Entrada actual
Donbass, Economía, Energia, Gas, Rusia, Ucrania

La cuestión del gas

Cinco años después de que, con la llegada de Maidan, las relaciones diplomáticas, económicas y comerciales entre Rusia y Ucrania se resintieran, la cuestión del gas sigue sobre la mesa como una de las prioridades de ambos países. Las próximas negociaciones del formato Normandía han hecho que el asunto vuelva a la primera plana.

Artículo Original: Andrey Babitsky / Ukraina.ru

El martes 19 de noviembre, el ministro de Energía de Ucrania, Alexey Orzhel, afirmó que la actual oferta de Gazprom para el tránsito de gas y suministro para la temporada de invierno era inaceptable. El problema es que Naftogaz no está dispuesta a firmar un contrato de corta duración únicamente para un año, un acuerdo que mantendría las tarifas actuales hasta el final de ese año. El motivo está absolutamente claro: en los próximos años se van a abrir otros caminos de tránsito de gas a Europa y el valor de los servicios de Ucrania descenderá dramáticamente. No es nada personal, solo son el mercado y sus normas.

Así que la dirección de la compañía ucraniana continúa insistiendo en firmar un contrato de larga duración con nuevas tarifas y una exigencia de tránsito de al menos 60.000 millones de metros cúbicos de gas, exigencias que creen poder conseguir de Gazprom por medio de demandas y arbitraje, demandas que ya se están preparado. Con ello, Ucrania espera conseguir 22.000 millones de dólares.

Otro factor de presión a Rusia es la voluntad de detener completamente el tránsito y la compra de gas ruso. Esta postura debería aterrar a los europeos, que saben que, sin rutas alternativas, Rusia no tendría forma de cumplir sus compromisos de suministro. Los países europeos no quieren congelarse en invierno, así que las autoridades ucranianas esperan que la Comisión Europea y las autoridades de la UE busquen la forma de convencer a Rusia para que firme un contrato de tránsito según las condiciones ucranianas.

El propio Orzhel aseguró al público ucraniano que, en cualquier caso, el país dispone de suficientes reservas para todo el invierno. Según el ministro, se ha reservado suficiente cantidad de gas y de carbón bajo tierra. Supuestamente, los ucranianos no se congelarán ni siquiera en febrero-marzo, cuando el consumo aumenta a sus niveles máximos. Así lo habrían demostrado los tests de estrés.

Las afirmaciones del ministro son cuestionables, teniendo en cuenta la experiencia de la temporada pasada, cuando el tránsito de gas estaba garantizado pero se produjo una masiva trama fraudulenta de gas revertido de Eslovaquia. El año pasado, los ucranianos pasaron frío. La temporada de calefacción se inició un mes tarde y las temperaturas en los apartamentos y casas ucranianas estuvo muy por debajo de lo que se puede considerar cómodo. La gran mayoría no podía permitirse calendar sus viviendas hasta la temperatura deseada por el alto precio de las tarifas. La población se congeló. Además, la población se quejó en masa de la calidad del gas de las calderas, de una composición extraña y complicada.

Además, Orzhel informó a los ciudadanos de que no hay suficiente capacidad para suministrar gas a todas las localidades del país. Si el tránsito de Rusia se detiene, la presión en el sistema de transporte de gas de Ucrania se reducirá al mínimo. A consecuencia de ello, las estaciones no tendrían suficiente presión para transportar el gas desde las zonas de almacenamiento.

Otra herramienta de chantaje, la demanda que se prepara contra Gazprom, es tan absurda que las posibilidades de conseguir algo en el juicio son completamente ilusorias. Naftogaz pretende denunciar a la compañía rusa para exigir compensación por el descenso del valor de sus activos a causa de la construcción de nuevas tuberías [como el Nord Stream-2]. Es como si una fábrica de coches denunciara a otra por producir un nuevo modelo de vehículo, por lo que ya no pueden vender los viejos coches al mismo precio.

Todas las cartas que se guarda Kiev están rotas, pero aun así sigue intentando jugar. Está claro que Ucrania seguirá intentándolo con la esperanza de que sea la Unión Europea quien juegue al póker con Gazprom. Sin embargo, los europeos no van a permitirse poner en riesgo su confort y seguridad energética, por lo que cada vez son más conscientes de que Ucrania es un innecesario y desafortunado obstáculo en el restablecimiento de las relaciones con Rusia y buscarán formas de forzar a las autoridades ucranianas a negociar el contrato del gas. Y a que se olviden de denuncias y demandas.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Reportes del frente archivados.

Registro

noviembre 2019
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Follow SLAVYANGRAD.es on WordPress.com

Ingresa tu correo electrónico para seguir este Blog y recibir notificaciones de nuevas noticias.

Únete a otros 38.460 seguidores

Estadísticas del Blog

  • 1.327.189 hits
A %d blogueros les gusta esto: