Entrada actual
Donbass, Donetsk, DPR, Motorola, Slavyansk

El caballero de semblante alegre

Original:  Aleksandr Kots / Komsomolskaya Pravda

DONETSK, UKRAINE. MAY 9, 2015. Donetsk People's Republic (DPR) militiaman Arsen Pavlov, nicknamed "Motorola" seen ahead of a Victory Day military parade marking the 70th anniversary of the Victory over Nazi Germany in the Great Patriotic War of 1941-1945. Mikhail Sokolov/TASS Óêðàèíà. Äîíåöê. 9 ìàÿ 2015. Âåîííîñëóæàùèé àðìèè ÄÍÐ ñ ïîçûâíûì "Ìîòîðîëà" Àðñåí Ïàâëîâ ïåðåä íà÷àëîì âîåííîãî ïàðàäà, ïîñâÿùåííîãî 70-é ãîäîâùèíå Ïîáåäû â Âåëèêîé Îòå÷åñòâåííîé âîéíå. Ìèõàèë Ñîêîëîâ/ÒÀÑÑ

Motorola fue a luchar a Donbass tras escuchar a un residente de Kiev decir: “por cada uno de nosotros, mataremos a diez rusos”

Arsen Pavlov escogió su nombre de guerra mucho antes de la guerra de Donbass. En Rusia había servido durante tres años en la 77ª Brigada de la Infantería Naval. Es ahí donde nació su alias –Motorola- y se quedó con él cuando continuó su carrera militar más allá del servicio militar obligatorio y dos periodos de servicio en Chechenia. Fue allí donde adquirió su primera experiencia de combate y la adicción a la guerra. Hay quienes, tras pasar por la carnicería de sangrientas batallas, emergen con la experiencia de las almas destrozadas y un persistente odio a las armas. Y están los fanáticos, que no solo desean luchar y son buenos en ello, sino que cosiguen preservar la humanidad en su interior. Motorola era uno de esos. Un soldado de dios, un amante del rap ruso y incontrolable ocurrente.

Nos conocimos en la primavera de 2014, cuando aún era posible tomar la ruta directa a Slavyansk, incluso aunque ya había empezado la batalla en las afueras de la ciudad. La artillería ucraniana había disparado contra una furgoneta de pasajeros no muy lejos del puesto de control de Karandashi, en la carretera de Andreevka. Con nuestras luces apagadas, nos acercamos muy despacio hacia el lugar en el que la furgoneta cogía polvo cuando un gnomo vestido de camuflaje, armado hasta los dientes, apareció en la oscuridad. Pese a su baja estatura, vestía con naturalidad su equipamiento, que solo reforzaba su credibilidad.

moto1“¿Dónde coño vais?”, preguntó con espontaneidad, con una sonrisa que, sin embargo, no auguraba mucha conversación. “¿Quiénes sois?”

“Periodistas rusos…”

“Está bien que seáis rusos, pero que conduzcáis por la noche está muy mal”.

“¿Está bien entonces si nos acercamos a la furgoneta y grabamos la escena”.

“¿Vais en busca de adrenalina o algo?”, preguntó Motorola con evidente respeto. “Dad la vuelta y seguidnos. Sin intermitentes”.

A Motik, como le conocían sus amigos, no le gustaba hablar de su pasado. Nació en la República de Komi [en el norte de Rusia], huérfano desde los quince años y creció con su abuela. Además del ejército, también realizó varias profesiones: equipo de rescate, trabajador de la construcción con mármol y granito y otras. Pero su corazón siempre le atraía al camino militar. Primero vio lo ocurrido en Maidan por la televisión y después viajó a Kiev para “satisfacer su curiosidad”. Cuando escuchó a alguien decir informalmente “por cada uno de nosotros, mataremos a diez rusos”, se convenció. Se unió  al movimiento de protestas del sudeste de Ucrania antes de Slavyansk. Viajó a Járkov y Odessa para participar en las protestas hasta que se encontró en medio de la primavera de Crimea, con la pequeña unidad de Igor Strelkov que partió hacia Slavyansk.

moto2Una vez allí, rápidamente se convirtió en uno de los favoritos de la prensa, no por sed de gloria, sino por ser una persona sociable y con carisma. Cautivaba su habilidad para describir los gravísimos hechos con natural ironía y su franqueza le hacía a cualquiera sentirse bienvenido.

Motor fue uno de los primeros en comprender que el componente mediático de la guerra era casi tan importante como el combate tradicional. Con su enorme tableta, grabó vídeos de las primeras batallas, que entregaba a los periodistas. Para emitirlos nos veíamos obligados a eliminar la narración de Motorola, que hacía imposible ver imágenes reales de la guerra sin una sonrisa en la cara.

moto3

Tras la primera batalla seria en Semyonovka el 5 de mayo de 2014, Motik, el último en abandonar el lugar, volvió preocupado, ansioso: “¡No grabéis!”, rugió amenazante a Vasya Yurchuk, el cámara de Zhenya Poddubny. “Es de los nuestros”, intervino cuidadosamente Zhenya.

“Oh, perdona hermano”, se disculpó Motorola inmediatamente. Una hora después, nos pasó material de la batalla: imágenes que se distribuyeron por todas las esquinas del país. Pero cada día se hacía más y más difícil trabajar con un rifle en una mano y un teléfono en la otra. Motik comenzó a llevarnos con él a la guerra en lugar de traer la guerra a nosotros. Nikolayevka, Semyonovka, Illovaisk, Debaltsevo, el aeropuerto de Donetsk… Nos encontrábamos tras un muro de cemento al otro lado de la nueva terminal, cuya segunda planta aún estaba ocupada por los ciborgs ucranianos, mientras que la milicia ya había tomado la planta baja. Arsen nos acompañó personalmente lo más cerca posible para que pudiéramos grabar unas imágenes. La muerte de diferentes calibres explotaba a nuestro alrededor, pero Motorola seguía en calma y sin descomponerse.

moto4“¿Son nuestros?”, pregunté a Motik señalando a unos trescientos metros de nuestra posición: tanques apuntando directamente a la terminal. Apenas eran visibles.

“Periodistas, buenos ojos”, respondió Motorola con una sonrisa. E hizo a la milicia apuntar la artillería a esos tanques.

“Ahora tenemos que salir”, nos dijo. “Viene la respuesta”.

“Pero nuestro dron no ha vuelto aún”, respondieron, perplejos, mis colegas.

“Vale entonces, esperamos”, se sentó tranquilamente contra la valla.

El sonido del dron regresando llegó junto a las explosiones del fuego de contrabatería. Motik esperó con paciencia mientras cargábamos el vehículo. Tras acompañarnos fuera del territorio del fuego de artillería en su característico quad con la bandera de la Infantería Naval, volvió al frente. Un par de meses después, asaltó el aeropuerto junto a sus hombres, luchando en primera línea: “¿hay alguna otra forma?”, decía siempre sorprendido por la pregunta. “Si no voy yo, ¿cómo voy a enviar a mis hombres? Sé que algunos de ellos no van a volver. ¿Cómo iba a mirar a la cara a los demás?”

Motorola sabía perfectamente que, en tiempos de descanso de la batalla, sin combates ni operaciones de reconocimiento, un ejército puede deteriorarse. Por ese motivo, hacía sudar a su batallón en el campo de entrenamiento, desde la mañana hasta la noche, utilizando programas creados por las fuerzas especiales rusas. Al mismo tiempo, seguía realizando informes puntuales en su cuenta de Instagram.

“Vamos a ponernos de acuerdo en un hashtag, para que todos los corresponsales de guerra puedan subir sus vídeos a internet de forma organizada. Como hacen los americanos, salvo que sus vídeos son una mierda. Y aquí tenemos una guerra real y mucho se ha perdido”, se lamentó Motorola la última vez que nos encontramos, el 1 de octubre de este año.

mot7-1Estábamos en el Café Leyenda, el lugar oficioso de reunión de los periodistas desde agosto de 2014. Entonces era el único lugar de la ciudad que había permanecido abierto. Con wifi gratuito como añadido, Motorola también frecuentaba este lugar para tomar un latte. Y para charlar con la prensa.

“Pareces nervioso”, comentó uno de nuestros colegas.

“Sí, Lenka va a dar a luz hoy o mañana”.

Makar nació al día siguiente. Motik publicó la noticia en Instagram inmediatamente. Misoslava, que nació hace un año, ahora tiene un hermano pequeño. Cuando Arsen y su guardaespaldas entraban en el ascensor, esperaban arriba, en la cama. La explosión hizo temblar el edificio, llenándolo de un olor a dinamita. Lena conoce ese olor de primera mano: es de Semyonovka, donde conoció a Arsen. Celebraron su boda en Donetsk y luego en Crimea.

mot6Motorola no tenía ningún deseo de entrar en política, no le interesaba. Por ese motivo, la teoría de las luchas internas simplemente no tiene sentido. En Ucrania, sin embargo, se le presentaba como un monstruo que ejecutaba prisioneros. He visto de primera mano cómo Motorola trataba a los prisioneros y esas alegaciones son falsas. Para Motorola, ejecutar a alguien era perder la dignidad. No era indulgente, pero tampoco cruel. No era elocuente, pero era convincente. No era un hombre guapo, pero era un amigo leal y un marido fiel. Era un guerrero de dios, un caballero de semblante alegre.

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “El caballero de semblante alegre

  1. Hoy es imposible decir Me gusta a esta serie de artículos sobre nuestro HÉROE, merecido homenaje a quien dejó la piel en la tierra defendiendo al pueblo de Dombas, gracias por existir Motorola…

    Me gusta

    Publicado por albe70 | 17/10/2016, 17:30

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Donbass: reconstrucción, dificultades económicas e incertidumbre | SLAVYANGRAD.es - 04/01/2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

octubre 2016
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.546 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,123,728 hits
A %d blogueros les gusta esto: