Entrada actual
Cultura, Donbass, Donetsk, DPR, Rusia, Ucrania

Una guerra recuerda a otra

Escasas son las oportunidades en las que Donetsk tiene la oportunidad de disfrutar de cierta normalidad, de grandes actos culturales al margen de la actual guerra. Sede de una de las semifinales de la Eurocopa 2012 que organizaron conjuntamente Ucrania y Polonia apenas dos años antes del estallido de las hostilidades, Donetsk era entonces una gran ciudad europea con un equipo de fútbol de primer nivel y sede habitual de grandes conciertos y actos culturales de gran seguimiento como el teatro o la filarmónica. Todo ello quedó roto en mayo de 2014 con los primeros bombardeos del flamante aeropuerto Sergey Prokofiev, renovado para el torneo futbolístico y que en pocos meses quedó reducido a la icónica imagen de un coche de alta gama que meses antes estuviera de exposición rodeado de cristales rotos y abandonado entre las ruinas de una terminal de la que quedaba únicamente su esqueleto.

Cercada por la guerra, el aislamiento y el desinterés internacional, en Donbass se han vivido únicamente actos culturales locales, que no se han detenido y que han contado siempre con el favor del público (el ballet y el teatro han continuado en Donetsk a pesar de la guerra, las dificultades y la ausencia de parte de los elencos), aunque la presencia internacional se ha limitado a los pocos artistas rusos que han osado cruzar la frontera, arriesgándose así a recibir reproches como los que recibió la soprano Anna Netrebko por su supuesto apoyo a los terroristas.

Reproches, acusaciones y cancelación de contratos sufrió también la pianista Valentina Lisitsa, que chocó en Canadá con el potente lobby que compone una parte de la diáspora ucraniana, muy vinculada al Partido Liberal ahora en el gobierno y especialmente a su viceprimera ministra, Christya Freeland, que ha hecho de su defensa del nacionalismo ucraniano su seña de identidad.

Lisitsa, que ha viajado en varias ocasiones a Donbass, donde ha celebrado conciertos masivos con la Filarmónica de Donetsk y también conciertos en teatros más pequeños o incluso en la estación de tren de Debaltsevo, destruido por la guerra, regresa a Donetsk para conmemorar el 80º aniversario de la invasión nazi de la Unión Soviética.

Así lo contaba ayer Antifashist:

La famosa pianista Valentina Lisitsa ha regresado a la RPD. En tres días, realizará varias clases maestras y conciertos en Donetsk y en Gorlovka el 21 y el 22 de junio.

Lisitsa tiene su residencia permanente en Estados Unidos, pero regresa regularmente a Donbass. En una de esas visitas, conoció al primer presidente de la RPD, Alexander Zajarchenko. Fue con una ofrenda floral en el lugar de la trágica muerte de este en el café Separ con lo que comenzó la apretada agenda de su visita.

“Tendremos más que un simple concierto-entretenimiento. Será un concierto-réquiem y, como yo digo, una celebración. Este concierto dará inicio a la campaña memorial. Al final del espectáculo, todos tendremos velas, las encenderemos juntos y entonces pasaremos el testigo a Rusia. La sensación de que somos los primeros y que todo empieza con nosotros me impresiona. Es importante mostrar que somos un pueblo unido, extendemos nuestras manos los unos a los otros y que esta acción empieza aquí y va a Rusia con fluidez, sin fronteras. Disfrutamos con la misma música y recordamos que somos un solo pueblo”, explicó Lisitsa.

Tras su primera visita a la RPD, Valentina Lisitsa fue criticada sin piedad en Occidente por “apoyar a terroristas”. Sin embargo, la pianista no se ha escondido por ello. “Solía creer que los periodistas occidentales tenían dificultades con las traducciones, que simplemente no entendían. Pero me di cuenta de que no es así, no les interesa, no quieren saber. Así que pasé a dirigirme a la audiencia de habla rusa”.

El concierto, un espectáculo al aire libre en el que se interpretarán “canciones de guerra y paz” conocidas por todas las generaciones de la Unión Soviética y aún apreciadas por las generaciones posteriores en aquellos lugares que no han renegado de su pasado soviético, es una oportunidad para la población de conmemorar un aniversario de un momento histórico importante con cierta normalidad, olvidando por un momento la rutina de un estado de guerra que va mucho más allá de los bombardeos en las afueras, las dificultades para obtener pasaportes o el bloqueo económico que impuso Ucrania y que puede superarse únicamente gracias a la cercanía de la frontera rusa.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a 21.706 seguidores más

Estadísticas del Blog

  • 1.454.250 hits
A %d blogueros les gusta esto: