Entrada actual
Economía, FMI, Ucrania, UE, Unión Europea

Consecuencias del caos económico: la deforestación de los Cárpatos

Artículo Original: Dmitry Mickiewicz / Strana

76cd419d01c7e38cc416268d84502b87Los bosques de los Cárpatos ucranianos están en peligro de extinción en un momento en el que el país se enfrenta, según los ecologistas, a un desastre ecológico sin precedentes. Leñadores trafican ilegalmente trenes enteros de madera de abetos, ganando así millones de dólares. Según los residentes locales, la deforestación ha aumentado de forma significativa en los últimos dos años.

La gravedad del desastre es evidente en las sorprendentes fotografías aéreas que se han publicado en internet y que muestran las deforestadas laderas de las montañas. Una de esas imágenes muestra la cara sur de la montaña Popadia, en la frontera entre las regiones de Transcarpatia e Ivano-Frankivsk, donde talar árboles está estrictamente prohibido por la ley.

Antes de la revolución de Maidan en 2013, los árboles crecían en densos bosques. Ahora, menos de tres años después, se han formado grandes espacios vacíos. Las verdes montañas de los Cárpatos se están convirtiendo gradualmente en un desierto. Según el diputado del Consejo Regional de Transcarpatia Yuriy Gnepa, en el distrito de Mizhgirya de dicha región, se talaban 40.000 metros cúbicos, mientras que ahora la cantidad asciende a 100.000 metros cúbicos.

Las autoridades niegan la tala ilegal de árboles y afirman que las cantidades se ajustan a las normas para la preservación de los recursos forestales. El director de la Agencia Regional de Bosques y Caza de Lviv, Anatoly Dejneka, afirma que la agencia que dirige lucha activamente contra la tala ilegal.

“Se ha introducido un registro de madera online en los recursos forestales. Una marca especial que incorpora un código de barras se incluye con cada carga de leña, con lo que se pueden determinar las características de la madera y el lugar en el que fueron taladas. La agencia forestal podrá rastrear lo que ocurre en los bosques”, afirma.

87235eecfc66cb30c37d44c7944fe699Madera vendida en el extranjero

Según algunos expertos, las montañas de la zona podrían verse aún más deforestadas, ya que las autoridades pretenden aprobar la libre exportación de madera al extranjero. El Gobierno de Petro Poroshenko ha propuesto al Parlamento cancelar la moratoria de diez años para la exportación de madera sin procesar que se aprobó en 2015. La propuesta ha recibido una reacción mixta entre los expertos.

“La moratoria estaba dirigida a proteger los bosques de la destrucción y a apoyar la industria maderera nacional, que sobrevive a duras penas”, afirma Igor Sheludko, experto en temas forestales. “En lugar de enviar nuestra madera a las empresas nacionales y dar de comer a nuestros trabajadores y a nuestra economía, vendemos cantidades masivas de madera a nuestros vecinos de Europa occidental. Aunque eso no da beneficios. Un metro cúbico de material sin procesar cuesta 80-90 dólares, mientras que la madera tratada tiene un valor diez veces mayor. Tenemos que desarrollar nuestra propia producción. Ucrania se está convirtiendo en un apéndice del que obtener materias primas”.

“A los países de la Unión Europea no les gustó nuestra moratoria en las exportaciones de madera porque nos compran madera barata y después fabrican muebles que nos venden a altos precios”. Los gobiernos europeos proporcionan también subsidios a las compañías para importar madera de Ucrania. Esos mismos gobiernos cuidan sus propios bosques. En Polonia, Eslovaquia y Rumanía no se talan árboles de forma industrial. Es más, en Rumanía se considera una amenaza a la seguridad nacional la tala ilegal.

En Suecia y Alemania, por dar otros ejemplos, se crean comisiones para otorgar los permisos necesarios a la población local cuando se trata el tema de la tala de árboles que se consideran de valor. En Ucrania, se ha llegado a talar 300.000 hectáreas al año. A esta velocidad, los Cárpatos se quedarán sin bosques en pocos años.

Los bosques de Ucrania se están destruyendo con total impunidad. Solo ocasionalmente se multa a quienes talan ilegalmente e incluso en esos casos, las multas son de una cantidad ridícula. Quienes talan ilegalmente a gran escala no son más que instrumentos. Sus superiores son la mafia forestal, protegida por grandes intereses. La venta de madera alimenta a la policía local, funcionarios de fronteras, fiscales y matones con influencia, que a cambio cubren el contrabando ilegal. Las autoridades de aduanas europeas también están involucradas en el tráfico. Y todo ello deja sin millones de grivnas a la población ucraniana.

Pese a todos los datos que recomiendan lo contrario, el consultor económico Eduard Naumenko aboga por la eliminación de la moratoria de exportación de madera. “La prohibición de exportación de madera sin procesar es contraria al Acuerdo de Asociación con la Unión Europea y las normas de la Organización Mundial de Comercio y con el cese de exportaciones descienden los ingresos y crea problemas para acceder al crédito extranjero. Es malo para la economía en general”.

“Además, la moratoria se levantará, pero con condiciones. Los derechos de tala se subastarán sin derecho a la exportación. Solo lo que quede tras la subasta estará disponible para extranjeros”.

Según Naumenko, la moratoria no ha ayudado a resolver los problemas de deforestación. “Antes de su introducción hace seis meses, la tala de árboles se producía a un ritmo salvaje porque se acercaba la fecha límite. Por ejemplo, en Bukovina, solo dos meses antes de la moratoria, se exportó nueve veces más madera que antes. Incluso después de que la moratoria entrara en vigor, se exportaban trenes enteros de madera. Los traficantes ilegales siempre saben evitar las prohibiciones. Lo que hace falta es un control riguroso sobre la tala”.

89_mainCortar árboles sanos alegando que estaban enfermos

Fuentes en empresas forestales en el oeste de Ucrania, así como ecologistas, han hablado a Strana de las tramas de tráfico ilegal de madera y de los beneficios que acarrean. “La práctica más común es talar bajo pretexto de encargarse de bosques enfermos”, explica la ecologista Olga Wojtowicz. “Se talan árboles sanos alegando que estaban podridos y muriéndose”.

“Otra forma es hacer pasar la carga por leña y enviar múltiples cargas con un único permiso. Esto se puede combatir con inspecciones y comisiones, pero sabemos que en Ucrania se puede comprar a los inspectores. Para solucionar estos problemas, al menos parcialmente, hay que cancelar los permisos para talar árboles supuestamente enfermos”.

La tala más salvaje se está produciendo cerca de la residencia presidencial en Guta, región de Ivano-Frankivsk. Día y noche, residentes locales talan los bosques de la zona. Las carreteras de esta parte del país ven, casi constantemente, docenas de camiones cargados de árboles talados, lo que está consiguiendo que el paisaje se asemeje al de un lugar bombardeado.

En el pasado solía usarse el río para transportar troncos, aunque es más difícil y costoso. En una de cada dos localidades hay pequeños aserraderos que cortan los troncos en pequeñas tablas, que posteriormente son exportadas a las vecinas Eslovaquia, Hungría y Polonia.

Un residente local confesó a Strana, a cambio de mantenerse en el anonimato, que la tala de árboles es una fuente de ingresos para muchos de ellos. En las montañas locales, las viviendas construidas con los ingresos derivados del bosque están por todas partes.

Un residente local que además de su trabajo ejerce como leñador confesó: “la mayoría no puede vivir del turismo. Hay que trabajar de forma ilegal. Un metro cúbico de madera puede costar 600-700 dólares en el mercado negro. Cada año, miles de metros cúbicos de madera de los Cárpatos se venden ilegalmente.

Los trabajadores forestales, según explican residentes locales, se autofinancian y reciben precios muy bajos por su madera. Cortan madera de gran calidad y la venden a intermediarios, que a su vez la exportan a Occidente ganando decenas de miles de dólares a la semana.

Otro residente local, dueño de un establecimiento turístico, afirma no estar relacionado con la mafia del bosque. “Tengo suficiente para vivir, no hay nada que ganar cortando los Cárpatos. Porque por la tala tenemos inundaciones. No podemos echar la culpa a nadie más que a nosotros mismos. Y encima pedimos compensación al Estado”, exclama indignado. “¿Qué vamos a dejar a nuestros hijos? ¿Una naturaleza pisoteada y destruida? Duele ver cómo se talan robles de más de un siglo. Con este Gobierno se tala aún más que antes”.

“Es como la extracción de ámbar en la región de Rivne, donde vive uno de mis familiares. Dice que la extracción ilegal no ha hecho más que aumentar. Antes, aunque la policía se llevaba una parte del negocio, había cierto control. Ahora hay una completa anarquía, no hay ningún tipo de control y nadie tiene miedo de nada. La prohibición de exportación de madera, en la práctica, no es más que papel mojado.

Beberemos agua importada

Expertos advierten que Ucrania camina hacia una catástrofe ecológica. Según la ecologista Olga Wojtowicz, la zona occidental del país se puede enfrentar a más desastres naturales, más inundaciones y más sequías. “Los árboles que protegían las orillas de los ríos de la erosión de las crecidas ya no están ahí. Ahora solo queda tierra y ya nada para las corrientes”, explica Wojtowicz.

“Al mismo tiempo, los ríos y los pantanos de los pueblos se están secando porque los árboles tienen una función de regulación del agua. Sus raíces mantienen la humedad. Por ejemplo, un abeto grande puede contener hasta tres toneladas de agua. Cuando se corta el árbol, esa humedad se evapora. Quienes viven en las montañas tienen que caminar kilómetros para encontrar manantiales”.

“La destrucción de los bosques degrada la tierra y se emiten gases que provocan efecto invernadero. ¿Se ha dado cuenta de que en los últimos años el verano en las ciudades es más cálido y no hay aire fresco? Es una consecuencia de la deforestación. No es casualidad que se llame a los árboles el pulmón del planeta. “Si no se pone en orden el sector forestal, Ucrania va a empezar a sofocarse. Beberemos agua importada porque los manantiales se habrán secado. Recuerde, un árbol tarda 40 años en madurar”.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Consecuencias del caos económico: la deforestación de los Cárpatos – Diario Octubre - 07/06/2016

  2. Pingback: Promesas | SLAVYANGRAD.es - 26/11/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 37.902 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,082,053 hits
A %d blogueros les gusta esto: