Entrada actual
Fontera, Rusia, Ucrania, UE

Demanda de amistad: Una iniciativa judicial de dudoso futuro

Artículo Original: Vzglyad

ukraina-rusijaKiev considera que Moscú ha infringido el Tratado de Amistad entre los dos países y requiere una compensación ante los tribunales. Al contrario que en los casos del gas o de las deudas, donde el objeto de la lucha es económico en el sentido literal del término, en este caso, Ucrania quiere llevar a los tribunales el concepto de “amistad”. ¿Tiene Kiev alguna posibilidad de ganar?

Ucrania no cesa de buscar anecdóticas escapatorias. Y el nuevo año no es excepción. El 30 de diciembre, el viceministro de Asuntos Exteriores, Vadim Pristayko, afirmó que en el último año se había preparado el caso de Ucrania contra Rusia en los tribunales internacionales por infracciones al Tratado de Amistad y Cooperación entre la Federación Rusa y Ucrania, firmado en 1997 y renovado automáticamente para diez años más en 2008. Concretamente, se trata del Artículo 2 del Tratado, que estipula que las partes “respetarán la integridad territorial de la otra parte y confirman la inviolabilidad de las fronteras existentes”.

Este es otro de esos casos en los que la noticia es tan ridícula que intentar analizarla y comentarla lleva directamente a la ironía o incluso a la burla. Sin embargo, es necesario analizar el contexto general en el que se produce esta nueva iniciativa de las autoridades de Kiev.

Por ejemplo, hace casi dos años que el Parlamento ucraniano reconoció oficialmente a Rusia como “país agresor”. Sin embargo, nunca llegaron ni una declaración de guerra, ni ley marcial, ni siquiera una ruptura total de las relaciones con el “país agresor”.

La situación se agrava por el hecho de que la posición de Ucrania en el “frente occidental” es cada vez más precaria. El sueño de la liberalización de visados aún sigue en el horizonte, a lo lejos, como un fantasma. El Acuerdo de Asociación con la Unión Europea también parece ya una broma sofisticada en la que el referéndum de Holanda ha jugado un papel significativo.

Incluso las promesas más firmes, como la entrega del próximo tramo de la financiación del Fondo Monetario Internacional, no acaban de concretarse. Además, como si fuera una broma, el FMI vincula la entrega de financiación a la resolución de la disputa entre Rusia y Ucrania a causa de una deuda impagada de 3.000 millones de dólares [préstamo que Rusia concedió a Ucrania en los últimos meses del Gobierno de Yanukovich].

Es probable que la situación alrededor del caso de los 3.000 millones de dólares haya sido uno de los motivos para esta nueva iniciativa de las autoridades ucranianas. Como ya se sabe, hace un año, el FMI lo reconoció como deuda soberana pese al rechazo de Kiev, que por su parte decretó una moratoria indefinida al pago. Sin embargo, una cosa es más importante que la otra.

Entre los hechos que marcarán este inicio de año destacan las vistas que tendrán lugar en un tribunal de Londres entre el 17 y el 20 de enero. Mientras los representantes rusos muestran cierto optimismo, algo que sorprendente teniendo en cuenta el sistema concreto, los Eurobonos, al que se refiere el procedimiento. Legalmente, el uso de estos instrumentos se rige según la ley británica (por lo que el proceso se desarrolla en el Reino Unido).

También está el caso de la disputa de Rusia y Ucrania por el gas en la corte de arbitraje de Estocolmo, aunque para conocer la decisión habrá que esperar al menos seis meses. En cualquier caso, en los próximos meses se darán a conocer dos decisiones importantes en los tribunales internacionales y Ucrania no está segura de poder ganar ninguna de ellas.

En este contexto, el anuncio de la preparación de otra demanda, también ante los tribunales internacionales, puede ser un intento de ganarse el favor de la opinión pública ucraniana en caso de que los tribunales no den la razón a Kiev. Sería así un símbolo del hecho de que Ucrania no se rinde a merced del “agresor”, contra el que sigue luchando. Otra cosa es que los actos francamente ridículos se hayan convertido en la norma para el vecino al sudeste de Rusia.

Está claro cuál es el sujeto de las disputas en los temas de las deudas y del gas. Es el dinero. Sin embargo, no está claro qué hay que considerar en este nuevo caso. ¿Un tratado de amistad? Incluso si Rusia ha cambiado de opinión en su amistad con Ucrania, ¿cuál es el argumento? ¿Qué tribunal puede juzgar esa acusación?

Así que el anuncio se produce en un momento significativo. Según Vadim Pristayko, la demanda se presentará a lo largo del año, pero se limitó al poco específico término “tribunal internacional”, sin concretar exactamente dónde se presentará tal demanda. En resumen, las declaraciones son la representación habitual de las prácticas de las autoridades ucranianas: mucho ruido y pocas nueces. Aunque hay que reconocer que con esto, el año del gallo empieza a jugarse con nuevas cartas.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Demanda de amistad: Una iniciativa judicial de dudoso futuro – Diario Octubre - 03/01/2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 37.663 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,072,233 hits
A %d blogueros les gusta esto: