado, el bloqueo de Donbass continuará una vez que los veteranos de los batallones Donbass y Aidar sean retirados de las vías.

Desde su primera implantación en noviembre de 2014 por un decreto que también incluía la interrupción del pago de pensiones y salarios en los territorios fuera del control del Gobierno -en realidad no era más que la confirmación oficial de un hecho que ya sucedía desde el verano de 2014-, el bloqueo de Donbass ha sido una herramienta más para presionar a las Repúblicas Populares. De la misma forma que Ucrania ha utilizado y utiliza los bombardeos de zonas civiles para presionar a las Repúblicas Populares a realizar concesiones políticas, el bloqueo -tanto el actual como el implantado por el Gobierno- pretende presionar a Donbass con medidas económicas.

Implantado en un momento en el que ni la RPD ni la RPL contaban aún con estructuras de Estado capaces de hacerse cargo de la población en un momento de extrema vulnerabilidad para la población, el objetivo del bloqueo no era sino un castigo colectivo que buscaba el colapso económico de los territorios. En pleno invierno y sufriendo algunas de las batallas más duras de la guerra -la del aeropuerto y la de Debaltsevo- la población aguantó esos meses en los que las Repúblicas Populares no habían comenzado a pagar las pensiones, cuando solo la ayuda humanitaria que llegaba de Rusia pudo mitigar, en cierta forma, una situación catastrófica en la que la población moría de hambre.

Tres inviernos después, con una situación más estabilizada en lo militar y también en lo económico, las Repúblicas Populares han respondido al bloqueo orientando su mercado hacia Rusia e intentando sustituir los productos ucranianos por los rusos o bielorrusos. Y pese a que toda crisis que afecta a la industria afecta también a Donbass, este bloqueo ha conseguido que las consecuencias se extiendan a Ucrania. El bloqueo nacionalista ha querido ir un paso más allá y sabotear la exportación de carbón, elemento clave para la economía de Donbass, pero imprescindible también para el funcionamiento de la economía ucraniana. Es ese aspecto el que el decreto de Kiev pretende corregir mientras mantiene las medidas punitivas contra la población de Donbass.

Aunque con sus métodos el bloqueo ha terminado por causar pérdidas también a las empresas ucranianas que operaban en la región, el objetivo de la acción es el mismo que el del bloqueo implantado por Poroshenko en 2014 y reafirmado ahora con el decreto aprobado el 1 de marzo: destruir la economía de Donbass para forzar su rendición. De ahí que el decreto prohíba el transporte de productos para la población civil a excepción de la ayuda humanitaria, mientras que se permita el comercio y transporte de los productos necesarios para la economía ucraniana. Y, sobre todo, este decreto recuerda que el bloqueo continuará una vez que, por la fuerza o por medio de negociaciones, Ucrania consiga apartar  a los grupos nacionalistas que, supuestamente sin apoyo ni colaboración del Gobierno, bloquearon las vías.

 

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

marzo 2017
L M X J V S D
« Feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 36.569 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,044,194 hits
A %d blogueros les gusta esto: