Entrada actual
Bombardeos, Donbass, Donetsk, DPR, Ejército Ucraniano, Ucrania

El día que empezó la guerra

Artículo Original: Denis Grigoriuk

dia que empezo la guerraCasi sin despertar, la ciudad se preparaba para un nuevo día. Antes de que los residentes pudieran disfrutar del bonito día. Era lunes, comenzaba una nueva semana de trabajo, nuevos planes, nuevas tareas, nuevos objetivos. Por desgracia, nada de eso iba a ocurrir.

Me desperté con un familiar, aunque potente sonido. Mientras veía los sueños de la mañana, disfrutando tranquilamente del día libre, las aeronaves militares ya traían la muerte al aeropuerto de Donetsk. Los jets ucranianos volaban sobre al norte de las afueras de la ciudad, dejando tras de sí una vía de la muerte. A la entrada de la nueva terminal del aeropuerto Prokofiev, los vehículos quedaron tiroteados. Y a su lado, cuerpos inmóviles, congelados, en posiciones poco naturales. Ríos de sangre corrían sobre el asfalto negro y grisáceo, dejando una marea roja. Ahí, al lado del cementerio de Iversky estaban las primeras víctimas de la guerra en Donbass. Humo negro ascendía al cielo: ardía el aeropuerto. Los primeros bombardeos aéreos en Donetsk. En toda la ciudad  se escuchaba el aterrador aullido de los motores de los cazas ucranianos. En internet comenzaban a aparecer tremendas imágenes que parecían imposibles. Una mujer decapitada, un hombre partido por la mitad y ríos de sangre.

* * *

RWi-r08ShYgDos años después, me encontraba junto a la estación del tren, al lado de un vehículo de la OSCE. Ahí estaban los miembros de la misión de observación para monitorizar el punto más importante de los acuerdos de Minsk: el alto el fuego. A lo lejos se podían escuchar los sonidos de los bombardeos. Se veían velas encendidas, coronas rojas con lazos negros y ramos de flores. En recuerdo al primer momento en que se derramó sangre en Donetsk. En el aniversario, residentes de Donetsk portaban flores en memoria de las primeras víctimas de la guerra civil.

El camino estaba cubierto de residentes locales. En las manos portaban flores y peluches. Con caras tristes se acercaban al nuevo memorial. El jefe del distrito de Kubishevsky, Ivan Prijodko, junto a los preocupados residentes del distrito minero de Oktyabrsky, inauguraban un monumento a las víctimas. También la prensa, otras autoridades y niños acudieron al homenaje. El programa oficial: discursos de los representes del Gobierno, del director del hospital número 21 y de residentes locales.

De repente comenzó la música. Los niños comenzaron a cantar. Una canción escrita especialmente para este día en el que los residentes de Donbass recuerdan el primer día de la guerra. Había lágrimas en los ojos de los adultos. Lágrimas de amargura. Pero no hay suficientes lágrimas en el mundo que puedan lavar la sangre derramada en el distrito de Oktyabrsky. A día de hoy sigue siendo peligroso vivir allí, las batallas nocturnas recuerdan a los primeros y terribles días del verano de 2014.

Ivan Prijodko se acercó al monumento, una pieza de granito del aeropuerto de Donetsk cubierta con una tela roja, en el que estaban grabados los nombres de quienes no van a volver. Y destapó la placa. De fondo sonaba una música trágica, aunque incluso sin ella, la atmósfera era tensa en el quemado mercado de Oktyabrsky. Los vecinos se acercaban a presentar sus respetos. Parecía que la marea humana no iba a detenerse jamás. Les caían las lágrimas. Uno por uno se acercaban al monumento.

ga4C1N9Z-a8Entre la multitud note a una mujer que portaba un retrato. Iba placa a placa. Buscaba un nombre y un apellido concreto. Al no encontrar el nombre que buscaba, pasaba a la siguiente placa. Desesperada, decía: “mi niño no está”. Alguien entre la multitud se apresuró a tranquilizar a esa afligida desconocida. “Hay uno pequeño ahí. Es probable que esté ahí”, se escuchó entre la gente. La pequeña placa ya no era visible: estaba completamente cubierta de peluches. En ella estaban grabados los nombres de los niños muertos:

Artur Babenko
Andrey Eliseyev
Vladislav Kravchenko
Sasha Mamedjanova
Danil Kuznetsov
Nikita Russov

Niños que no van a poder convertirse en adultos. Nunca se casarán con nadie, no se convertirán en madres o padres, no podrán ser el querido marido, esposa, abuelo o abuela de nadie. Sus vidas llegaron a su fin en esta guerra no declarada. Pero les recordamos. Y nunca les olvidaremos.

I_3B5C2DABs

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: El día que empezó la guerra – Diario Octubre - 29/05/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 37.902 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,082,053 hits
A %d blogueros les gusta esto: