Entrada actual
Akhmetov, Alto el fuego, Ayuda humanitaria, Bloqueo económico, Clase obrera, Crisis Humanitaria, Donbass, Donetsk, DPR, Economía, Ejército Ucraniano, Pensiones

La situación en Donbass y la politización de la ayuda humanitaria

Artículo Orinal: Vzglyad.ru

HUMANIGran parte de la reunión del ministro ruso de Situaciones de Emergencia Vladimir Puchkov y Stephen O’Brien, Secretario General Adjunto y Coordinador del Socorro de Emergencia, refugiados y desplazados internos, se centró en la situación en Donbass. Según O’Brien, la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) ha pedido a Kiev que permita la libertad de movimiento de la población. O’Brien agradeció al Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia el envío de asistencia humanitaria al sudeste de Ucrania.

El ministro ruso, por su parte, aconsejó a O’Brien comunicarse más a menudo con los representantes de la RPD y la RPL. Por el momento, hay escasa comunicación entre la OCHA y las autoridades locales, por lo que la escasa acción humanitaria se coordina con Kiev y se envía directamente a las oficinas de diferentes organizaciones, cuyos almacenes se encuentran provisionalmente en territorio controlado por las fuerzas ucranianas (en Mariupol, por ejemplo). Los empleados de esas organizaciones han insistido en que se mantienen en contacto con sus colegas en Donetsk, aunque el contacto es horizontal. En Lugansk ni siquiera hay oficinas con las que mantener el contacto. Por otra parte, como parte del gran Donbass, Mariupol está fuertemente ligado únicamente a la aglomeración industrial de Donetsk.

Donetsk y Lugansk, situaciones diferentes

La situación humanitaria de Lugansk siempre ha diferido de la de Donetsk. En el verano de 2014, la ciudad se quedó sin suministro eléctrico y, lo que es más importante, sin suministro de agua. En Donetsk no se han dado situaciones tan graves que sí se han producido en Lugansk, en primer lugar porque el Ejército Ucraniano cortó el suministro de las principales plantas eléctricas de la región de Lugansk (por ejemplo, la situada en Schastye). Lo mismo ocurrió con el suministro de agua, también situado en territorio controlado por las tropas ucranianas. La infraestructura que suministra agua a Donetsk del río Seversky Donets también está bajo control de las tropas ucranianas, que no se han atrevido a destruirla o no han sido capaces de hacerlo: técnicamente no es tan sencillo. El equipo de reparaciones de Donetsk ha probado ser competente y capaz de reparar las averías eléctricas, a diario y en ocasiones bajo el fuego de artillería.

En el invierno de 2014-2015, Lugansk se encontraba prácticamente sitiada, lo que dio lugar a casos de hambre y muertes de personas mayores a causa de la hipotermia. En la región han sido históricamente características las bombas de agua en la calle (primitivos sistemas en los edificios) y grandes colas junto a ellas. En los lugares en los que no había otra opción, las autoridades locales han solucionado los problemas con métodos tradicionales: se organizaron envíos de camiones con agua a las zonas residenciales. Era la única solución posible. Pero la situación llegó a ser crítica. Al mismo tiempo, muchos vieron la catástrofe humanitaria en Lugansk como una forma de presionar a la RPL, porque no había entonces grandes batallas en la zona, y por una serie de diferentes razones, se veía a las autoridades de Lugansk como más vulnerables.

Por otra parte, debido a la situación geográfica, la ayuda humanitaria rusa se ha centrado principalmente en Lugansk, mientras Donetsk ha tenido que valerse por sí misma. En Donetsk, como gran ciudad que es, se ha producido gradualmente una polarización entre las zonas cercanas a la línea del frente y que han sufrido gran parte de los ataques (por ejemplo en la zona junto al aeropuerto) y las zonas del centro y el este, relativamente prósperas. La población se vio obligada a moverse de una zona a otra y comenzó a aparecer la pregunta de “¿de qué barrio eres?”.

También en este caso las roturas de los principales gaseoductos y líneas eléctricas han sido el principal problema, solucionado en la ciudad por el cuidado constante. En los veinte meses de guerra, no se ha producido un solo caso de explosiones de tuberías domésticas, tampoco como resultado de la caída de escombros. Esto se debe en gran medida a la rápida reacción de la población, que aprendió desde los primeros ataques a cortar el suministro antes de esconderse en el sótano. La publicidad jugó un papel importante: desde el principio, las autoridades de la RDP lograron informar de los ataques a la población con efectividad y publicaron una serie de recomendaciones sobre cómo actuar en una situación crítica.

En cualquier caso, solo el milagro de los convoyes de ayuda de Rusia consiguió evitar un desastre humanitario. En algunas zonas, no había comida (en el sentido amplio de la palabra, cualquier tipo de comida) en absoluto. En términos de la crisis humanitaria, el invierno fue especialmente duro en las ciudades y pueblos cercanos a la línea del frente. La situación fue terrible en lugares como Gorlovka, Debaltsevo, Fastovo o Shakhtyorsk. Fue necesario adoptar medidas de emergencia para evitar una hambruna. Los segmentos más dependientes de la población, por ejemplo los pensionistas, se vieron especialmente afectados. Es preciso recordar que, en una zona minera, el porcentaje de pensionistas es significativamente superior a la media nacional, ya que la edad de jubilación de los mineros es inferior y padecen enfermedades causadas por las condiciones de trabajo. Además, las pensiones ucranianas quedaron bloqueadas primero y utilizadas políticamente después: era necesario registrarse en un puesto de control ucraniano, adquirir un pase, lo que daba acceso a los cajeros y al dinero ucraniano.

Kiev tomó prestada esta táctica de Georgia, que también intentó atar a un sector de la población de Osetia del Sur (especialmente la de los distritos remotos) al sistema financiero georgiano para poder así recibir ayuda humanitaria y atención médica georgiana. Todo degeneró hasta que emergió en Donetsk un mercado negro de pases ucranianos que se vendían por pequeñas cantidades de dinero en el centro de la ciudad. Pero el pago de las pensiones ucranianas perdió importancia de forma gradual, a medida que fue reemplazado. En Lugansk este proceso fue más rápido debido a la cercanía a Rusia y una mayor estabilidad política a ojos de Moscú. Pero la creación y consolidación del sistema financiero no elimina la necesidad de contacto con la parte ucraniana en temas como el del sector financiero.

El convoy de la discordia

Mientras tanto, los representantes de la ONU se interesan, no tanto por los aspectos más prácticos de la supervivencia en Donbass, sino por la “cuestión de la libertad de movimiento de la población civil”. Esto supone, en primer lugar, salvar el moribundo sistema para que la población local se registre con las diferentes autoridades de Kiev. La parte ucraniana hace todo lo que está en su mano para mantener una relación legal con la población local de Donbass, para lo que coloca puestos de control junto a los cajeros e inventa referencias al Tridente [escudo de Ucrania-Ed] que impone a la población. El acuerdo de Minsk exige la reanudación de los pagos de pensiones y otras prestaciones sociales a los residentes en Donbass, que formalmente siguen siendo ciudadanos ucranianos. Por eso, Moscú también se ve obligado a adherirse a ese lenguaje. Pero aunque sea una exigencia política, en términos prácticos la medida tiene escasa viabilidad.

Reconstrucción provisional del puente de Stanitsa Luganskaya, destruido por las tropas ucranianas

Algo diferente es la situación de la población de la frontera y las comunicaciones tradicionales entre las regiones (al igual que las localidades divididas por la línea del frente), que han dado lugar a una monstruosa tragedia humana. Tras la firma de Minsk-2, el batallón Aidar, destinado en esa posición, hizo explotar el puente sobre el río Seversky Donetsk, aislando las localidades el norte de Lugansk. Cientos de personas, principalmente personas mayores, se vieron obligadas a hacer grandes esfuerzos para pasar de un lado a otro (en otoño, invierno, con barro, hielo, frío). Muchos ciudadanos de Lugansk tienen familiares en los alrededores del río, normalmente ancianos (es un hecho que las personas mayores se niegan a abandonar voluntariamente sus casas) y muchos sobrevivieron al invierno de 2014-2015 gracias a sus huertas. La parte ucraniana no ha impedido el paso al otro lado del río, pero tampoco ha ayudado. Ahí, en la parte ucraniana del río, se han realizado los intercambios de prisioneros.

Uno de los grandes problemas es que en ciertos momentos prácticamente cesó el suministro de productos alimenticios. Antes de la guerra, funcionaba en las principales ciudades una red comercial que, ha cambiado de dueños, ha cerrado o ha perdido el suministro de productos procedentes de Ucrania. El contrabando se ha convertido en un negocio lucrativo y peligroso, pero aun así no puede compensar las pérdidas por la destrucción de las relaciones comerciales. La semana pasada se inauguró en Donetsk un nuevo supermercado a precios reducidos. Las autoridades de la RPD  dieron tanta importancia a su apertura que se temió que pudiera producirse una estampida. Las autoridades de la RPD han hablado abiertamente de un desabastecimiento que, en la primavera de 2015, llevó a algunas ciudades y pueblos más pequeños, especialmente a aquellos más afectados por la guerra, a una situación cercana al desastre.

En este contexto, los convoyes humanitarios rusos han supuesto prácticamente un milagro, y a pesar de que se tratara de productos sencillos, se han convertido en la salvación para miles de personas. Las organizaciones internacionales no han podido o no han querido ofrecer a la población de Donbass nada similar. ¿Cómo es posible suministrar agua y alimentos a Darfur o a los eternos campos de refugiados en el Congo, pero es imposible llegar a Donetsk y Lugansk? La respuesta a esta pregunta se encuentra en la esfera política, en algún lugar de la calle Jrushevsky de Kiev. Además, las agencias humanitarias de la ONU y de Cruz Roja temen trabajar en esas regiones, donde algunos de sus voluntarios podrían sufrir represalias.

Los rumores, escándalos y fraudes han aparecido a medida que la situación humanitaria y la asistencia rusa se ha estabilizado. Ha aparecido también la competencia entre varios clanes oligárquicos en Donetsk y Lugansk, que en ocasiones (no a menudo) también organizan ayuda humanitaria desde el territorio de Ucrania. Toda ayuda es importante, no hay duda, y no hay que rechazar nada de ella por orgullo, aunque en ocasiones está a la vista que no se trata solo de caridad, sino de recuperar la “buena reputación”, dañada durante los años anteriores.

Esto crea cierta imagen de algunas unidades de las milicias, que han acompañado y protegido esos convoyes. Sus camaradas comienzan a asociarles directamente con los “antiguos maestros de la región”, lo que por otra parte molesta a las autoridades de la RPD y de Moscú. Tras la llegada de los convoyes, se han producido acusaciones y materiales comprometidos que han dañado la causa de la ayuda humanitaria y que han dado a Kiev (y a algunos medios liberales rusos) material de propaganda.

Fanáticos y espías

Al hablar de la mejoría general de la situación humanitaria en la región hay que hablar también de la participación de organizaciones afiliadas a la ONU. Hasta hace poco tiempo, las estructuras oficiales no estaban involucradas y el trabajo de algunas de ellas, por ejemplo de Cruz Roja, provocaba más dudas que apoyos. Por norma, los empleados de las misiones humanitarias internacionales requieren por definición ser tratados como salvadores del bien en un mundo asolado por el mal. La experiencia sugiere que no es así. Estas organizaciones suelen estar infiltradas por fanáticos y espías. No puede generalizarse a todos los que se encentran “sobre el terreno”, pero tras varios episodios dudosos, una organización puede quedar desacreditada en ese lugar para siempre. La parte receptora puede llegar a rechazar trabajar con ellos, tras lo que la organización puede crear una red de personas ligadas económicamente a ella y que realiza actividades humanitarias mientras se involucra también en actividades políticas.

En Osetia del Sur, por ejemplo, una red de Cruz Roja trasladaba a ciudadanos de Osetia del Sur, donde muchos se encontraban en una situación desesperada (por enfermedades, incluidas las infantiles) para supuestamente recibir tratamiento médico gratuito en Georgia, donde se les obligaba a firmar documentos de una falsa región del país y a nombre de Dmitry Sanakoev, que supuestamente financiaba el tratamiento en Tiblisi. En Donetsk y Lugansk no se han dado esos fraudes, pero se forma una clientela estable que puede ser utilizada para que ciertas organizaciones logren financiación de la que posteriormente pueden apoderarse. Y eso no presagia nada bueno para la región.

Existe un último aspecto importante. Muchas de las declaraciones de los representantes de la ONU son rutinarias, como lo son también sus visitas a Moscú. La negativa reconocer la existencia de las autoridades locales, a pesar de que estas obtienen un reconocimiento implícito por su presencia en Minsk-2, impide a las organizaciones internacionales cumplir plenamente su misión. De ahí que Rusia sugiera a los representantes de las agencias humanitarias que establezca un contacto directo con los gobiernos de la RPD y la RPL.

En realidad, no se trata de agencias gubernamentales, ni su comunicación con Zajarchenko y Plotnitsky implica reconocimiento, así que no se trata de una astuta conspiración de Moscú. Pero así se beneficiará la población ahora que se acerca el invierno.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reportes del frente archivados.

Registro

noviembre 2015
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.107 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1,092,453 hits
A %d blogueros les gusta esto: