Entrada actual
Uncategorized

Para desacreditar la resistencia antifascista

Artículo Original: Andrey Manchuk

Poroshenko ante la tumba del “héroe de Ucrania” John McCain

El presidente del Parlamento de Ucrania, Andriy Parubiy [segunda autoridad del país, lo que supone que, en caso de desaparición del jefe de Estado, sería él quien asumiera la presidencia del país-Ed], habló en una aparición en un medio de comunicación sobre Adolf Hitler. “Soy un gran defensor de la democracia directa. Por cierto, le diré que el hombre que más practicó la democracia directa fue Adolf Aleizovich en los años 30”, comentó tranquilamente al canal de televisión ICTV. Más adelante volvió a repetir que Hitler contribuyó al desarrollo de la democracia directa.

Es evidente que esas palabras habrían supuesto para cualquier político europeo un escándalo doloroso y poco placentero que posiblemente habría forzado su dimisión. Sin embargo, la sociedad ucraniana ha reaccionado a ellas con silencio. A excepción de la ira que ha causado en internet. En el estudio estaba presente el analista político Volodymyr Fesenko, que simplemente sonrió ante las palabras del presidente del Parlamento y asintió, como si él también creyera que “Adolf Aleyzovich” fue un gran hombre que practicó la democracia directa. Ningún diputado del Parlamento ha criticado claramente a Parubiy en esta ocasión, demostrando qué tipo de democracia existe ahora mismo en el Parlamento.

Sin embargo, las palabras de Parubiy no se pueden considerar una sorpresa. El que fuera uno de los fundadores de la Asamblea Social-Nacionalista de Ucrania nunca ha escondido que su punto de vista es de extrema derecha. El propio nombre del partido, que fundó junto al que una vez fuera su alma gemela ideológica, Oleh Tyahnibok, claramente demuestra cuál es el legado histórico que inspiró al futuro presidente del Parlamento de Ucrania.es más, el emblema de aquel partido es el ahora familiar Wolfsangel, conocido en Ucrania como símbolo del batallón Azov, pero que en el resto del mundo se asocia a los símbolos de la división de las SS “Das Reich”.

Es preciso recordar también que, en ocasiones anteriores, Parubiy se ha permitido hacer declaraciones que habrían sido inaceptables en cualquier sociedad moderna con un sistema mínimamente democrático. “En el este de Ucrania, el Kremlin ha hecho pasar a millones por ucranianos. Millones que destruyeron a nuestros antepasados en esos territorios, que fueron ocupados por colonos, invasores de Moscú y otras partes del país. ¿Ahora hay que dirigirse a la población local, a la gente que vive allí?”, afirmó el presidente del Parlamento de Ucrania.

En otras palabras, este hombre llamó a la población del este de su país descendientes de invasores, afirmando que el Gobierno no debe preocuparse por la opinión de esta enorme masa de personas que, en teoría, son ciudadanos de pleno derecho del país. En la práctica, estas palabras demuestran qué piensa Parubiy y cómo ha entendido las prácticas “democráticas” de Hitler.

Pero hay que admitir que las palabras de Parubiy son perfectamente coherentes con las tendencias modernas de la política ucraniana. Durante los últimos cuatro años, desde la victoria de Euromaidan, el país se ha convertido en el paradigma global del revisionismo histórico, donde a todos los niveles se reescriben los hechos y los resultados de la Segunda Guerra Mundial. Los escándalos en este sentido no han dejado de aparecer uno tras otro, también a alto nivel del Estado. Por ejemplo, el cónsul de Ucrania en Hamburgo, Vasily Marusinets, abiertamente escribió en Facebook comentarios favorables a las políticas Nazis y negó los crímenes del Holocausto. Por otra parte, la diputada regional de Lviv por el partido Svoboda y profesora de instituto, Mariana Batiuk, sin vergüenza alguna felicitó el cumpleaños a Hitler y en la red se publicaron imágenes de la patriota profesora y sus estudiantes menores de edad haciendo el saludo Nazi. El alcalde de Skol, Volodymyr Moskal, publicó un vídeo antisemita en el que directamente acusaba a los judíos de causar la Segunda Guerra Mundial. La líder del Praviy Sektor en Odessa, Tatyana Soykina, proclamó que Ucrania pertenecerá “a los ucranianos, no a los judíos”. Y la directora del departamento de Economía de la Universidad Nacional de Aviación de Ucrania, miembro de la Academia de Ciencias Económicas de Ucrania, Olesya Suntsova, escribió que los judíos de Kiev fueron quienes provocaron la tragedia de Babi Yar por colaborar con el maldito régimen bolchevique mientras los verdaderos ucranianos supuestamente recibían a los asesinos Nazis con flores.

Medios importantes de la prensa ucraniana apoyan abiertamente el mismo discurso. El periodista Dmitry Gordon admitió que habría entregado la sitiada ciudad de Leningrado a los fascistas por “motivos humanitarios” y en el canal de televisión 1+1 emitió un programa sobre las “guerrillas terroristas de Stalin”, que supuestamente provocaron con su resistencia la masacre que los Nazis ejecutaron en la localidad de Koriukovka en Chernigov. Entre todos ellos la web liberal Istoricheskaya Pravda [Verdad Histórica] ha sido la que ha ido más lejos: en palabras de uno de sus autores, colaborar con los Nazis “garantizaría la creación del futuro Estado ucraniano en la Nueva Europa” ya que con su lucha contra los bolcheviques “los ucranianos probaron que su nación ocupa un lugar especial en la familia europea y merece un futuro decente”.

Sí, la línea ideológica del actual Estado de Ucrania ha proclamado de facto que los Nazis eran el mal menor comparado con los malvados comunistas que lucharon contra ellos. Aunque en el Ejército Rojo lucharan seis millones de habitantes de Ucrania. Hoy en día, en el mejor de los casos, son presentados por sus propios nietos como carne de cañón reclutada a la fuerza como esclavos. Mientras tanto, los nacionalistas presentan como los verdaderos héroes a quienes colaboraron con los Nazis. Con este sistema, el constante intento de desacreditar la lucha antifascista lleva de forma natural a rehabilitar y posteriormente enaltecer a los mismísimos Nazis.

Un ejemplo de esta política es la iniciativa de cambiar el nombre de la calle de Kiev en memoria del líder antifascista Ivan Kudrya. A iniciativa de Poroshenko, se espera que esa calle pase a llevar el nombre del militarista senador estadounidense John McCain. Para conseguirlo, los propagandistas desacreditan, sin pudor alguno, a los miembros de la resistencia antifascista. Así, el mismo día que Parubiy hablaba de la contribución de los Nazis al desarrollo de la democracia directa, el periodista Mykola Veresen afirmó en el canal de televisión propiedad del presidente que el grupo de Kudrya fue responsable de la muerte de todos los judíos ejecutados en Babi Yar [ejecutados por los Nazis y colaboracionistas ucranianos en un periodo de tres días en lo que se considera la mayor masacre ejecutada de una vez en la Segunda Guerra Mundial-Ed].

“¿Por qué, de repente, los alemanes decidieron ejecutar a los judíos en Babi Yar? La culpa es del espía soviético Ivan Kudrya. Minó e hizo explotar Jreschatik, con lo que en Kiev perdieron sus hogares y empezó el murmullo. Los alemanes decidieron apaciguar a los residentes de la ciudad y ejecutaron a todos los judíos, también a mujeres y niños, que a ojos de los ucranianos estaban relacionados con el NKVD. Esta versión del asesinato masivo de los judíos de Kiev fue presentada por el presentador estrella Mykola Veresen. El motivo de este severo delirio que incluye la negación del Holocausto era la necesidad de justificar el apoyo a eliminar la calle en memoria del Héroe de la Unión Soviética Ivan Kudrya en favor del senador McCain. Se ha iniciado la campaña de mentiras contra el héroe partisano y se ha utilizado incluso el Holocausto”, escribió el líder del Comité Judío Ucraniano Eduard Dolinsky.

El enaltecimiento de Hitler es un síntoma natural de la grave enfermedad de nacionalismo que está afectando a nuestro país. “Historia es la política de reescribir el pasado”, dijo una vez el prominente historiador Mijail Pokrovsky. En el caso de Ucrania, el pasado se convierte en el presente y el futuro de un país que está aprendiendo a vivir en la democracia directa de los años 30: con un único líder, una nación, una lengua, una iglesia, un ejército, masacres de disidentes y persecución de la oposición, lo que acarreará inevitablemente terribles resultados.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Reportes del frente archivados.

Registro

octubre 2018
L M X J V S D
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 39.351 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.233.963 hits
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: